Entrevistas

Xhin

Xhin

El techno es un arte abierto en manos de Xhin. El productor de Singapur se ha convertido en una de las grandes realidades del género gracias a su dub techno futurista con retazos de idm brillante. La armonía entre fiereza y musicalidad en sus piezas es otra de sus grandes bazas, y ya presume de una cuota de maxis de alta gama como el tremendo Fixing The Error / Link del 2009 (el que le puso en el ojo del huracán) o el incontestable Monad III (2010) ambos publicados en el cada vez más influyente sello germano Stroboscopic Artefacts (SSAA). El pasado año dio otro paso adelante con la edición de su tercer álbum, Sword, en el que definitivamente sintetizó todo su potencial y versatilidad como creador.

¿Qué tal te va por Berlín?
Bien, me encanta la ciudad, desde hace un tiempo paso largas temporadas allí, lo uso como centro de operaciones para viajar por Europa para actuar. Ahora he venido a pasar unas semanas en Singapur. Aquí tengo mi estudio y estos días estoy trabajando en mi próximo material.

2011 ha sido un año muy bueno para ti…
La verdad es que sí, he viajado y tocado mucho y la gente ha valorado muy positivamente mi trabajo. Sword ha recibido muy buenas críticas y eso me da mucha confianza. Creo que es el trabajo más representativo de mi carrera, en el que he podido mostrar todas mis facetas.

El matrimonio de Xhin con SSAA parece ya muy sólido.
Luca (Lucy) y yo somos amigos desde hace mucho tiempo, nos conocimos a través de la gente del sello Meerestief, y trabajamos muy cómodos juntos. Me alegro mucho de que el sello marche tan bien porque es un tío que se lo merece. Ha sido bonito, porque no había ningún plan establecido o una intención a la hora de enfocar el sonido del label, las cosas han surgido así. Espero que el sello se haga más fuerte durante los próximos años. De momento para los próximos meses preparo un nuevo EP, aunque también estoy ultimando un release para Token Records.

En 2011 también has tocado un montón y además haciendo sets largos y muy variados. Pinchas techno pero haces concesiones a los sub-géneros de la bass music e incluso te he escuchado poner a Oliver Dollar (¡!).
¡Ha! Bueno, me gusta hacerlo así. Me gusta tocar sets largos y abiertos, porque puedo expresarme mejor. Disfruto cuando puedo atravesar diferentes fases en mis actuaciones, ofrecer pasajes bailables, más duros, más abstractos… También intento no ser un esclavo del 4x4.

¿Qué usas para tus sesiones?
Uso Ableton Live corriendo en un iPad y un controlador midi. Eso es todo. Antes usaba Traktor, pero encuentro más creativo el entorno que me ofrece Ableton.

¿Ableton Live también es el corazón de tu estudio?
Sí, aunque mezclo y masterizo con Pro Tools si me lo pide el sello con el que trabajo. Para producir combino hardware y software, mis herramientas preferidas son mis sintes Roland y el Maschine de Native Instruments. Trato de mantenerlo todo muy simple, trabajo con las herramientas con las que me encuentro cómodo y sé que me dan buenos resultados, aunque a veces también trabajo con el factor sorpresa o la casualidad experimentando con plugins y efectos. Me gusta aprovechar los errores en la producción, porque te llevan por caminos que no habías planteado.

El techno que haces está muy ligado a la IDM de la escuela Aphex Twin pero también es muy cinematográfico. ¿Creas tus tracks con la intención de expresar algún concepto o historia?
Más que historias lo que intento reflejar en mis cortes son momentos de mi día a día. No expreso explícitamente ideas o conceptos, sino que simplemente me dejo llevar por lo que me inspira en cada instante, puede ser un viaje, una pintura o una película. Capturar el momento es importante, porque hay días que me levanto de buen humor y uso esa energía para crear en una dirección determinada. También aprovecho otros estados de ánimo para expresar otras ideas sonoras. Es algo simple, es ponerse delante del ordenador y dejarse llevar.

