Entrevistas

Juan Arnau

Juan Arnau

Florida 135, Monegros Desert Festival y Row14. Tres símbolos de la música electrónica en España. Detrás de ellos: la familia Arnau. Las han visto de todos los colores pero ahora viven un gran momento. Han cerrado uno de los mejores Monegros de su historia (que ha contado con nuevas bazas de cara a los próximos años como la inclusión de teatro de calle y deportes extremos), Row 14 ha entrado en la lista de los mejores clubes del mundo (en el número 17 según DJMag UK) y sus fiestas elrow triunfan en Barcelona y en Ibiza. Juan Arnau nos cuenta cara a cara cómo valora esta cadena de éxitos.

Parece que os encontráis en un buen momento...
Siempre es buen momento. Cuando las cosas no van bien se aprende mucho. Cuando van bien te relajas y no mejoras. Es uno de los riesgos del triunfo: no te deja ver los defectos. Pero estamos contentos. Yo sobre todo, porque sin estar en primera línea, Monegros ha salido mejor que nunca.

¿Esta última edición la han pilotado sólo tus hijos?
Sí, junto a Eloi Martín y Juaquín Cabos, que son dos puntales muy fuertes en la empresa. Mis hijos todavía son jóvenes y tienen la suerte de estar con ellos. Son los que hacen de pasarela entre las dos generaciones. Para mi han hecho un festival de diez y hablo en calidad de espectador. Yo no podría superarlo.

¿Por qué?
Primero porque vienen tiempos difíciles a nivel de presupuestos y esponsors. Y segundo: porque lo han hecho ellos. Yo ya no hago falta, ya estoy amortizado. Cuando mi padre lo estuvo me pasó la batuta, y ahora me toca hacerlo a mi. Ahora estaré para dar la cara y hablar y defender los proyectos y la visión de la empresa. Pero el día a día es duro. Has de saber qué le gusta al público joven, y lo más importante: acertar. En la empresa ya hay una generación que hace eso por mí.

Row14 de Barcelona ha entrado en la lista de los mejores clubs del mundo y este verano estáis produciendo las fiestas elrow en Ibiza. ¿Cómo valoras esta cadena de éxitos?
Desde la prudencia y la serenidad. Es extraño tener un producto que funcione tan rápidamente. Siempre que hemos querido aportar algo nuevo a la escena, o al mundo de la noche, nos ha costado mucho dinero, tiempo y esfuerzo. De todos los productos que hemos emprendido unos han salido bien y otros no. La mayoría han salido mal y alguno ha salido bien. Los que salen bien son el combustible que te permite seguir funcionando.

¿Por qué ha funcionado elrow?
Creo que un factor clave es que han coincidido las tres generaciones de Arnau y cada uno ha aportado su visión. Mi padre la de gran empresario; yo la mía, que veo lo positivo y lo negativo; y mis hijos: que sólo ven lo positivo y tiran para adelante del carro junto con un gran equipo. Pocas veces una empresa comienza un proyecto con la perspectiva de tres generaciones. Aunque supongo que también ha habido suerte...

¿Suerte?
Ha sido un cúmulo de factores: la sala, el sonido, la predisposición de nuestro público, la mezcla de teatro, performance y electrónica de calidad... Tenía miedo al principio, porque lo veía como un proyecto, no infantil, sino teatral. Tenía miedo de que algunos dj’s se sintieran fuera de lugar. Pero todos han respondido muy bien.

Sois un soplo de aire fresco pero muchos ven vuestra propuesta muy alejada de la tradicional cultura de club.
Los empresarios no tenemos la obligación de hacer cultura. Los empresarios tenemos que ofrecer un producto de ocio, de entretenimiento, hedonista... La cultura la hace el Sónar, vosotros como periodistas, las instituciones... Pero la noche es entretenimiento. La gente cuando sale quiere divertirse. La prensa tiene otro papel, porque cuando vais a ver a un dj lo analizáis como periodistas y entendidos de música, pero dejáis de verlo desde el punto de vista de entretenimiento puro y duro, que es lo que busca la gente cuando sale de noche. Y más en estos tiempos difíciles. La gente sufre más y las pocas veces que sale quiere abstraerse. Y la cultura es bastante aburrida siempre: requiere un esfuerzo, necesita que estés centrada en ella, no te permite dejarte llevar. Hay muchas horas a la semana para disfrutar de la cultura, pero la noche es otra cosa.

