PUBLICIDAD
Marcellus Pittman

Marcellus Pittman

Publicada el 21 Mayo 2013 por David Puente
Su primera visita a este país le llevó el viernes pasado a pinchar en el Guggenheim de Bilbao, en pocos minutos pinchará en Becool de Barcelona -para el lector: la entrevista se realizó en el backstage del club de la Plaza Joan Llongueres momentos antes de su más que disfrutable sesión de disco y house del sábado- después volará a Berlín donde pasará cinco días, para viajar finalmente la semana que viene a Rumanía y después a Londres desde donde cogerá un avión de vuelta a Detroit para pinchar una vez más en el DEMF de la ciudad del motor. “Estoy muy ilusionado con pinchar de nuevo en casa. Pero no sabes cuanto... Es la fiesta el techno en una ciudad que por desgracia no puede disfrutar muy a menudo de esta música”, me comenta. Esta noche debería haberle acompañado en cabina Terrence Parker que volvía así a Barcelona donde triunfó por primera vez hace cosa de unos meses con un estilo y técnica incomparable que le generan unos recursos como para volver 1000 veces más. Mi idea original era entrevistar a los dos norteamericanos, pero una llamada de teléfono de la organización de la fiesta me avisa que Parker no vendrá porque su sobrino ha recibido dos tiros en Detroit. De Detroit y de algunos tópicos que sobrevuelan siempre esta ciudad hablamos esta semana con Marcellus Pittman. Gracias al Dj Pau Roca por las gestiones.
Hableme entonces del Movement DEMF que se celebra en Detroit y en el que ya ha estado varias veces. ¿Piensa que es un buen acicate para renovar o mantener la escena techno en la ciudad que lo vio nacer?
Ante todo debo empezar diciendo que existe mucha confusión en torno a Detroit. Es una ciudad muy malinterpretada. Mucha gente se permite la licencia de hablar de mi ciudad. Sobre todo por influjo de los medios de comunicación. Incluso gente que no ha estado nunca me comenta cómo ve la ciudad a través de lo que lee en la prensa o ve por la tele. Se refieren siempre a datos estadísticos, como el que dice que en Detroit muere asesinada una persona cada seis segundos. ¡Menuda barbaridad! Pero si de ser cierto con ese ritmo de asesinatos ya no quedaría nadie vivo en Detroit. La gente tiene que pensar más por si misma. Y sobre todo, debería hablar con conocimiento de causa. Yo he nacido y he vivido toda mi vida en Detroit. A mi ciudad la amo y la odio a partes iguales. Pero es mi ciudad. A veces me levanto y pienso que es una ciudad maravillosa en la que el amor está por todos lados. Y otras veces pienso qué mierda hago viviendo todavía en ese agujero... Una bipolaridad afectiva que supongo es norma en Detroit. No es tan fácil hacerse una idea de la ciudad, sobre todo cuando no la has visitado nunca. Estoy cansado de que la gente la juzgue sin tener ni idea. ¡Un asesinato cada seis segundos! ¿Pero os habéis parado a pensar en lo que significaría ese dato de ser cierto?

Ahora que comenta este dato. Qué es lo que le ha pasado a Terrence Parker que ha cancelado a última hora...
Lo único que puedo decir es que Dios bendiga a toda la familia de Parker. Me escribió un email explicándome la situación y aprovechó para decirme que todo se estaba normalizando. Mi relación con Parker se limita a nuestra relación con la escena Detroit y por tanto a los Djs y productores que apoyamos. Él apoya básicamente a lo artistas de Detroit y yo hago extensivo ese empuje a los artistas del medio oeste de mi país, sobre todo a los que surgen de áreas como Minnesota, Wisconsin y Chicago. Por lo que respecta a la violencia en Detroit te podría decir que es debida a los recortes que se han producido en la escuela en cuanto a actividades relacionadas con la música y la cultura en general. Antes a los niños les quedaba una salida ante un panorama aterrador con el desempleo como telón de fondo. Y esa salida siempre ha sido la música. De todos los tópicos que se oyen de Detroit, hay uno que creo que si es bueno. El que dice que en Detroit sólo puedes vivir feliz con música. Es definitivamente la única forma de salir de la ciudad. Mi ciudad es un ejemplo de cómo el recorte de políticas sociales castra el futuro de toda una comunidad. Si reducimos esos planes de estudio y de apoyo para que los niños se labren un futuro de manera provechosa... Si recortamos todo eso nos quedamos sin futuro. Claro que en mi ciudad hay gente que lucha por esos derechos. Pero esos movimientos no aparecen en los medios a los que les interesa proyectar una imagen de Detroit como la ciudad oficial del crimen del país. Vende mucho más la negatividad. Y Detroit ya es un cliché. Ya es la ciudad el crimen establecido. Habría que explicar por qué interesa hablar del crimen y de armas y no de la lucha constante de unos pocos para que Detroit vuelva a ser una comunidad.

