Entrevistas

Ezechiel Pailhes

Ezechiel Pailhes

Si habéis leído la crítica que hizo el compañero Raúl Linares de Divine (Circus Company, 2013), el álbum debut en solitario de Ezechiel Pailhes –mitad activa de Nôze- os daréis cuenta lo mucho que nos ha llamado la atención (y gustado). Eso que estamos ante un disco osado y atípico que personalmente no digerí del todo bien a la primera. Emotivo y extrañamente orgánico (toques brasileiros por aquí, otro de ‘Vive La France’ por allá). De algún modo tiene que ver con el house-sin-reglas que se monta junto a su compañero Nicolas Sfintescu… Con quien por cierto ya está liado preparando nuevo disco. El ‘solo’ de Ezechiel es en todo caso mucho más para pirarte en un paseo largo de catamarán o directamente para rendirte en una tumbona con un tercio al lado. Hace nada pasó por Barcelona para actuar en el Piknic Electronik, precisamente con Nôze. Era el momento de pillarle para que nos soltase algunas prendas.

¿Te puedes creer que tu álbum debut en solitario lo tenemos sonando día y noche? Hasta pensamos que es uno de los mejores discos de lo que llevamos de 2013.
Esto que me preguntas, mejor dicho me comentas me hace sumamente feliz. Que penséis eso tanto tú como tus compañeros me enorgullece… Y bueno, ya no te digo nada si para colmo lo consideráis como uno de los mejores discos editados en lo que va de año. Es un trabajo que me ha mantenido ensimismado durante bastante tiempo, ha sido un placer producirlo, pero no te puedes imaginar el trabajo y empeño que hay encima. La grabación de la música ha sido ardua, en especial la simbiosis que he intentado buscar entre yo mismo y el piano. Ha costado lo suyo nunca mejor dicho dar con la tecla y obtener el sonido que exactamente buscaba.

¿Cuáles son según tu los elementos o ingredientes que no deben faltar para facturar un “gran álbum”?
Es complicado decirte, cada maestrillo tiene su librillo, cada artista tiene cualidades diferentes, pienso que es imposible saberlo a ciencia cierta. Si existiese esa fórmula y todo el mundo la supiese tan solo existirían buenos álbumes. Y no es así. En mi caso particular, y más concretamente para Divine, lo primordial ha sido satisfacerme a mí mismo con el sonido que estaba sacando. Algo que he hecho a conciencia, piensa incluso que he grabado todo en mi casa, he echado el resto y volcado toda mi personalidad.

¿Nos citas algunos artistas o álbumes que dieron alguna vez en esa tecla y que aún te siguen enamorando?
¿Te refieres a que hayan editado discos que estén entre mis favoritos? Bueno eso depende de muchas cosas, pero por ejemplo quédate con estos nombres: Serge Gainsbourg, Keith Jarrett, J.S Bach, Bernard Hermann, Shostakovich, John Coltrane, Tom Waits, D'angelo, Snook Eaglin... Tantos y tantos artistas con grandes álbumes podría citaros.

En tu álbum en solitario ¿Los temas favoritos serían…? ¿Qué historias encierran?
Difícil respuesta. Estoy orgulloso de todo el trabajo, no puedo especificar temas sueltos, mucho menos uno tan solo. Existe una buena historia detrás de todos ellos. A veces una historia verídica, una por ejemplo sucedida durante una cena estupenda, pero también hay ideas que han surgido de la nada, de ese lugar llamado “ninguna parte” donde también me gusta ir.

Yo sí que me mojo con una, me encanta Qui Sait…
Qui Sait viene a significar algo así como “Quién sabe”, sin embargo el título para este tema no surgió directamente ni en francés, ni en inglés… sino en portugués estando yo en una isla muy pequeña de Brasil. Recuerdo como todo el mundo no paraba de decir “Quem sabe”… Al final la traducción y el significado es el mismo para todos. En la vida nunca sabes que es lo siguiente que te puede ocurrir.

