Entrevistas

Nile Rodgers

Nile Rodgers

Nile Rodgers (Nueva York, 1952) fue junto a Jean Michelle Jarre, el invitado estrella de la sexta edición del Ibiza International Music Summit (IMS). Pete Tong guió una inspiradora charla con el mítico líder de Chic que duró casi dos horas. Fue una conversación trufada de jugosas anécdotas, muy amena y divertida (Rodgers es un gran orador) y también con momentos emotivos cuando habló de su lucha contra el cáncer. La lista de medios que quería entrevistar a Nile Rodgers ese día era interminable (y doy fe de que los atendió a todos), sólo tuvimos 10 minutos con él, así que lo que sigue es un mix entre las respuestas exprés de mi cuestionario y lo que le contó al auditorio del IMS. Después de colaborar con Daft Punk, Rodgers ya tiene en marcha nuevas alianzas con David Guetta, Avicii o Disclosure. El hit-man sigue a pleno rendimiento.

¿Cómo conociste a Daft Punk?
Les conocí hace 17 años, en Nueva York, en una fiesta de celebración del lanzamiento de su primer disco. Ambos sentíamos una admiración mutua, ya que Homework me impactó mucho en su momento. Me dijeron que Chic había sido siempre una gran influencia para ellos y creo que fue Thomas quien me dijo que su madre ponía mucho mis discos en casa. ¡Aquello me hizo sentir muy viejo!

¿Recuerdas cómo te ofrecieron colaborar para Random Access Memories?
Sí, me llamaron a mi apartamento en Nueva York y les invité a pasarse un día. Vinieron y me plantearon el proyecto. Tenían las cosas muy claras. Me encanta la gente que habla de música en términos abstractos, ellos lo hicieron así, de esta manera puedo construir mi propia idea de lo que quiero expresar. Me explicaron el concepto que tenían en mente con Random Access Memories y me pidieron que me involucrara aportando mi visión sin ningún tipo de imposición por su parte. Daft Punk querían hacer un álbum de la misma manera en la que se hacían los discos cuando no existía Internet. Querían construir algo de la nada, involucrando a muchas personas a las que admiraban y que encajaban con sus diferentes maneras de entender la música.

Dices que te pidieron hacer una jam session el primer día que entraste en su estudio…
Sí, ambos me sugirieron hacer una jam. Y yo les dije: "¿Una jam? ¿Yo a la guitarra y vosotros con los ordenadores? ¿¡Cómo voy a hacer eso!?" (risas). Pero sí, realmente las cosas fluyeron. En realidad no hay mucha diferencia entre trabajar con músicos acústicos o electrónicos, porque el secreto se basa en dar con un punto de encuentro. Yo suelo componer y tocar de manera complicada, es mi naturaleza como músico, hago cosas muy floridas. Por eso un aspecto importante en el proceso de colaboración fue deconstruir mis ideas. Recuerdo que la primera guitarra que saque para Get Funky era muy compleja…

Fuisteis limando el arreglo hasta quedaros con el corazón rítmico, conservando ese lick funky...
Sí, mi papel en el disco, lo puedes notar también en Lose Yourself To Dance, es un poco como el de los comping en el jazz, que hacen las guitarras aportando ritmo y groove.

¿Recuerdas cómo nació Get Lucky?
Salió de una de las numerosas jams que hicimos. Ellos me dieron el bombo y la caja, y yo definí la estructura armónica. Nos dejamos llevar y, de hecho, grabamos un montón de material, tanto que podríamos haber llenado dos o tres álbumes. Me acuerdo que cuando acabamos la primera jam, en la que salió Get Lucky, ellos le dijeron a su manager: "We just touched magic" (Hemos tocado la magia). Y de eso trata la música, de conseguir llegar a ese punto mágico en el que sabes que tienes algo bueno entre manos.

¿Cómo llegar a ese punto?
No hay que pensar. Yo nunca pienso cuando hago música, es más divertido y más natural componer sin darle muchas vueltas a las cosas, dejándote llevar, divirtiéndote… Creo que la verdadera música sale de la improvisación y de la libertad. Siempre que voy colaborar con alguien le digo: ¡No me envíes las demos! Déjame ser estúpido y pasarlo bien mientras hago música contigo. ¡Déjame ser estúpido para ser brillante! Un día Quincy Jones me dijo: Produce un disco de igual manera que conduces un coche. No te compliques la vida, no tomes caminos secundarios. Si te estancas sigue trabajando, sigue escribiendo. ¡Tira siempre hacia delante!

