PUBLICIDAD
Sigha

Sigha

Publicada el 03 Febrero 2012 por David Puente
Nueva noche Post Club esta misma noche, viernes 3 de febrero, con un invitado que convierte en bueno los presagios que avanzan un nuevo amanecer para el techno facturado en las islas de más al norte.  James Shaw, más conocido desde hace un par de años como Sigha, es una de las coartadas que tiene Scuba en casa para arrimar el arte de su sello Hotflush a las ascuas del techno de toda la vida.  “Por lo que a mi respecta tocaré música tan repetitiva como sea posible. En esa repetición tan propia del género reside el que para mí es uno de los principales encantos del techno: cuadratura y consiguiente oscilación emocional”. Probablemente esa noche que se espera muy fría en Madrid se escuchen temas de su sello Our Circula Sound que por cierto está preparando una cuarta referencia que incluirá a dos de los protagonistas de la madrugada en Siroco: Truss ofreciendo carnaza para las ansías fagocitadoras de Tommy Four Seven y Svreca, el primero y el tercero en cabina junto a Xpb 1. “Está al caer, pero teniendo en cuenta mi asombrosa incapacidad para despachar lo que de verdad urge prefiero no hablar todavía de fechas de salida”, nos comenta un Sigha al que le irán bien unas rondas a cañas por la capital.
¿Cómo va su relación con Hotflush? Su sello fetiche que le acogió en 2009 para publicarle hasta tres referencias. 
Mi relación con el sello es buena. Me siento un privilegiado al formar parte de un sello como Hotflush que, por otra parte, fue además el primer sello que se interesó por mi música. Seguiré con ellos hasta que se cansen de mis producciones. Tanto el propio sello como el mismo Paul (por Scuba) han crecido en repercusión internacional desde que me incorporé al sello. Es obvio pero para que todo funcione bien la estructura del sello debe sentirse tan cohesionado como una familia modelo. Y para eso están las fiestas de Hotflush. Para dar sentido de grupo tanto a los artistas que operan asiduamente desde fuera de nuestras fronteras, como aquellos productores que han colaborado muy puntualmente y apenas hemos visto fugazmente en el catálogo del sello. En ese sentido las fiestas cumplen con la función principal de este tipo de acontecimiento: cohesionar a los miembros del grupo y a sus seguidores. Estamos formando una familia fuerte.

Un sello que parece ganador a tenor de los fichajes que ha realizado, la repercusión de sus referencias y la cada vez mayor notoriedad de su responsable Scuba desde una perspectiva internacional. ¿Cúal cree que es el papel que ha ido adoptando Hotflush en la actual escena de música electrónica y de clubs?
Hotflush es un sello al que siempre se le ha relacionado con el dubtep. Cosa rara porque como ya sabréis Paul nunca declaró que el suyo fuera un sello de dubstep a conciencia. Ya se sabe, las tendencias pasan y se llevan por delante a los sellos demasiado coyunturales. Ahora supongo que se hablará de Hotflush como uno de los referentes en lo que se ha dado en llamar "Bass Music". Yo soy de los que piensa que el éxito de Hotflush reside en mantenerse con las orejas tan abiertas como la mente. A nadie le gusta que le encasillen y Scuba, está claro, no iba a ser una excepción. Lo ha demostrado en la manera de llevar el A&R del sello. No estoy muy seguro de que haya muchos sellos en la llamada escena dubstep con la libertad de movimientos que te permite Hotflush. 

Y usted qué rol juega en el sello entonces... En general, cúal es su espacio en una escena tan convulsa como la británica.
Una escena como la británica que por cierto está recuperando el techno en los últimos años. Desde hace un año algo vuelva carburar en materia de techno en mi país. Dicen que le ha venido bien la colisión con productores afines al dubstep. No sé, yo no lo creo. A fin de cuentas lo de delimitar las escenas es tan subjetivo... Creo que es una manera de acercarse a la música que se está quedando en mero romanticismo anticuado. Pienso sinceramente que de un tiempo a esta parte en Gran Bretaña hemos aprendido a olvidarlas (o por lo menos a difuminarlas) y creo que esa apertura de miras y de mentes ha influído en la explosión en paralelo de la que están difrutando varios estilos musicales que parecían atascados en el tiempo. Por lo tanto, Scuba tenía razón.

Entonces lo que está claro es que el techno resurge en Inglaterra.
Yo creo que si. Pero como te comentaba antes no tiene tanto que ver con la manida colisión on el dubstep. Creo que toda esa corriente que se hace llamar “Post Dubstep” es engañosa. Porque la gente se queda con la acepción que define lo que ha venid después del dubstep. Yo creo en cambio que es más bien una actitud abierta para recibir y entender las novedades que se van gestando. Y además con un añadido muy importante respecto a anteriores generaciones de productores británicos: el conocimiento y por tanto apropiación del legado musical. Cuando uno conoce las raíces se siente seguro para poder jugar con diferentes elementos a los que a priori no se les suponía una relación tan directa. Mi definición personal de lo que entiendo por “Post Dubstep” es que es una manera de entender el pasado con la vista puesta en el futuro para desatascar el presente. Y una buena muestra de ello la tienes en la programación de los clubs de las islas. Cada vez son más abiertos. El público se va haciendo más tolerante. Bueno, como podrás comprobar soy un optimista con el estado general de la escena. Pero es verdad, Djs de diferentes sensibilidades que antes ni se conocían ahora “se tocan” más, por decirlo de alguna manera, y eso se acaba notando en el devenir de la música.

