Entrevistas

Norman Nodge

Norman Nodge

Abogado, padre de tres hijos y residente de Berghain. Norman Nodge es un dj fuera de lo común: discreto, cordial y de discurso tranquilo, entró a formar parte de la familia Ostgut Ton en 2005, cuando hacía tiempo que había dejado de lado los platos. Con los años, el íntimo amigo de Marcel Dettmann, ha ido ganando peso en el club. Ahora ha sido el encargado de oficiar el sexto mix de la serie Berghain, en el que muestra músculo, cabeza y apertura de miras. Su adn es el techno pero no le tiembla el pulso al incluir sonidos de otras coordenadas. Norman Nodge es el reflejo de que otro tipo de dj es posible. Promotores: ya va siendo hora de que nos visite.

Tu mix para la serie de Berghain es muy variado: ambient, Detroit clásico, techno cavernoso, algo de house...
Sí, es como mi tarjeta de visita. Ese es el objetivo de la serie: mostrar lo que hacemos en Berghain. De hecho el mix lo grabé en el club, entre semana, sin público delante. Básicamente lo hice porque la cabina es perfecta para pinchar, y porque tiene cdj's. Yo en casa no tengo, y quería usarlos en la mezcla. Y bueno, el lugar me encanta, tocar allí me ayudó a meterme más en el papel.

Tu carrera ha sido especial. Fuiste muy activo en los 90 pinchando y organizando fiestas, luego lo dejaste y volviste en 2005 cuando entraste a formar parte de Berghain. Pero ¿recuerdas tu primer contacto con el techno?
Como todos los de mi generación fue cuando cayó el muro de Berlín, en 1989. Bueno, algunos ya habían tomado contacto con la electrónica, pero yo no, por entonces tenía 16 años. Comenzamos a vivir una situación completamente nueva, no sólo a nivel cultural y musical, sino en todos los aspectos de la vida. El primer recuerdo que guardo de entonces es ir a tiendas de discos y comenzar a coleccionar vinilos.

¿Empezaste también a ir a clubs?
Sí, también, aunque era demasiado joven para ir a las mejores fiestas. Pero cuando cumplí 18 años comencé a frecuentar Tresor y otros clubes de la época como E-Werk o Turbine. Una de mis primeras experiencias fue descubrir el poder del techno, pero en general recuerdo esa etapa como una apertura a diferentes estilos.

Ya he notado que a veces te escapas del techno, incluso he escuchado guitarras en alguna de tus sesiones.
Para mí es como un acto de rebeldía, un momento de diferenciación, porque los dj's de techno no suelen salirse de sus coordenadas. A mí me gusta sortear los clichés y dependiendo de la situación incluir música que no sea estrictamente de club. ¿Por qué no hacerlo?

Has podido ver crecer la escena berlinesa e incluso tomar distancia con ella cuando dejaste de pinchar para dedicarte a tu trabajo. ¿Qué diferencias ves entre los 90 y el momento actual?
Básicamente hay dos diferencias: por una parte ahora la escena está híper-profesionalizada, y por otra es más internacional que nunca. La internacionalización de los dj's de Berlín es un tema que hemos abordado muchas veces Marcel y yo en comidas y reuniones con amigos. Aquí, a mediados de los 90, teníamos auténticos héroes locales, dj's como Jonzon (también conocido como Jon Magic Jonzon, residente de E-Werk y habitual en la cabina del UFO Club, el precedente de Tresor) o Tanith (residente de Tresor e icono raver de la época). Eran muy famosos, pero sólo en la ciudad, raramente viajaban a actuar a otras ciudades.

Ahora es mucho más fácil tocar en otras partes del mundo.
Ése es uno de los aspectos más remarcables: la visibilidad y proyección de los dj's berlineses. Esto implica que tengas que ser más versátil, porque tienes que enfrentarte a audiencias de todo el mundo. Este momento que vivimos también ha propiciado que los dj's deban cuidar mucho sus contactos y que estén muy conectados con los agentes, promotores y la industria en general.

¿Cómo llegaste a ser residente de Berghain?
Marcel Dettmann me introdujo a la gente de Ostgut Ton. Cuando iban a abrir Berghain, Marcel les dio algunas sugerencias para incorporar nuevos residentes a la plantilla. Les pasé un mix en cd y les gustó. Después de una entrevista con los propietarios del club, entré a formar parte del proyecto. Al principio comencé a tener una media de 6 o 7 fechas al año, hasta que conseguí una residencia mensual.

