PUBLICIDAD
Gerd Janson

Gerd Janson

Publicada el 30 Mayo 2012 por David Puente
La primera vez que lo vi pinchar fue en la fiesta de cierre de la Red Bull Music Academy en Barcelona, allá pro noviembre de 2008, en un mano a mano que sonó a house añejo junto a Todd Osborne. Las buenas sensaciones se refrendaron en la versión académica de Madrid de finales del año pasado con dos sesiones más de alto copete (más un par de mini-mixes promocionales, uno para Boiler Room y otra para el programa de radio en directo de la misma RBMA, material que es oro puro teniendo en cuenta que Gerd no deja demasiado rastro en internet pero si destellos en el mercado físico: la maravillosa colección Computer Incarnations for World Peace  de Sonar Kollektiv es selección suya). El pasado 12 de mayo las huestes del blog Tower Of Meaning contaron con el alemán impoluto para celebrar una nueva fiesta en Siroco en la que casi nos dio el ídem con una selección final de temas que nos supo a gloria. Poco antes de su sesión aprovechamos para hablar con el germano al que fue imposible entrevistar durante el mes y medio que duró la Red Bull Music Academy. La felicidad siempre se escurre entre los dedos.
¿Alguna novedad en su vida artística desde que dejamos de vernos en el Matadero?
Bueno, desde hace un tiempo estoy pinchando más fuera. Lo cual no está mal teniendo en cuenta que no soy productor. Estoy yendo bastante al Plastic People de Londres. Un club en el que estoy coincidiendo con gente bastante joven en cabina. Es cierto que algo se mueve en Inglaterra. Y en todo caso es muy joven. 

Usted empezó a foguearse en el club Robert Johnson.
Más o menos. Yo en el Robert Johnson aprendí lo que no soy capaz de hacer aún. Allí es donde vi pinchar por primera vez a Ata que para mí es como un padre espiritual. El otro tal vez sea Thomas Hammann con el que he tenido la suerte de pinchar en las noches Liquid del mismo club y con el que grabé la cuarta entrega de los mixes Live at Robert Johnson (nota del autor: mix en el que, por cierto, se acuerdan de incluir el track Lovebass de los valencianos Lontano). Thomas es uno de esos Djs pero Djs de verdad.  Soy muy fan de los Djs locales como él. De los que construyen una identidad musical en un área muy focalizada. Como pasa con Hamman al que tienes que ir a ver al Robert Johnson si quieres disfrutarlo porque ese es precisamente su hábitat natural. Es un tipo que lleva hasta las últimas consecuencias el concepto Dj residente.

El otro día recuperé una sesión suya con Prins Thomas en Amsterdam durante una noche Innervisions, sello con el que ha llegado a publicar recopilatorios. ¿Qué le parece Prins Thomas? Uno de mis preferidos, creo que es uno los últimos Djs totales. 
No soy tan bueno ni tan ecléctico como Prins Thomas pero si me siento libre en un club también puedo pinchar techno, house y disco (risas).  De todos modos si estás en Tokyo y pinchas más ocho horas está claro que tiene casi la obligación de pinchar de todo (más risas). En las dos horas que va a pinchar un club normal y corriente es más complicado que toda esas conexiones que quieres mostrar salgan a la luz de manera natural. En el caso de Prins es una cuestión de actitud. De lanzarse al vacío sin miedo al qué pasará. Y encima tiene un sonido que lo distingue del resto que eso es precisamente lo que más admiro de un Dj. El sonido característico que te diferencia de los demás.  Algo que sólo se puede conseguir si no pinchas lo que otros. Para ello se necesita experiencia y sobretodo pasión. Como Prins que es un Dj con una cierta edad, la necesaria para atreverse a quedar en evidencia. Es un Dj de los que tuvo que entrenar muchas horas y profundizar muchas más hasta llegar a atreverse a  publicar algo propio. Así es como nacía antes un productor. Los jóvenes de hoy son en su mayoría productores metidos a Djs como de sopetón. Son todo a la vez ya desde el principio. Los de mi generación empezábamos a producir cuando cogíamos confianza y creíamos tener el suficiente conocimiento. 

Eso del “sonido característico” suena a banda de pop reconocible por sus fans…
Es que soy popero, claro (silencio). Me gusta Depeche Mode (risas). No sigo lo que hacen actualmente pero sus primeros álbumes merecen pleitesía de por vida. A partir de Violator empezaron a funcionar como una verdadera y perfectamente engrasada banda de rock. 