A todo ese nuevo escenario pienso que puede ayudar el hecho de que las revistas especializadas de tendencias estén algo más calmadas a la hora de vender hypes de manera indiscriminada. ¿O me equivoco?
No lo creo. Medios que señalan tendencias equivocadas los hay hoy y los habrá siempre. Es muy fácil equivocarse y más ahora en el que los puntos de referencia han quedado atomizados en muchos puntos de fuga. Algo que no se nota por ejemplo en las listas de lo mejor del año donde por lo general aparece la misma horquilla de productores en todos los medios. Creo que los medios deberían de ser, como los artistas, es decir, menos conservadores. Por suerte ahora disponemos de un abanico de preescriptores que nos permiten seguir cualquier corriente. Se descubren más cosas interesantes en esas mismas listas de los blogs que de los medios convencionales.

Antes hablaba del pasado. ¿Se imaginaba que algún día iba a publicar en un sello histórico como Blueprint?
Para mi James Ruskin es una leyenda de eso que entendemos por techno. Y su sello Blueprint ha sido uno de los principales elementos cohesivos que sirvieron para dar forma al techno de mi país. Su trabajo es fundacional. No hay mucho más que decir.  Si bien es verdad que ahora ese papel en Europa lo están desarrollando tanto el sello Ostgut como su club Berghain en Berlín, tampoco hay que olvidar que desde mi país y en concreto desde una ciudad como Birmingham aparecieron sellos como Blueprint y productores como el propio James, Regis o Female, para ayudar al resto de Europa a definir lo que llamamos por entonces “techno”. Poco ha cambiado la concepción del sonido desde entonces. Por algo será. 

Entre sus inspiraciones se encuentran los también fundacionales My Bloody Valentine. Por cierto otro de los prismas musicales que ha vuelto con el tiempo ha sido el sonido shoegazer que ellos ayudaron a definir...
Pues no te sabría decir porque apenas sigo la programación de conciertos y no sé si el sonido está de nuevo en primer, segundo o tercer plano. Como mucho te poría nombrar a Tropic of Cancer que igual siguen un poco esa línea y que además para mi ha sido uno de los proyectos destacados de los últimos meses.  Bueno, en una línea parecida me quedo también con la serie de diez pulgadas de Downwards firmada por Pink Playground y The KVB.

Por cierto,  I Am Apathy, I Am Submission (“Estoy apático, estoy sometido”) publicado el pasado verano en el citad sello Blueprint  no es un título demasiado negativo para un joven al que parece le van bien las cosas...
Mi background musical se inicia en bandas en las que los títulos de las composiciones aún significaban algo importante. La música se acompañaba de un diseño, de una carátula y unos títulos que envolvían a tu banda favorita de un romanticismo casi platónico. Con el techno se empieza a hablar de la música a secas, de que tiene que defenderse por si misma. Fundas blancas, poca info y todo eso. Una de las cosas que aprendes cuando te metes en la producción de techno es que la música se consume a margen de cualquier otra disquisición narrativa. Así que por lo general se tienden a descuidar los títulos que están dotados únicamente de una cierta imagineria personal. Pero todo muy de carácter íntimo o privado. En esta ocasión prefiero ponerme del lado de los románticos. Entiendo el título como el único resquicio de infomación adicional que te permite un track a la manera techno.
 
Entonces, ¿cómo se definiría como productor con una sola palabra?
Probablemente como depresivo. Pero siempre guardando una pizca de entusiasmo para cuando de repente las cosas se confabulan como por arte de gracia y cambia el estado general de una producción que parecía abocada al fracaso. Lo cual no sucede demasiado a menudo, todo sea dicho de paso. En realidad, mi relación con la producción es de amor-odio. A veces llego a la conclusión de que escribir me afecta el ánimo. Si las cosas no van según lo previsto me acabo metiendo en una depresión creativa de la que a veces no puedo salir. Y lo peor de todo es que sé que aún me queda cuerda para rato en esto de la producción.
 
También he leído por ahí que se decantó por la producción de tipo techno porque se dio cuenta de que no podía trabajar en grupo...
Si, eso es cierto. Por lo que te decía antes. Me saturo cuando las cosas no marchan y eso acaba por afectarme negativamente como también te he comentado. De momento no he conseguido aprender a manejar lo que serían diferentes mentes creativas en un mismo proyecto musical. Y eso también me frustra. Porque en muchos casos se trata de ceder en casos de bloqueos creativos y yo ya me bloqueo en solitario lo suficiente como para verlo todo negro y acabado. 

¿Y esa obsesión reside en algún elemento concreto de sus producciones?
Depende de lo que intente con el track en cuestión. Por lo general estoy bastante más interesado en las texturas. Me gusta profundizar en cómo puede afectar un tema en particular al estado de ánimo del público, tanto emocional como psicológicamente. Y siempre moviéndome en unos margenes muy de pista sin los cuales no sabría como trabajar. Tal vez en el futuro me ponga a experimentar con otros referentes al margen del baile. Creo que este acercamiento me servirá de manera terapeutica para romper con los bloqueos a los que me refería antes. Pero en general me sigue apasionando el techno y su más que demostrada coartada psicológica. 
 
Entonces, si tanto le obesiona el proceso de creación y su acabado, ¿sería capaz de decir cúal es el tema más perfecto de los que ha firmado hasta ahora? 
Nada se acerca a la perfección.

¿Ni siquiera en manos de su banda favorita, Sonic Youth?
Ni siquiera Sonic Youth. Esa es la belleza de eso que llamamos arte.


Más información:

Tumblr: Sigha
Web Oficial: Our Circula Sound

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.