Has comentado en tu charla que a veces las cosas más estúpidas son las que funcionan en la música de baile. Muchos hooks vocales de Chic los hiciste de forma espontánea: "Aaaah, Freak Out!"
Sí (risas), son cosas que salen solas… La música de baile puede ser estúpida muchas veces, pero su magia es que te mueve, te lleva…

Me ha gustado mucho cuando has confesado cómo compusiste I Want Your Love.
Sí, ese tema nació después de escuchar el I Feel Love de Giorgio Moroder. Estaba celoso, porque había hecho un gran hit, y yo quería producir algo igual de bueno. A veces para los músicos la celosía es una gran motivación. Ves que alguien hace algo excelente, y eso te motiva a hacer algo todavía mejor por ti mismo. Luego hay otra máxima en producción que va muy relacionada: "Los buenos productores toman ideas prestadas, los grandes productores: roban" (risas). Es importante aprender e inspirarse del trabajo de los demás.

Ha sido muy emotivo cuando has hablado sobre cómo superaste tu cáncer de próstata.
Sí… Un buen día me dijeron que tenía cáncer. Pensé que eso era imposible ¡Era una estrella del rock, me creía inmortal! La verdad es que tuve un cáncer muy agresivo, pero lo superé con determinación, y desde entonces he mantenido una posición vitalista en la vida. La música me ayudó mucho a superar mi cáncer. Yo siempre pensaba: "No quiero morir enfermo… En todo caso, quiero morir haciendo música".

Has trabajado con muchos artistas: David Bowie, Peter Gabriel, Diana Ross… Dices que ningún músico te ha intimidado nunca, excepto Miles Davis…
Miles Davis y yo solíamos ir juntos de fiesta. Recuerdo que se quedaba apoyado en la barra del bar, con su cigarro, me miraba y me decía: "Man, write me a motherfucker Good Times" (Tío, escríbeme un jodido Good Times). Eran los 80, y cada vez que me decía eso me quedaba flipado. Quizá ha sido el único músico que me ha intimidado realmente… Lo que de verdad quería Miles, lo que sentía que le quedaba por hacer, era un tema que la gente pudiera bailar en una discoteca. ¡Miles Davies quería hacer un disco de baile! Si escuchas sus últimos trabajos hay una gran prominencia del groove en sus temas… Si hay algo que me gustaría hacer sería viajar en el tiempo y hacer un hit con Miles ¡Seguro que todos los aficionados al jazz se tirarían de los pelos!

Ahora estás colaborando con David Guetta, Avicii, Chase & Status y Disclosure ¿Cómo te encuentras creando en un entorno dominado por las herramientas digitales?
Soy un músico old school, pero me puedo adaptar a todos los entornos. Lo mejor de estas colaboraciones es trabajar con productores jóvenes, que además son tan diferentes entre sí. Es un gran estímulo. El proceso es sencillo: Yo a la guitarra y ellos con sus laptops. Pero hay un feedback. Yo toco mi parte, les doy una idea para el ritmo, ellos replican el patrón de mi guitarra en un sintetizador, modulan el sonido… Disfruto trabajando así, los buenos discos están hechos en equipo.

Háblanos de ese material inédito de Chic que tienes guardado.
Estoy pensando qué hacer con él. Tengo alrededor de 20 tracks. Son temas terminados y masterizados. Quiero editarlos, pero lo haré cuando sienta que es el momento adecuado.

¿Estás inmerso en algún otro proyecto?
Sí, estoy produciendo un show para Broadway, es algo nuevo para mi y muy excitante.

Y la pregunta del millón de dólares: ¿Vas a girar con Daft Punk?
No hay planes para hacer shows. Hemos hecho este disco, ha funcionado bien, y de momento ya está… No hay planes para hacer shows.


Más información
Web oficial: Nile Rodgers

Compartir