Y más en Ibiza ¿no?
Tanto aquí como en Barcelona y como en Monegros lo que me interesa es la gente. No me importan ni los vip's ni los entendidos, esos que están todo el dia criticando al dj, o los que tildan a los que están bailando de poco entendidos. Estos no me interesan. Yo me encuentro muy a gusto con la gente normal. Con la gente de la calle. Quizá es porque he nacido en Fraga. Los aragoneses somos gente muy sencilla y cercana. Tú me conoces del mundo de la electrónica, de cuando empecé con Jeff Mills, pero yo desde pequeño llevo gestionando espectáculos de todo tipo y orquestas de pueblo. Has de ser creativo y básico en la noche.

¿Cómo surgió la posibilidad de traer elrow a Ibiza?
Las cuatro grandes discotecas nos vinieron a tantear. Cada una de ellas nos ofreció proyectos diferentes. La oferta que más nos gustó fue la de Privilege junto con la predisposición de su director: José María Etxániz. Nos ofrecieron un espacio para que lo usásemos como quisiéramos. Nos ofrecían un elrow Barcelona en Ibiza así que conectamos en seguida. También un poco por romanticismo porque yo he pasado muchas horas aquí. El Ku era mi club favorito, venía todos los veranos con Mari Cruz, mi mujer. Veníamos incluso después de casados y con hijos. Ibiza nos ha gustado mucho siempre. Aquí donde estamos sentados, en estas mismas mesas, cenábamos casi todos los días. Y aquí también conocimos a Locomia que nos ayudaron mucho en los 80's a convertir Fraga en un sitio puntero.

Qué míticos...
Ahora los vemos como unos horteras pero en su momento fueron muy transgresores. La gente venía al Ku a verlos a ellos. Tenían su base de operaciones en el Coco Loco, que era la parte gay del Ku, donde venían todos los gays de Europa cuando ser gay todavía no era algo tan aceptado... Por todo esto me sedujo la idea. Además tratar con un vasco siempre es un punto porque son personas muy claras. Etxániz y yo tenemos un carácter similar y eso es de agradecer cuando tienes que tener un socio por fuerza, que lo mejor es no tener ningún socio en el mundo de la noche, pero cuando lo tienes por fuerza lo mejor es tratar con una persona como Jose Mari. El creyó mucho en nuestro proyecto.

Es difícil que alguien te dé carta blanca.
Una de las primeras condiciones del contrato era que tenía que cerrar Privilege el día más bueno para cualquier discoteca: el sábado. Tenía que cerrar Privilege para abrir el Vista Club y que en la publicidad no pusiera Privilege, sino Vista Club. Queríamos darle algo de misterio, que la gente buscase donde estábamos. Esto le costó, pero finalmente cedió. Sé que le ha costado mucho dinero tener cerrado Privilege, como promotor y empresario lo sé. Soy consciente de el esfuerzo que ha hecho sin conocerme y le estaré eternamente agradecido.

Ibiza es Guirilandia pero en vuestras fiestas se ven pocos.
Vienen algunos extranjeros pero sobre todo nos dirigimos al público español. Nuestra publicidad es básicamente online, no verás un alud de carteles por la isla… Además, no queremos hacer el mismo tipo de promo que hacen las otras discotecas. Tenemos un cliente que nos conoce de España y que además es muy fiel. Por otra parte, hacemos una selección rigurosa en la puerta, no verás a un guiri de San Antonio o las típicas personas que no creen en el club, esas que sólo vienen a emborracharse o drogarse. Verás un público que quiere divertirse. Un público que después habla de nosotros y nos recomienda. Como Jorge...