No te lo he dicho, pero tu música en mi oreja mientras viajo es una auténtica delicia…
Si, no eres el primero que me lo comenta, más gente me ha confesado tener la misma sensación. Soy una persona que desde hace ya muchos años no para de viajar de un lado para otro. Bien sea por temas de trabajo como por vacaciones. Es quizás otra de las grandes razones por las que me decidí a componer Divine. Los viajes inspiran ideas. Sin embargo, y esto es una opinión muy personal que incluso te puede sonar muy extraña, no me gusta demasiado ir escuchando música mientras viajo. Por cierto, no sé donde he dejado mi carné (risas). En los aviones suelen ser también bastante molestas las azafatas pidiéndote todo el tiempo que apagues tus dispositivos electrónicos… Así que el mejor lugar con diferencia para oír música, mí preferido, es mi propia casa.

¿Es verdad o mentira que a veces te has sentido inspirado incluso en la cocina o en un supermercado?
Creo que uno puede encontrar amor en su propia cocina, y odio en un supermercado. Todo inspira.

Sientes mayor o menor responsabilidad editando un disco en solitario haciéndolo como Nôze?
La sensación es diferente, no precisamente más o menos responsabilidad que preparando cosas con Nôze. Tan sólo eso, distinta. Me siento igualmente bien cuando me pongo a crear música más bailable.

Estás casado con la hermana de Nicolas, la otra mitad de Nôze ¿Verdad?
Sí, es cierto. Una historia de amor que como tantas otras historias de amor, sucedió sin más, fluyó a raíz de un dulce beso…

¿Se siente ella algo celosa cuando pasas tanto tiempo con tu otra gran familia: Circus Company?
Lo que no tiene discusión y es imprescindiblemente necesario es encontrar el equilibrio perfecto entre un trabajo que me tiene fascinado y un idilio amoroso que igualmente me tiene magnetizado.

¿Qué tal te has encontrado durante tu actuación en el Piknic Electronik de Barcelona?
He estado muy a gusto, el show ha ido a las mil maravillas, el clima ha sido además muy caluroso.

¿Cuál de tus instrumentos musicales considerarías como el “mejor amigo”?
Diría el piano. No me cabe la menor duda. El por qué, pues muy sencillo... o no tan sencillo, vale, el caso es que siempre he escuchado muchísima música clásica, especialmente escrita e interpretada por y para piano. Empecé con esta obsesión desde que yo tenía unos 12 años.

¿Y ese que se te resiste más?
Cualquier instrumento que uno quiera aprender a tocar es un reto, cualquiera. Llegar a tocar bien cualquier de ellos se podría calificar como de búsqueda perpetua.

También le das a las voces ¿mismo reto?
Las partes vocales son para mí los momentos más emocionales. No se puede mentir y al mismo tiempo dominar las propias emociones de uno. Además de todas esas historias reales, cotidianas, o surgidas de “ningún sitio”… me confieso un ferviente seguidor de cantantes como Tony Bennet, Jonas Kaufmann, Stevie Wonder, Billie Holiday o Serge Reggiani. Estas voces también me inculcan mucho.

¿Qué te ha dado más madurez como productor?
Lidiar con lo desconocido.

¿Y cómo artista con gran facilidad para la improvisación?
No tenerle recelo a lo desconocido también.

¿Qué prefieres hacer un viernes por la noche: ir a una jam session de jazz, a ver La Traviatta o a bailar toda la noche en un club?
La verdad es que te diría que la mayor parte de las veces lo que me gusta y prefiero es ir a disfrutar de una buena cena. Una cena donde haya un buen vino y estando en compañía de buenos amigos. Pero también te confieso que las dos opciones de conciertos que me dabas suenan realmente bien… Todo depende también del estado de ánimo que uno tenga ese viernes.

¿Cuáles serán tus próximos pasos?
En este preciso momento Nicolas y yo estamos trabajando en un nuevo disco como Nôze. Precisamente en este bolo que hemos hecho en el Piknic Electronik hemos tocado unos cuantos temas que irán incluidos en ese próximo álbum. Lo hemos hecho con nuestra nueva banda, una formación a la que hemos llamado Bling Bloum Band. La completan Thibaut Frisoni a la guitarra y Emiliano Turi en la batería.

¿Esta obsesión vuestra de tocar tantas veces medio desnudos?
Es que de esta guisa nos encontramos muuuuy cómodos… (risas)


Más información
Web Oficial: Circus Company

Compartir