¿Y por qué no es una comunidad?
Comunidad es una palabra que hacer referencia al bien común. Llevo pinchando desde hace 21 años. Empecé en esto con 19 años. Recuerdo que, por entonces, cuando me veían en los clubs lo primero que hacían los mayores era preguntarme qué narices hacía allí. No se preguntaban si la música me podía servir como válvula de escape. No, se trataba de insistir con esa eterna canción de los mayores contra los jóvenes. Que era justo lo que no quería oír cuando aún era menor de edad y me tenía que abrir paso en un mundo por lo general bastante antipático. La gente en EE.UU. no quiere compartir lo que sabe. Siempre estamos compitiendo entre nosotros. Tenemos que enseñarle a nuestros hijos que la música no es para guardarla con nosotros. ¿Qué pasará cuando nos muramos si no hemos enseñado a nuestros hijos lo que hemos aprendido durante toda nuestra vida? Por eso admiro a gente que se ha pasado toda la vida compartiendo conocimientos con los demás. Admiro a los que enseñan. Admiro por ejemplo a Naomi Daniel que es la voz de muchos temas míticos del sello Planet E. Admiro la capacidad de entrega para enseñarle todo lo que lleva dentro a su hijo Jay Daniel que, no lo dudéis ni por un momento, se va a convertir en una gran estrella. Me alucina lo que hace otro joven como Kyle Hall al que recuerdo haber acompañado cuando no tenía ni 18 años a la tienda de discos de Rick Wilhite, la mejor que ha habido nunca en Detroit por cierto, para que se llevara algunos discos antes de que Rick la cerrara. Se habla mucho de humanizarse y ser humanitario. Y lo primero que deberíamos hacer para ser más humanitarios es enseñar a nuestros hijos. Oponerse al intercambio de información es oponerse a las reglas del universo. Comparte y serás feliz. Comparte y serás más rico. Esa es la pura verdad. Cielos, hablando de Kyle Hall... Está sonando ahora mismo en la pista un remix suyo. ¿Ves a lo que me refiero con compartir?

Usted comparte un supergrupo precisamente con Rick Wilhite, 3 Chairs, en el que también se encuentran Moodyman y Theo Parrish. Por cierto, ¿quién de estos dos es más divo?
Pues yo creo que ambos. De hecho es un proyecto que sólo se puede concebir con egos potentes. Es un proyecto que iniciaron Rick, Kenny y Theo y al que me uní después para cumplir con las giras. No voy a entrar en detalles sobre cómo me empecé a involucrar en el proyecto pero te diré únicamente que hay un vídeo juego involucrado en esto que se llama Tekken (nota: sinceramente, no sé cúal puede ser esa extraña relación pero Mauricius se ha acercado al micro para hacer notar el nombre del videojuego). Después de mucho tiempo tenemos material nuevo titulado Demigod, por cierto el track que da título al disco es mío, y que está distribuido por Mohagany Music.

También ha publicado con Omar S. Vamos que usted se junta con la familia con mayúsculas... La familia musical tan importante en lo que queda de Detroit.
Es que la comunidad musical de mi ciudad no puede desaparecer porque es su auténtico capital. Los movimientos sociales en Detroit han venido en los últimos años de escenas musicales bastante activas. Cuando J Dilla estaba vivo lo sabía todo de nosotros. En cambio, si paras a alguien por la calle y le preguntabas, muy poca gente sabría decirte en Detroit quién era o a qué se dedicaba J Dilla. La escena musical en el Detroit de los 90 estaba conectada y al tanto de lo que pasaba con el rock o con el techno o el house. La misma madre de J Dilla que fue un maestro en el hip hop ha encontrado apoyo en el mismo Kenny Dixon Jr que está mucho más metido en el house.

¿La gente en Detroit sabe quién es Jeff Mills?
La gente de la calle en Detroit no sabe ni quien es J Dilla. Lo tiempos que corren en Detroit van de concienciar a la gente que no se puede vivir en la inopia.