¿El chico que nos ha servido las bebidas?
Él no sabe de dj’s, pero viene aquí y disfruta. Podemos hacer una apuesta. El sábado están aquí Booka Shade, que son una de los mejores propuestas de baile de calidad en Europa. El 80% de los que vienen no sabe qué están Booka Shade. Y el 90% de la gente que viene, se queda hasta el final. A las ocho de la mañana hay dos mil personas en el local. Y tenermos que echarlos. ¡Continuaríamos! Es un público que aguanta seis horas bailando y conseguir eso es dificilísimo. Puedes conseguir que venga la gente, puedes hacer un happy hour, reducciones en la entrada… Pero si la gente no está a gusto en tu club, si la persona no se divierte... Se va del local aunque haya venido gratis. Y no hay más historias.

¿Cuál es el secreto entonces?
Lo nuestro es muy difícil de copiar. La semana pasada en el show, sin contar camareros, teníamos trabajando a 80 personas entre bambalinas. Tenemos dos regidores, un escenógrafo, el grupo teatral... Todo esto es muy complicado de gestionar. Y muy caro, la producción de un show de elrow no baja de los 30.000 euros. El secreto está en que no se note.

A ver cuándo sacáis un caballo blanco en la pista rollo Studio 54...
Bueno, hace poco en una fiesta de temática retro en elrow de Barcelona metimos en medio de la sala a tocar a una banda de once músicos de jazz swing. Podrían haber continuado toda la noche, la gente no paró de bailar. Paco Osuna estaba allí conmigo y me dijo: "Juan, esto sólo lo podéis hacer vosotros". Pero también se debe a que nuestro público viene muy predispuesto a pasarlo bien...

Cuéntame otra.
En otra fiesta contratamos a una banda de músicos gitanos búlgaros. Eran músicos de la calle. Los pusimos a tocar en el jardín del club. Los contratamos para una hora con pases de quince minutos y al final estuvieron tocando 4 horas. ¡Y el público loco con ellos!

Otra, please.
Ahora mismo estamos negociando con los actores del Circo Roma, que están en Ibiza, para hacer un show este sábado. Vendrá un funambulista, unos acróbatas... Se trata de reírse de la noche. ¡Basta de seriedad! Yo quiero que la gente cuando sean las ocho de la mañana digan: "¡Se me ha pasado la noche volando!"

¿Ves posible volver a abrir como after el Row 14?
Con los horarios nunca se sabe. Es cuestión de que el político que gobierna entienda tu producto. Nosotros tenemos la esperanza de poder seguir haciendo nuestro espectáculo de día, porque es bonito hacer cosas en horario diurno. El after tiene una connotación negativa que hemos arrastrado durante muchos años por parte de los políticos. Quizá con razón en muchos casos... Yo estoy luchando por volver al día. No al concepto de after, pero sí al de espectáculo diurno. Pero no importa en el fondo, porque nos vamos amoldando y el publico también. Recuerdo que no hace mucho las sesiones fuertes en Florida 135 eran las de los domingos por la tarde. Y había muy buen ambiente, mejor que por la mañana.

¿Cómo os va afectar la subida del IVA?
Lógicamente, de forma negativa, pero hemos de aceptarlo. Hemos pasado momentos muy fáciles y ahora nos toca vivir momentos difíciles. Como empresarios tenemos que ganar menos dinero e intentar repercutir la subida del IVA en proveedores y en otros conceptos, no en el cliente final, que ya está muy afectado. Pero acepto la situación, somos un país pobre y hemos estado viviendo mucho tiempo como ricos. Ahora vamos a vivir al nivel que nos toca estar y creo que vamos a recuperar otros valores. Vamos a ser mucho más pobres pero más personas. Y menos materialistas.

Yo como soy periodista soy pobre desde hace mucho tiempo así que...
Javier Regás, filósofo y gran amigo, ya fallecido, que nos decoró la discoteca de Fraga y también hizo los Bocaccio de Madrid y Barcelona, me dijo una vez una frase que se me ha quedado grabada: "Juan, la vida es muy complicada, si alguna vez no sabes si es importante una cosa, piensa lo siguiente: si la puedes comprar, no es importante. Si no la puedes comprar, es importante". Nunca falla. Es facilísimo y lo he puesto en práctica cientos de veces. Lo que no puedes comprar es lo importante.

Más información
Web: Florida 135
Web: Monegros Desert Festival
Web: Elrow

Compartir