PUBLICIDAD
Uner

Uner

Publicada el 01 Agosto 2012 por Bruno Garca
Probablemente estemos ante uno de nuestros artistas nacionales de mayor envergadura, tanto en humildad como en talento. Medio mundo se empieza a coscar de ello. Salas (Watergate, Space, Panorama Bar…), festivales (Sónar, Rock in Rio, Monegros…), discográficas (Cadenza, Diynamic, Get Physical, 2020Vision…). En ese saco incluiré por supuesto a gente influyente como Luciano, Laurent Garnier, Loco Dice o hasta Carl Cox. Uner, el artista que se cobija tras Manu, surgió hará unos tres años a raíz de un accidente. Tal como lo lees. Días en el hospital que dieron para pensar mucho y que finalmente sirvieron para acunar las nuevas ideas y valores de un chico normal de Lleida. La decisión estaba tomada, dar el salto. Desde entonces Uner se puso las pilas como nunca antes con la producción… Divino momento. Ojito, que una cosa es sentarse en el estudio a producir, otra muy distinta hacerlo pensando en mongoladas, modas, top de ventas, etc. Personalmente os deseo a cada uno de vosotros lo mejor, ningún mal ni accidente a nadie, así que aprovechad esta entrevista para conocer algunos consejillos de boca de Uner, un señor que nos hará ver, escuchar, bailar y ahora mismo... leer.
¿Es Uner tan “revelación” o novel en esto de la música como lanzan a los cuatro vientos los premios que no paras de recibir? Me huele a mí que no ¿cierto?
Claramente no. Tengo ya 34 tacos... Mis padres con 4 años me preguntaron si quería hacer música, dije que sí, a esa edad como voy a decir que no, si me hubiesen querido apuntar a fútbol, pues también... El interés de un padre melómano que tiene estanterías y más estanterías llenas de discos me aficionó a grupos de rock como Status Quo, cogía una guitarra le daba la vuelta y me la ponía delante para que yo hiciese como si tocase las cuerdas. Otro momento que guardo con mucho cariño es cuando yo tenía 14 años y mi padre de nuevo, en uno de sus viajes como comercial a Andorra, me bajó una cassette, era el Magnetic Fields de Jean Michel Jarre. Esta cinta la tengo colocada en una zona muy especial de mi estudio, me hizo ver que algo distinto estaba ocurriendo. Un señor estaba ofreciéndome sonidos que yo desconocía pero que sonaban a la música clásica que yo había estado estudiando. El otro francés que ha sido y es todo un referente y me ha animado mucho a tirar adelante es Laurent Garnier. Queda dicho. Bien, retomando lo de este boom “revelación” de ahora... Normalmente, y es lo que ha ocurrido en mi caso, los medios se fijan en ti y empiezan a mandarte caramelitos cuando consigues algo de éxito. Para mí todo esto es pura anécdota, el gran logro de mi vida fue cuando empecé a darme cuenta que podía vivir gracias a la música. Espero que no estéis 20 años dale que te pego a eso de llamarme “nuevo talento”, aunque todo puede pasar, estamos en España (risas).

Para intentar emular los pasos de Jarre debiste empezar pronto a adquirir cacharros...
Mira, fue en una tienda de Lleida llamada Casa Guarro donde definitivamente me enganché a los botoncitos y los sintetizadores. Ya puedes imaginar quien me llevó a ella: mi padre. Mis primeros 7 teclados –empezando por un piano Yamaha de pared más grande que yo y que pesaba más que un muerto- fueron comprados allí, mis padres se empeñaron hasta el cuello toda la vida para que su niño desarrollase una carrera musical. Recuerdo como si fuese ayer cuando un año por Reyes yo estaba babeando por un Scalextric con coches 4x4, cuál fue mi sorpresa cuando retiraron las cortinas y allí estaba ese Yamaha, no el circuito. ¡Qué gigantón! imagínate para un enano con cinco años y pico, era mágico. Dos días sin comer estuve. Yo flipaba dándole a una tecla y que sonara un string. Ya ves tú ahora, un string... Esto era lo más cerca entonces que podía estar de sentirme un sucedáneo de Jean Michel Jarre. 