Algunos dicen que haces techno imaginativo. ¿Qué te parece esa definición?
Bueno, yo creo que si algo define mi música es que no le pongo barreras a mi creatividad, no me encierro dentro de la etiqueta techno. Desde pequeño he escuchado mucha música diferente, y toco la guitarra y el piano. No soy el típico productor de techno que se pasa el día escuchando música electrónica, escucho de todo y me influye desde el jazz hasta el heavy metal. Trato de empaparme de ideas de cada género. Si escuchara sólo techno estaría muerto. Bueno, no sé si muerto, pero sí muy aburrido.

Está claro…
Conozco a mucha gente que se levanta por la mañana y se pone a escuchar techno. Bien por ellos, pero yo no puedo, de hecho no escucho techno cuando estoy en casa, ni siquiera llevo techno en el iPod. Para mi son muy importantes las melodías, son el vehículo de las emociones en la música, y te diría que lo que más escucho durante el día es indie pop y bandas de los 70 y los 80.

Has trabajado como diseñador de sonidos para compañías como Nike y Nokia. ¿Se retroalimentan tus diferentes facetas?
Absolutamente, aunque en todo lo que hago trabajo sin reglas, tanto en el diseño como en mi faceta techno apuesto por aquellos sonidos que suenan bien en mis oídos. Eso es todo. No hay ninguna regla escrita en este sentido, de hecho a veces es como un reto romper las normas establecidas.

¿Cuál es exactamente tu trabajo como diseñador sonoro?
Construir sonidos a partir de ondas muy básicas. El proceso para mi es excitante y laborioso, voy construyendo y transformando el contenido original hasta que suena a lo que imagino en mi cabeza. Por supuesto muchas veces algunas ideas las aplico a mis tracks de techno.

¿Qué artistas te han ayudado a definir tu sonido?
Al principio de todo, cuando comencé a pinchar, pues escuchaba el Detroit clásico, ya sabes, Juan Atkins, Jeff Mills, Drexciya, bla, bla, bla. Pero quizá los dos artistas que más me han marcado han sido Aphex Twin y la Yellow Magic Orchestra, por su amplitud creativa. Ryuichi Sakamoto sería el tipo con el que me gustaría colaborar alguna vez.

¿Y crees que crecer en Singapur te ha ayudado a desarrollar tu personalidad de algún modo particular?
No entiendo bien….

Por ejemplo, los artistas que crecen en ciudades como Berlín o Londres corren el peligro de no ver más allá de sus propias escenas. Tú en Singapur has podido crecer sin estar contaminado.
No creo que eso importe mucho. Ahora internet permite a la gente conocer las realidades musicales de todo el mundo. No hay excusas para no investigar y tener una posición abierta hacia la música. Por otra parte, Singapur no es un país tercermundista, está muy conectado con la cultura occidental y aunque no existen movimientos tan influyentes como los que pueden haber en Europa, hay mucha gente interesada en la creación, la producción musical y la cultura electrónica. No creo que el hecho de crecer aquí me haya definido especialmente, cualquiera puede aprender sobre lo que quiera porque las tecnologías lo hacen posible

Parece que el techno vuelve a asomar la cabeza, muchos productores de dubstep y bass music están abrazando sus formas. ¿Qué futuro le ves al género a corto plazo?
Sí, ya me he dado cuenta y me parece interesante. La verdad es que el techno no ha estado en primera línea de fuego durante los últimos años, pero estoy percibiendo que puede haber un resurgimiento del techno industrial en un futuro cercano. Eso creo.

¿Cuáles son tus planes para este 2012?
La verdad es que no me marco planes a largo plazo. En marzo volveré a Europa para tocar en varias ciudades, también tengo varios EP’s en cartera, los más inminentes los de Token y Stroboscopic Artefacts. Tengo muchas ganas de seguir tocando y viajando a nuevas ciudades en 2012. Es lo que más me motiva de todo esto.

Me permito la licencia de ejercer de pitoniso: Te veo en el próximo Sónar. El año pasado Lucy y Dadub ya oficiaron un mini-showcase…
¡Oh! (risas). Bueno, vamos a ver…. Eso espero, nunca he estado en Sónar y sé que es un festival muy potente. En España sólo he tocado en Madrid, en DNZ, disfruté mucho de la noche. La gente allí está muy loca ¿no?.


Más información
Web oficial

Compartir