PUBLICIDAD
Shlomi Aber

Shlomi Aber

Publicada el 22 Noviembre 2013 por Bruno Garca
A nadie le sorprende ya la envidiable salud de la escena electrónica israelí. La ‘culpa’ de esto la tienen artistas como Guy J, Chaim, Guy Gerber o por supuesto el que hoy nos ocupa, uno de los más veteranos: Shlomi Aber. Prácticamente 20 años de acción para uno de los pioneros del techno-house no sólo de su tierra, también del resto del mundo. Su impronta musical ha pasado ya por sellos como Defected, Cocoon, Desolat, Cadenza, Ovum u Objektivity. Para darme un correctivo si me olvido de su propia discográfica, Be As One Imprint. Una santa casa dispuesta a mantener firmes los pilares del techno gracias sobre todo a nuevos valores con trabajos  serios, bailables e inteligentes. Cabeza, máquinas y sangre a partes iguales.
¿Cuáles fueron tus primeros escarceos en esto de pinchar y producir?
Comencé a trastear con los platos con tan sólo 12 años. De eso hace ya tantísimo tiempo que por muchas veces que lo piense ya no alcanzo a recordar exactamente por qué me dio por ahí. Si que retengo por supuesto la enorme pasión por la música, esa misma que he tenido siempre desde el mismo día que nací. Luego, con los años y las sesiones con gente, me encantó descubrir el efecto que la música provoca en las personas, las controla de un modo fascinante. La atmósfera que también envuelve la cabina y en general todo este mundo artístico que me ha tocado disfrutar también me resultan excitantes. En cuanto a la producción, eso llegó un poco después. Estaría yo entre los 16-17 años, todo se sucedió de un modo muy natural, el de un jovenzuelo que comenzó con una adicción casi extinta llamada “comprar vinillos”, así hasta llegar al otro enganche que es pasarse horas y horas en un estudio produciendo. Y aquí sigo…

Cuando te encierras a componer, grabar, ¿tienes la sensación de que el resto del mundo se desvanece?
No lo hubiese podido describir mejor. Me desconecto de lo que lo sucede en el exterior totalmente. Radical. Es un entusiasmo puro y de lo más adictivo. Cada vez que regreso a casa me paso noches enteras en el estudio. Me considero un tío muy crítico con la música que hago por lo que muchas de las cosas que produzco jamás las edito. Me siento liberado con la sola idea que es dejar fluir ideas que han estado agolpándose durante todo el día dentro de mi cabeza, ideas que han de pasar por las máquinas para por fin comprobar si son válidas o no. Igual os hará gracia saber que nunca me siento a trabajar con tejanos o bien vestido, me pongo lo más cómodo que pillo. Normalmente antes de empezar a grabar un sonido me tiro como una hora calentando con los cacharros, a día de hoy sólo me manejo con piezas analógicas bien sean nuevas o vintage. Una vez mis dedos y ánimo se calientan sólo es cuestión de dejarse llevar y disfrutar del ‘viaje’.

¿Qué pasa cuando te pilla poner pies en polvorosa para el aeropuerto en pleno proceso creativo?
Bueno claro, es que eso me sucede siempre que llega el fin de semana… Pero ya sabes, debo distinguir entre ir a pinchar donde sea y el tiempo que dedico a componer. Las dos tareas encima me gustan y divierten por igual. Existen en esta vida cosas mucho peores que tener que despedirse del estudio hasta el lunes.

Secretos confesables de tu estudio.
Mi estudio de grabación está confeccionado a base de esfuerzo y de hardware. Tengo la manía de coleccionar de todo, bueno casi todo, desde Manley, Moog a alguna que otra Roland. Utilizo el ordenador únicamente para la grabación y los arreglos. Trabajo sobre Cubase, el cual a mi entender sigue siendo el mejor software. Repito, opinión personal. Igual no es tan sencillo como el Ableton pero aporta una mejor calidad de sonido y una mejor variedad de herramientas.