Se te ve una persona de lo más humilde al que no se le suben los premios a la cabeza... ¿Una especie de Iniesta de la música dance quizás?
Vuelvo a halagar a mi familia. Algo que siempre han procurado inculcarme y enseñarme es que hagas lo que hagas, pase lo que pase en la vida, eres siempre una persona al igual que todos los demás. Da lo mismo tanto si triunfas como si no. Siempre con la cabeza bien alta, sin rencillas con los de tu gremio, tengo la suerte de tener un trabajo que es para disfrutarlo. No es lo mismo picar piedra que hacer música. Nosotros los DJs no podemos quejarnos, que va. Hay que ir con respeto... Mis amigos de Lleida sólo saben que soy DJ, no saben nada más. No son gente vinculada a la electrónica, ni trabajan de noche... Vinieron a verme en el último bolo que hice cerca de mi casa, en el Florida 135, y lo fliparon. “Pero tío ¡si la gente te conoce!” me decían. Fíjate, y son colegas de toda la vida, uno es ahora policía, otro diseñador, otro es “paleta”... Esta relación me ayuda a tener los pies en el suelo y a seguir en contacto con la realidad.

Acabas de bajarte del avión de tu vuelo desde Ibiza donde en estas fechas vas casi cada semana ¿mucho contraste no?
Y tanto, aquello es una película. Nada que ver con estar sentado en la terraza de mi casa y escuchar las ranas croar en verano. Me encanta esta disparidad, por unas horas soy Uner y luego sin volverme loco vuelvo a ser Manu. Yo necesito ser Manu para poder ser Uner. Y viceversa. En el último año y medio ha sido tal la avalancha de cosas, bolos, viajes, entrevistas, etc. Que he temido por ‘la vida’ de Manu, Uner se lo estaba comiendo con papas. Me he llegado a agobiar, necesito normalidad para poder llevar adelante esta carrera con la máxima energía posible, la mayor ilusión y poder dar todo lo que llevo dentro con respecto a la música. El sumun de mi vida no es salir por la tele, es producir y que la gente lo disfrute.

Chocará esto que dices con la mentalidad de muchos futuros productores que piensan deben irse a una ciudad como qué sé yo, Berlín, para sacar su carrera adelante...
Es absurdo, yo saqué mi primer disco en Diynamic un 13 de julio hace tres años, y en diciembre de ese mismo año estaba pinchando en Watergate cuando jamás antes había pisado Berlín. Actualmente voy tres o cuatro veces al año a este mismo club y no he vivido allí. Es decir, da igual de donde seas, estamos en la época de la comunicación. Esto de hace 20 años que teníamos que mandar una demo con una carta escrita al Max Music de turno para que con suerte te contestaran “no es el sonido que buscamos”, aún sin quizás oírlo, ha quedado muy atrás. Ahora con un email estás en contacto con la otra punta del mundo. Que mejor ejemplo sino el mío, soy de Lleida y menos escena electrónica que allí, que sé yo ¿en Ruanda? No me sentiría feliz asentándome en Ibiza o Berlín, quiero seguir en mi ciudad, sin influencias de otros artistas y con menos problemas de los normales. Es más, ahí apartadito uno es capaz de desarrollar un sonido más propio. Recalco, cualquiera podría estar en mi misma situación siempre y cuando no se obsesione en hacer lo mismo que hacen los demás, en los tops, en los banners de las grandes tiendas digitales, en los cachés que cobra un artista para ver si consigo lo antes posible cobrar lo mismo... La inspiración es algo muy personal e intransferible.

Voy un paso más allá, triunfar en el extranjero, eso sí que hace que todo el mundo aquí te tome por fin en serio ¿verdad?
Indudablemente ocurre así. En el momento que tienes éxito fuera en España eres la bomba. Es una pena que se espere a eso porque creo que hay muchísimo talento aquí. Escucho música hecha en un home-estudio de gente que no conoce nadie, piensas “una pena que esta gente no tire para adelante, son increíbles, a mi mismo me pegan mil patadas”. Te nombro por ejemplo a un amigo mío que tiene mucha calidad y empieza a sacar discos, es Piek. Atentos a este nombre. Es de Navarra, concretamente de Elizondo. Me rio mucho con él pues le digo ¿Y allí llega la luz? Otro ejemplo que desde cualquier parte por muy recóndita que sea, se puede llegar a todo el mundo. Aún con esto y sin aguar la fiesta a muchos, pienso que en el exterior con respecto a otros años si que nos van teniendo más en consideración, pero como mucho un 2-3% más. Hice una entrevista para la DJ Mag de Inglaterra y lo comentaba. Yo mismo necesito sudar tres veces más para demostrar lo mismo que un artista ingles. Y eso no me gusta. Podemos tener la misma calidad o más que muchos DJ’s top británicos ahora mismo. Pero este es el resultado de años de engaño desde nuestro sector. En España se ha estado vendiendo humo durante mucho tiempo. Se ha vendido más imagen que música.