Por entonces estabas volcado únicamente en tu profesión como abogado. Es muy raro eso de ser un dj-abogado. No sé cómo lo ves tú...
Bueno... Está claro que no es muy común, pero hay muchos dj's que combinan su trabajo en las cabinas con otras disciplinas como el diseño gráfico o la producción audiovisual. Yo personalmente no tengo la necesidad ni la intención de vivir sólo de pinchar, porque creo que supondría demasiada presión. Me gusta mi trabajo y lo puedo combinar con mi faceta de dj y productor. Valoro el hecho de tener una vida organizada, estar con mi familia y salir puntualmente a tocar fuera, pero sin tener el estrés de vivir continuamente en aviones y aeropuertos.

¿Por qué Berghain es tan especial? ¿Por qué crees que ha conseguido obtener ese status de culto?
¿Has estado?

Tan sólo una vez...
Te lo tendría que preguntar yo a ti: ¿Qué crees que lo hace especial?

Podría destacar muchas cosas... Es un lugar en el que se respira libertad, todo el mundo es igual, no hay jerarquías... Bueno, y el edificio es imponente... ¿Qué es lo que más valoras tú?
Mmm... Berghain es un club en el que está todo muy bien planeado. Pero no es una calculadora. Todo está hecho con pasión. Creo que eso conecta con el público. La gente entra y se deja llevar por la música. Se entrega. El sonido, el edificio, el ambiente... todo ello propicia a esa entrega casi mística.

¿Cuál es tu slot preferido para pinchar?
Bueno, me gusta combinar todos los horarios posibles, y de hecho voy variando cada mes. Un mes abro el club a medianoche y estoy hasta las cuatro, otro estoy de cuatro a ocho, y al siguiente pincho el domingo por la tarde o por la noche. Cada franja tiene sus particularidades. Cuando pincho los sábados a primera ahora puedo experimentar un poco más, porque no hace falta poner música para que la gente se vuelva loca. Es más un calentamiento, se trata más de ir cocinando a la audiencia poco a poco... Las sesiones de los domingos son más intensas, porque es cuando se llega al clímax y el público está totalmente inmerso en la sesión.

¿Has pinchado en algún otro club que sea comparable a Berghain?
Berghain no se puede comparar, del mismo modo que Fabric en Londres u otros clubes en el mundo no tienen comparación. Creo que un buen club es aquél que crea y define una identidad y es fiel a ella. Eso el público culto lo respeta y los artistas también, para mi es un placer pinchar en Berghain cada mes.


Creo que todavía no has pinchado en España... A ver si alguien lo soluciona pronto, ¿no?
No todavía, estuve bookeado hace un par o tres de años. En Barcelona, en un lugar llamado La Nave...

Lo recuerdo, de cuándo todavía quedaban naves vacías en Poble Nou.
Sí, era una especie de warehouse,.. La policia cerró el club la noche antes a mi sesión. Me lo dijeron justo al aterrizar en la ciudad. Así que hicimos una fiesta íntima con algunos amigos, pinché para veinte personas y estuvo muy bien.

¿Estás trabajando en nueva música para MDR, el sello de Marcel?
No, ahora mismo no... He estado haciendo algunos remixes, pero no tracks propios. No pienso mucho en ello, me pongo cuando tengo ganas. Quizá va siendo hora de que vuelva a conectar mis máquinas... Voy a mi ritmo porque no tengo la obligación de lanzar música continuamente para estar en primera línea, estoy cómodo en la situación que me encuentro.

Sólo has lanzado música en Ostgut Ton y MDR, ¿no has recibido ofertas para editar en otros labels?
Me han contactado varios sellos, lo aprecio y me halaga, pero la forma de expresarme en otras etiquetas es a partir de remixes.

¿Qué planes tienes para el futuro?
La verdad es que no tengo planes, no suelo marcarme objetivos. Es probable que edite nuevo material y que haga algunos gigs fuera de mi residencia en Berghain, pero la verdad es que mi mayor objetivo ahora es ser un buen padre.

¿Cuántos hijos tienes?
Tengo tres niños.

Eso es mucho trabajo...
¿Eres de Barcelona, no? Uno de mis hijos está loco con el Barça, dice que quiere jugar allí cuando sea mayor.

Jaja, ¿te gusta el fútbol?
Sí, aunque no soy seguidor de ningún equipo en especial, lo que me gusta es ver buenos partidos. Sí que sigo a la selección alemana, pero con el Barça disfruto mucho, sobre todo con los goles de Messi.


Más información
Facebook: Norman Nodge

Compartir