Tras 15 años de experiencia produciendo, ¿cómo sería según tú “la canción perfecta”?
¿
Sabes qué?, no tengo ni idea. Una buena canción para mí es aquella que me deja anonadado y me sorprende. Da lo mismo el género musical, los sonidos que utilice o los arreglos que lleve, sólo me interesa la sensación que me deja tras escucharla.

¿DJ o tocar en directo? ¿Sesiones más intimas o festivaleras ante miles de personas?
Ahora mismo sólo pincho, es mi gran pasión y no me puedo quitar de ella. No lo cambiaría al menos por eso que la mayoría de chicos llaman “directo” y es dedicarse a abrir el portátil y poner el Ableton en marcha. Algún día sí que me atreveré con un buen “live”, y será con todo el “shabam”: sintetizadores, cajas de ritmo, un set en condiciones para encarar un directo de verdad. En cuanto a la cantidad de público, lo ideal es una combinación de ambas. Y es que cada una tiene sus riesgos. El caso es que uno se mantenga musicalmente prevenido. Debes entender que no vas a poner los mismos discos en un sitio u otro. Un DJ debe animarse a buscar y encontrar siempre la música idónea para cada situación, pero que pongas la que pongas ésta jamás deje de definirte.

¿Cuáles según tu serían las principales diferencias entre house y techno?
Siéndote honesto pienso que hoy en día son mínimas. Hace unos 20 años si que eran mucho más evidentes, mientras el house estaba más orientado hacia los vocales y la incursión de instrumentos reales, el techno era más sintético, nacido y desarrollado por máquinas, envuelto en loops y donde el bpm casi siempre solía dispararse. Las fronteras se han mezclado bastante en la actualidad, creo que es positivo, así no le quitas la gracia a una canción encasillándola tanto.

He visto esta frase colgada en el timelime de tu Facebook: “Ahora que ya eres un chavalote, es hora de ponerte a escuchar techno…”
La verdad es que lo vi surfeando por internet y me apeteció mucho compartirla. Lo vi como un espejo de lo que me sucedió a mí. Un mensaje y un dibujo con una emotiva carga para mí. Reconozco que cuando empecé a mezclar discos estos eran bastante comerciales. No fue hasta que cumplí los 16 cuando de verdad descubrí el concepto techno. Hace 20 años –de nuevo- el techno era por norma “la música electrónica más madura e inteligente”. Como decía hace poco los límites han prácticamente desaparecido, incluso los chavales de hoy en día lo consumen más que las personas mayores.

Detroit.
Aunque creo que en mi música no está presentes todo el rato, debo decir en voz alta que toda aquella revolución del Detroit techno supuso una gran influencia en mi carrera. He sido desde siempre un fanático del techno, el americano en concreto, aquel que normalmente se caracterizaba por tener más alma. Incluso cuando era aparentemente crudo y rudo. Como DJ he pinchado de todo, da lo mismo si techno, dub, tech-house o disco… Siempre y cuando a la hora de mezclarlos todo cobre sentido. Me gusta relacionarme con cualquier tipo de sonidos.

En una canción ¿piensas que todo encaja mejor cuando es solo instrumental? No sé hasta qué punto te interesan actualmente los vocales cuando la mayoría de lo que haces no los lleva…
No soy muy aficionado a las vocales cuando estas tienen como destino la pista de baile. Principalmente porque es muy complicado dar con una voz solista que realmente emocione y por lo contrario no resulte pastelosa. Me considero un amante de la música oscura, por aquí o por allá podremos encontrar discos cantados, pero brillan por su ausencia aquellos que verdaderamente resultan maravillosos. Mi single junto a Moggli titulado Foolish Games es una excepción para mí. Lo traté como un proyecto muy interesante. El modo en que ella canta es muy especial y extraño. Un giro puntual dentro de mi carrera. Aún así, esto es algo inusual dentro de mis producciones.