¿Es cierto que al contrario que muchos artistas, tus primeros pasos en serio fueron haciendo sesiones en directo que no pinchando discos?
Así es. Tal como decía antes, Jarre me hizo descubrir la electrónica, mientras Laurent Garnier con temas como Crispy Bacon (1997) me hizo buscar la manera de trasmitir el techno que había dentro de mí. Vi un live suyo y dije, quiero hacer eso mismo. El trabajo de DJ – que por cierto considero que es mucho más que cuadrar dos temas- ya fuese poniendo vinilos o CD’s no fue hace tanto, allá por el 2004-2005. Inclusive cuando me dedicaba más a pinchar tenía muy claro que tarde o temprano iba a retomar el hacer directos, tal como hago hoy en día. Necesitaba pensar cómo sacarle el mejor partido a mi live. Hoy me pillas con poca parafernalia encima, un laptop, 3 iPads y un sinte. La idea es seguir creciendo. Procuro no hacer más de 9 al año, estos en grandes salas, eventos y tal, ten presente que sigo en plena faena de investigación y estos macro-sitios me ayudan para observar reacciones, experimento cómo sueno en un gran soundsystem, etc. Tengo la obsesión de despedazar todas y cada una de mis canciones. Estos lives con cuenta gotas intento incluso que estén separados al menos por 2 meses porque lo cambio todo. Yo creo que hasta dentro de dos años no estará terminado. Tengo muy claro y te lo digo ya, que será un directo con banda.

¿Con qué te quedas?  Que veinte de tus fans te feliciten en el muro de Facebook o que Garnier te confirme por email el “support” a uno de tus nuevos trabajos.
Lo que más cambia es el estado de tu estómago. Cuando te escriben tus fans diciendo que les ha encantado una sesión, que se lo han pasado muy bien y tal es como un orgullo, dices ostras la gente entiende el concepto que les quiero mostrar, enorgullece. Cuando me escribe Garnier comentando que pinchará un track mío, lo que te haces es caquita. Piensas... que el de arriba me está mirando, la presión que sientes es mucho mayor, pero la sonrisa es la misma. Me siento un tío afortunado, hasta ahora no me he encontrado con ningún “top” que no sea agradecido, o que no sea humilde. Te voy a explicar una cosa con el consabido peligro de que muchos se me echen al cuello. Conocí a David Guetta en Monegros y por encima de que me guste o no la música que hace, es un tío super humilde. No soy fan de él, pero la charla que tuvimos fue de lo más natural y amigable.  Una sorpresa porque todos, incluido yo, vamos con nuestros prejuicios. No tengo la pretensión de ir detrás de él, no pienso grabar nada con Guetta, lo único que sé y valoro fue ese rato de cordialidad conmigo de una persona actualmente tan mediática. Otro de gran éxito, Carl Cox, al que conocí tres años atrás, ídem de lo mismo. Tienes su imagen en mente ¿verdad? Pues imagínatelo venir hacia ti con una sonrisa gigantona sirviéndote en su casa, de su propia mano, un plato de pollo con arroz ¿Por qué no va a ir ligado el tener éxito con ser humilde? Luciano, Loco Dice, Seth Troxler... ¡Hasta a Alejandro Sanz conocí! Es muy amigo de una prima mía de Salamanca que tiene problemas musculares y de movilidad. Me lo presentó una vez que fui a visitarla, y cero soberbia... No voy a valorarlo por su música, sino por su trato como persona. Mi experiencia con todos ellos ha sido hasta ahora fantástica, no puedo decir lo contrario ¡Ojo! hay mucho ego también en artistas ‘underground’.

Ya que eres una persona tan familiar y forjar amistades... ¿Es Cadenza tan buen rollista y natural como nos la presentan? 
Con todos ellos muy bien... Son verdaderamente una piña y no dudan en abrirte las puertas de su casa, su vida, su corazón, su empresa... Es un honor. Yo no paro de aprender cosas con ellos. Desde el primer día que decidí escribir a Luciano por email, a quien no conocía para nada en persona, todo fue muy fluido. Le gustó el Pallene, se firmó la publicación del disco... Una vez hecho esto fui el año pasado al Opening de Vagabundos, escribí en mi móvil “Soy Uner”, me puse delante de la cabina y se lo enseñé. Él no me conocía físicamente, su reacción fue instantánea “madre mía, sube aquí ahora mismo”. Lo primero que hizo fue darme millones de besos y de abrazos, no sólo él, también toda la gente que tenía a su alrededor. Es lo que hay, al final el éxito no es algo que por obligación se te tiene que subir a la cabeza. Pienso que si vives la vida como un cretino te mueres amargado. Esta gente de la que os hablo desprende felicidad, antes no entendía nada, ahora lo entiendo todo, están donde están porque la mayoría de la gente los quiere.