Entonces por lo que me dice, Detroit debería estarle agradecida a Moodyman y a Theo Parrish, dos piezas capitales en el movimiento house y derivados que se han quedado viviendo en Detroit cuando muchos otros han escapado de la ciudad y se han mudado a Europa, bastantes de ellos a Berlín.
Pues si, como te decía antes la ciudad necesita de unas bases bien fuertes por lo menos en lo música. Ahora que hablas de Berlín, siempre me ha recordado a Detroit. Las dos son ciudades que dan mucho miedo. La industria siempre tan presente. Muchos Djs norteamericanos de la zona de Detroit y del medio oeste se van a vivir o a pasar largas temporadas a Berlín y yo creo que es porque se sienten como en casa. Me encanta pero a la vez me da mucho miedo Berlín. Sobretodo por cómo me recuerda a Detroit. En lo único que supera Detroit a Berlín es en la clase trabajadora. En Detroit son de otra pasta. Recuerdan los malos tiempos que además vuelven a estar muy presentes y eso les hace ser más rudos. En según que aspectos Berlín parece que ha olvidado los suyos, sus malos tiempos... Escucha esto. ¿Sabes lo que es la WJZZ que llevo en esta camiseta? Es la primera estación de radio de jazz del mundo montada por trabajadores negros. En todo el mundo... ¡y montada con el esfuerzo de currantes negros!. Pinchaban el mejor jazz de todos los tiempos pero también a Larry Heard. A Larry Heard, tío. En realidad no presentaban los temas por el título, sino que se referían a ellos como “Mistery Track”. Y él siempre era “Mistery O”, “Mistery G”, “Mistery X“. Todo eso lo sabía Larry Heard, pero lo que también sabía es que en Detroit estamos hechos de otra pasta. Hay una conexión secreta entre las dos ciudades. Si, soy de la opinión que Detroit es el hermano diabólico de Chicago (Risas). En Chicago empezó el house. Y en Detroit el house se transfiguró en techno debido a la frustración y a la rabia. Tu mismo, hermano. Osea que la diferencia entre uno y otro sonido sería básicamente... El techno es un demonio intelectual. Primo hermano del house que también es demonio, puede operar bajo unas formas intelectuales pero para operar entre bambalinas en unos negocios más sucios que los del techno. Bueno, para ir acabando. 

Me puede explicar si ha planteado su sesión de forma especial al venir a esta ciudad por ejemplo.
Bueno, te puedo decir que será la primera vez que pinche con Serato. 

¿Ah si?
No, es broma (risas ostentosas). Nunca pincharé con Serato. Te lo puedo asegurar. Que quede constancia de ello, aquí y ahora. Nunca he pinchado ni pincharé con Serato... Déjame acabar... La gente puede pinchar con lo que le apetezca o le vaya mejor. Pero a mi no me van a pillar nunca enganchado a una pantalla de ordenador. No me gusta eso de estar pegado a una pantalla de ordenador que me va a provocar tal dependencia que voy a estar mirándola cada seis segundos para ver si hay novedades. ¿Acaso no saben que la música sale por lo altavoces? ¿Qué buscan en la pantalla si de lo que se trata es de que suene buena música?.

Además, con lo bonito que es seleccionar los discos con los que cruzará el océano. Yo a usted me lo imagino allí en Detroit delante de su estantería, mientras se imagina qué le podrá gustar a un tipo que salga por la noche al Becool...
Es que entonces partimos de la que para mí es premisa principal: el Dj tiene que ser un buen selector. Si partimos de ese punto estaremos de acuerdo en que no necesito cargar con miles de discos para dejarme la espalda en cada viaje. Tu lo acabas de decir, man. Ser Dj es algo así como sacarle el máximo partido a la imaginación.

Apenas cuelga sesiones o material en su Soundcloud. Supongo que también confía en la imaginación del clubber. Si hay que escuchar a Pittmann que sea en el club...
Se trata de vivir las sesiones en directo. Vivir en directo también es una manera de seleccionar. Vivimos para el futuro, para lo que vendrá. Nos empapamos de información para evitar lo malo que llegue en el futuro. Pero lo que hay que hacer es vivir en directo. Aquí y ahora. Y otro consejo que os doy es que no os dejéis llevar por la opinión de otros. Tu tienes que ser tú. Y el otro tiene que ser el otro. Pero no me puedes imponer unas maneras de hacer o una tecnología porque a tí te vayan bien. Pero no me hagas hablar más, que me enciendo.


Más información:

Soundcloud: Marcellus Pittman

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.