Entrevistas

Marco Bailey

Marco Bailey

Marco Bailey es esa clase de dj’s matadores que trata a su audiencia como si fueran marionetas. Durante sus 20 años de carrera ha cultivado un sonido poliédrico (techno, minimal, tech house, trance; éste último el género que le vio nacer), amigo de los ruidos blancos, las subidas alucinadas y los bajos corpulentos. Con más de setenta referencias a sus espaldas en sellos como Bedrock, Toolroom y Drumcode, Bailey se ha convertido en un productor infalible cuando se trata de hacer big room tools; y así lo demuestra en su último álbum, High Volume, que es además la referencia número 100 de su sello MB Elektronics. Nos atiende vía email durante unas vacaciones en Tailandia.

High Volume es un álbum que propone muchas lecturas de tu sonido, hay tracks de techno ketamínico, paisajes minimalistas y profundos, groove tools a base de bajos arrolladores, momentos cercanos al trance e incluso piezas downtempo…
Sí, el disco es como un viaje por todos los vértices que conforman mi sonido. Estuve trabajando en él durante medio año. Espero que la gente pueda hacerse una buena idea de lo que soy actualmente como dj y productor. Es un disco eminentemente techno, con temas muy enérgicos para que la gente baile y pierda el control, pero también he querido mostrar la otra cara de la moneda: sonidos analógicos agradables y electrónica downtempo. Quería hacer un disco del que me sintiera orgulloso, sin darle importancia a entrar en los charts o intentar ser número uno en Beatport. Ahora muchos dj’s sólo hacen música con esos objetivos. Yo no concibo eso en un álbum, para mi un LP debe ser como una extensión de tu personalidad, un reflejo de tu interior.

¿Qué te ha influenciado a la hora de hacer este álbum?
Siempre soy muy receptivo a los sonidos que funcionan en la pista a la hora de hacer techno, en cambio para mis temas downtempo como Grolzham o She Leaves, mi mayor inspiración durante los últimos tiempos han sido Boards Of Canada y compositores como Hans Zimmer. Ambos me encantan, tienen una sensibilidad musical admirable. Por otro lado, Daft Punk son desde siempre una referencia para mí por la forma casi mágica en la que utilizan los samples. Luego también entra en juego la tecnología, siempre estoy probando nuevos plug-ins que me ayuden a abrir nuevas puertas en mi sonido. Casi todo este disco lo he hecho con software aunque también he dejado espacio para mis viejos sintetizadores como el Juno 106, el Korg MS20, o el Jupiter 8. Los clásicos, como ves…

Hay tracks en este disco como The Black Crow, Cash o The Fox que son perfectos para ser escuchos con la percepción alterada. ¿Haces tus temas pensando en el impacto sensorial que pueden tener sobre la audiencia?
Mmm, posiblemente sí… Cuando hago techno pienso en cómo lo que hago va a repercutir en la pista de baile. Siempre intento proyectar emociones que lleven arriba al público y eso significa un proceso de búsqueda intenso en el estudio. Y sobre todo no trato de copiar a otros artistas… En España, por ejemplo, conozco a algunos productores, incluso grandes nombres, que lo único que hacen es copiar a otros e imitar su sonido de antaño. Eso es triste, hay que ser creativo…

Esa es una práctica muy extendida ¿crees que todavía se puede innovar en el techno y el house o son ya terrenos ocupados?
Yo creo que todavía hay margen para ofrecer cosas interesantes, el problema es que hay muchos productores que van a lo fácil. Y es paradójico porque si miras los charts de techno y tech house de Beatport y otras plataformas de venta, casi siempre los tracks más simples y sencillos son los que más triunfan. A veces hago un track en una hora con un par de loops y una línea de bajo sólida y me meto en un top 10. En cambio puedo estar trabajando duro en un tema con nuevos sonidos y sin usar samples y ni siquiera colarme en un top 100. Así que el mercado y su funcionamiento es algo muy impredecible…

¿Qué hay de tu relación con Cristian Varela? ¿Tenéis algún proyecto nuevo entre manos?
Cristian es un gran dj, pero él hace lo suyo y yo lo mío. Juntos creamos Pornographic, pero ahora continúa él solo con el sello, y yo tengo MB Elektronics. Siempre será mi hermano, pero cada uno de nosotros tiene su manera de pensar y trabajar; creo que lo mejor es que cada uno haga su camino.

También tienes muy buena relación con Carl Cox y John Digweed ¿Algo nuevo con ellos?
Sí, tengo cosas entre manos. Carl Cox es un tipo muy grande, somos amigos desde el 98 que es cuando él empezó a apoyar mi material, fui uno de los primeros en editar en su sello Intec, en el 2000, y a día de hoy sigo haciéndolo, en abril y mayo voy a sacar nuevas referencias en su plataforma. Digweed es otro tío al que respeto muchísimo, lleva pinchando mis temas desde hace años y me ha editado algunos de mis mejores ep’s como Watergate, Jungle Laps y mi anterior LP, Dragon Man, en 2011. Ahora acaba de salir un nuevo ep, Mansion, y muy pronto verá la luz un release conjunto entre John Digweed y un servidor.