Aprovechando tu honestidad, ¿qué opinión te merece todo esta oleada mal llamada “EDM”, tipo Aoki o Skrillex,  que nos bombardean desde los EEUU?
Todo esto es parte también de la película, mejor dicho de la cartelera. Hay melodramas, ciencia ficción... En estos casos no me los tomaría a rajatabla como DJ’s, es más un espectáculo. Manteniendo las distancias por supuesto es como si vas a ver el Cirque du Soleil, donde no vas a ver payasos o domadores, sino un espectáculo acojonante, hablando mal y claro. A toda esta gente que citas hay que tomársela como un show en toda regla. Aún estoy en proceso de asimilar ese estilo musical, me gusta analizar todo lo que surge nuevo y así valorarlo. Aún no he ido nunca a verlos, cosa que me gustaría. No sé si mi reacción al ver a Steve Aoki estamparle una tarta en la cara a una chica sería de risa o no. Apenas conozco su propia música, sé más del rider que se filtró y que navega en multitudes con una lancha hinchable, que peta botellas de champan... Quizás si tuviese 20 años sería más fácil entenderla. Casualmente he leído esta mañana en Clubbingspain, que Skrillex está preparando una banda sonora para Walt Disney y me he quedado a cuadros.

Un dato técnico, me da la sensación de que basas tu composición en los arpegios...
Si si sí, yo el bombo es lo último que pongo. Si eres capaz de crear un track limpio, que despierte alguna sensación especial... en el momento que le metes un bombo se cae el estadio. Siempre empiezo con la parte armónica, un arpegio, una melodía, un bajo... Y después ya le sumo toda la percusión. Además te puedo asegurar que a día de hoy, cualquiera de los temas editados por Uner, no tienen más de una tarde de trabajo. Me conozco a mí mismo, sé que día me levanto por la mañana y es el perfecto para componer. Te viene una idea, una sensación y entonces me encierro en el estudio. Bassboot en Diynamic no tiene más de tres horas de faena, y eso que es mi primer gran éxito personal, el que me convenció del todo para dar el gran salto como productor. Pallene (Cadenza) no tiene más de cuatro, el EP Universe en Visionquest contando los tres cortes no tiene más de una semana...

Están anunciando ya una nueva serie (“Revolution”) donde la humanidad se queda totalmente sin electricidad, ¿cómo crees que sobrevivirías?
Ostia... Creo que costaría mucho salir adelante, sobrevivir sin algo de lo estamos tan acostumbrados tener sería caótico. Sin poder enchufar nada, sin email... Uf, lo pasaríamos fatal, pero quizás ayudaría a poder reencontrarnos con nosotros mismos. Y a valorar todas esas cosas que te comentaba antes y que no las percibimos en un ritmo de vida normal.

¿Cómo podría el 2013 mejorar un año tan inolvidable como este?

En lo personal, teniendo un hijo... Estoy ¡estamos en ello! Espero que este se convierta en mi mejor trabajo hasta la fecha (risas). En lo musical espero poder seguir aportando a mejorar la cara de la escena española a nivel internacional, creo que se está consiguiendo poco a poco. Tengo previstos un par de álbumes, como no, en mis actuales casas Diynamic y Cadenza, los cuales pretendo acabar con tranquilidad y como realmente quiero. No es lo mismo un EP con tres cortes a tiro hecho que la historia que se desarrolla en un LP de 10-12 tracks. Si fuesen todos de puro baile pienso que sería muy aburrido, uno tiene que desarrollar su faceta como músico y generar algo único. Piensa que un álbum se construye perfectamente en como poco 5 meses, en ese periodo tu estado anímico puede cambiar tantas y tantas veces... Me viene a la cabeza por ejemplo el último álbum de Stimming. A la gente le costó entenderlo porque no era nada de baile, pero creo que ese es el concepto. En una película no pueden estar una hora y media pegando tiros.

¿Quieres comentar algo para concluir? A todos los amigos que están leyendo tu entrevista y quizás se te tiren al cuello con lo de Guetta...
(Risas) La verdad es que me lo paso muy bien leyendo Clubbingspain... Los foros son lo más. Les estoy muy agradecido pues creo que aún no he leído nada negativo hacia mí, todavía... ¡Todavía! Por supuesto habrá mucha gente que no me conocerá, muchísima, más de la que me conoce... Decirles a todos que disfruten de la música, de la vida y que sigan machacando a quienes quieran machacar.... Pero con el máximo respeto posible y si se pueden echar unas risas mejor.

A ver si el PP nos deja dinero para seguir pagando el ASDL ¿no?
De política, religión y fútbol yo no hablo... (Risas)



Más información:


Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.