Háblame del EP Rear Gear, en mi opinión, de tus mejores trabajos.
En realidad los 2 temas del EP nunca estuvieron pensados para salir juntos, cada uno de ellos fue compuesto en un momento y estado de ánimo muy distinto. El caso es que en un mismo pack cobraban sentido, Cadenza no lo dudó y se decidieron a sacarlos. Al final se convirtió en un proyecto la mar de satisfactorio, fue un placer trabajar junto a Luciano, Nick y el resto de chicos.

He leído recientemente en una publicación de Miami: “Las barreras políticas jamás serán resueltas gracias a la música”. ¿Qué opinas de una persona como Daniel Barenboim?
Me temo que colocaron un titular un poco tergiversado. La respuesta que di era más bien que uno es muy ingenuo si piensa que la música es la solución a cualquier problema. La contienda que todos tenemos ahora mismo en mente debería pasar por una fase muy profunda de reflexión para que de una vez por todas sea resuelta. Finalmente llegar a la conclusión de que el pasado debe dejarse ir para darse cuenta que lo que se debe hacer es mirar directamente hacia el futuro. Sobre el maestro Barenboim decir que nadie puede quitarle todos los logros obtenidos hasta ahora. Es, además, uno de los mejores directores de orquesta que conozco y como músico un genio.

A finales del siglo pasado los DJs eran gurús que compartían con todos sus mejores sonidos durante sesiones de horas, ahora la figura del “deejay” es muchas veces un señor rico jugando a ser rockstar en tan solo una… ¿Cómo percibes todo este asunto?
Realmente, no me importan demasiado. Esta actualidad no hace más que recordarme que la gente de verdad, la que siempre ha estado metida en esto por la música, sigue existiendo, está intacta y no tiene la más mínima intención de corromperse. Son aún muchísimos los promotores, artistas, que siguen haciendo un trabajo loable para expandir la cultura electrónica sin preocuparse en absoluto si una chica llamada Paris Hilton o quien sea, deciden ser ahora DJs. A mi me da igual, yo seguiré haciendo lo mío por amor y con la esperanza siempre intacta de hacer sentir lo mismo a todos los que me escuchan. El futuro de todo esto nadie lo sabe a ciencia cierta, todo son suposiciones. Yo estoy excitado por dar siempre el siguiente paso. Este seguirá estando muy orientado al techno. Toda la parafernalia electro-house creo que ya ha tenido su momento en la escena, algo que no me ha gustado precisamente, los clubes parecían más salas de pop, es hora de volver a las raíces originales.

¿Cómo de satisfecho te sientes cuando tus “bebés” alcanzan los Top 10 de los más vendidos?
No soy en absoluto fan o creyente de toda esta cultura de los top 10. Hay demasiados productores haciendo música para ser evaluados en listas, compiten por estar en los primeros puestos sin verdaderamente pensar que están dando y lo que la gente escuchará de ellos. Es triste. Dicho esto, no me escondo si te digo que por supuesto estaré feliz cada vez que mis “niños” obtengan el apoyo del público.

Be As One Imprint, tu sello. ¿A quiénes de los nuevos lanzamientos no deberemos perderle los dos oídos?
Sable Sheep en el apartado más tech-house, y Roberto en el más techno. Dos productores llenos de talento y con mucho que aportar aún. Estoy muy feliz de cómo va yendo el sello, ya tenemos firmados y preparados muy buenos discos cara al Nuevo año y con fiestas con la marca de lo más apasionantes.

Retos para el 2014.
Con seguir divirtiéndome haciendo lo que hago me basta. Espero que sea así por siempre, cada año que pasa no deja de ser más excitante. Ya tengo ganas de pisar el 2014.

¿Cómo le sueles decir “hasta luego” a tu familia justo antes de irte de gira?
Como vivo en Israel y los vuelos son muy largos, acostumbro a pillar los nocturnos, los últimos disponibles. Entonces antes de volar lo normal es darle un beso a mi mujer en la frente mientras ella duerme. Así es como suelo decir adiós.



Más información:

Web Oficial: Shlomi Aber

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.