¿Qué utilizas para pinchar ahora?
Voy variando, a veces conecto el usb a los cdj’s y otras veces utilizo Traktor. Me adapto a ambos formatos. Traktor está bien porque ofrece otro nivel en la manera de pinchar gracias a los efectos y las funciones de looping, pero a veces me gusta tocar cd’s para mezclar de verdad. Sé que el vinilo está volviendo en algunas escenas, pero yo no pienso usarlo más, lo siento. Siempre le tendré mucho aprecio, pero no quiero cargar dos maletas a mis bolos por todo el mundo, facturarlas en los aeropuertos, arriesgarte a que se pierdan o te los roben… Para mí forman parte del pasado, puedes hacer cosas más interesantes con un USB, una tarjeta SD o Traktor.

¿Ya no te compras vinilos?
No, ya no compro, tengo una enorme colección de vinilos en mi casa de la que nunca me desharé, pero dudo que vuelva a pincharlos.

Lo malo del digital es que has de establecer un filtro de calidad muy exhaustivo
Escoger música para pinchar no es nada fácil hoy en día, cada semana recibo 200 promos o más para escuchar. A éstas hay que sumar la música de mi sello, más mi nueva música, más la música de mis amigos… Es una locura. Así que muchas veces es totalmente imposible incluso pinchar aquellos tracks que te gustan porque los dj sets suelen ser de tres o cuatro horas, y no da tiempo. Es muy raro hacer un set de 8 horas, pero en el caso de que lo hagas no vas a meter más de 100 temas, sin embargo en una semana puedes escuchar alrededor de 300 cortes. Te puedes imaginar lo complicado que es gestionar ahora la información musical…

¿No tienes la sensación de que el mercado se está saturando en cuanto a producciones y dj’s, sobre todo en la escena tech house?
Cada día salen 100 nuevos dj’s. Cada vez hay más dj’s por todas partes. También más chicas. La mayoría consiguen estar en el foco a veces sin hacer su propia música o sin ser capaces de mezclar bien, porque dejan que el Sync del Traktor lo haga por ellos. Algunos gestores de sellos y promotores son incluso tan estúpidos que no dan importancia a sus carencias y apoyan a estos dj’s a muerte. Y después de dos años los convierten en estrellas, por lo que personas sin ninguna cualidad pueden llegar arriba en el negocio. Y esto es una situación muy mala.

Sin duda…
Lo mismo pasa con esos ridículos Dj Polls, los Top 100 de los mejores dj’s de revistas como DJ Mag. El 50% de los “escogidos” difícilmente te van a mezclar dos discos que no hayan tocado antes. No saben, no están preparados… Pero son escogidos porque algunos promotores y agencias de management les dan tanto bombo que al final estos dj’s se convierten en populares, y ser popular significa generar dinero. La calidad ya no es algo que prime en la industria, ha dejado de ser importante. Es muy, muy triste. Ibiza es también culpable de todo esto. Si tienes una noche allí que funciona y genera dinero, vas a ser un dj popular, independientemente de si eres un buen dj o no. Muchos dj’s de Ibiza son sólo tipos con suerte. Nada más. Sí que es verdad que hay muchos dj’s de techno que tienen fiestas allí que son excelentes pero, créeme, hay muchos otros que no lo son para nada.

Con este panorama ¿cómo crees que avanzará la industria?
No tengo ni idea, no soy Jesucristo. Sólo espero que no haya más y más sitios piratas en los que te puedas bajar toda la música que quieras gratis. Los productores han de vivir de hacer música ¡Nadie trabaja gratis! He llegado a ver gente tan estúpida que se baja música de You Tube y la pone en sus dj sets. ¡Increíble! De lo que estoy seguro es que la escena de clubs va a seguir siendo saludable, porque la gente necesita salir de fiesta, y más en los tiempos que corren. Creo que una vida sin música y sin bailar, no es una vida plena.

Siempre has sido un habitual de las cabinas españolas ¿qué percepción tienes de nuestra escena?
Sí, siempre he pinchado mucho en España. Hace una semana estuve en Guadalajara y Madrid. En abril vuelvo al sur, el 11 de mayo estaré en Industrial Copera. ¿Sobre la escena? Bueno, creo que el elRow de Barcelona es definitivamente uno de los mejores clubs del mundo ahora mismo. Es mi opinión. El Fabrik de Madrid también me gusta mucho. Pero lo que me molesta un poco de España es que algunos promotores no son muy abiertos a la hora de descubrir cosas nuevas, muchos de ellos bookean a los mismos dj’s una y otra vez, dj’s que pinchan el mismo sonido una y otra vez. Pienso que es aburrido. Además, en España he visto casos de personas que toman decisiones sobre algunos artistas basándose en hechos irreales, o en lo que han oído en alguna parte, o basándose en su trabajo de hace 15 años, o sin saber realmente si el artista es realmente bueno o no. Algunos de estos promotores se creen grandes profesionales, pero yo creo que están a años luz de cómo funciona la industria. Me produce tristeza y risa a la vez… Por lo demás, me encanta el público español, siempre responde muy bien a los sonidos duros.


Más información
Web Oficial: Marco Bailey

Compartir