Entonces, ¿qué acercamiento a la música le influenció más? ¿La música de Depeche o el krautrock?
Creo que le kraut influenció a los de mi generación más que a sus coetáneos. Demasiado adelantados a su tiempo. Para que sus prédicas fueran compartidas por público externo a la escena kraut tuvieron que pasar unas cuantas décadas.  Cuando empecé a interesarme por la música no sabía nada de Can pero en cambio Kraftwerk comenzaba a sonarme con fuerza. El legado del kraut funciona de manera subconsciente, de manera sutil entre los de mi generación. Kratwerk es como la hoja del vegetal que brota de la tierra y por tanto queda a la vista. Si arrancas lo que queda enterrado verás que es incluso más rico. Por eso Kraftwerk son tan grandes. El legado de todas aquellas bandas de kraut está más presente ahora que hace quince años. ¿La razón? Pues creo que hace quince años o incluso antes había tanta música nueva que igual estábamos más pendientes de todo lo que sonaba nuevo y que por tanto resultaba excitante. Ahora igual nos remitimos más al pasado porque… Bueno, porque igual lo nuevo ya no suena a tan nuevo. Incluso el dubstep que es tal vez el último sonido que ha aparecido en el mapa de la electrónica de baile es una continuación del sonido rave que empezó a funcionar en Inglaterra hace más de veinte años. Escuchas samplers de UK House y muchos ya te recuerdan a aquel pasado al que continuamente se remite. No son sonidos que te dejen clavado a la silla o a la pista de baile por su originalidad. Hoy en día lo original lo encuentras en el pasado. Por eso parece tan esplendoroso en los tiempos que corren. 

Un pasado a reivindicar en un tiempo en el que todo parece ciencia ficción.
Además es que con todas esas fuentes de información que disfrutamos se está perfilando un tipo de aficionado a la música muy especializado. Con la perspectiva del tiempo que nos dan, por ejemplo, las nuevas tecnologías hemos descubierto por ejemplo que el italo que sonaba de 1983 a 1984 tenía unas particularidades que lo hacen reconocible y encima muy apreciado. Y que hay gente que se ha especializado en ese tipo de sonido de tal manera que es un experto. Y si tiene suerte incluso le pueden llamar para pinchar sin haber pasado por la cantera de Djs, por decirlo de alguna manera.  Yo cuando pincho italo me limito a poner los temas que yo creo que pueden gustar un público variopinto. Pero actualmente puedes ir a fiestas puntuales sobre el periodo del italo al que me refería antes.  Es algo así como dignificar el pasado.

De todas maneras entiendo que usted es optimista respecto a la calidad musical del momento en que vivimos.
Si comparo los días en los que empezaba a pinchar con los actuales te diré que hay mucha más música de calidad ahí afuera. Más que nunca. A toda esa música nueva súmale edits, bootlegs y reediciones que pasaron de puntillas en su momento y que irrumpen con fuerza en el panorama editorial como las de la distribuidora y sello Rush Hour. Es como si el pasado no quisiera morir. Es más, es como si el pasado, el presente y el futuro coincidieran en el mismo plano temporal. Si lo paras a pensar es una locura.  No hay que sentirse pesimista. Entre otras cosas porque ese pesimismo te quita tiempo para seguir la actualidad. Si, claro que yo también tengo un problema grave para seguir el estresante ritmo que impone la actualidad en materia musical.  Pero ese es mi trabajo. Igual es un trabajo de campo necesario para escapar del montón de Djs que nos rodean.

De tal manera que los medios avanzan a la vez un disco que saldrá en uno o dos meses y cuando efectivamente sale al mercado la gente ya se ha aburrido de él porque lo ha visto reseñado en todos lados. 
Todo el mundo puede escuchar una novedad al mismo tiempo. Y eso hace que todo se acelere porque los medios quieren ser los primeros en hablar de tal o cual disco porque de esa manera se posicionan mejor en buscadores. La inmediatez nos ha dejado sin perspectiva. 

En RBMA se encargaba de editar la revista oficial de la academia. ¿Sigue relacionado con los medios especializados como periodista?
Sigo colaborando puntualmente pero no tanto como solía. Sobre todo porque no creo que sea ético ser juez y parte. Lo tuve claro desde que decidí potenciar mi actividad como Dj y luego montar el sello.

Hábleme de lo que tiene planeado sacar con su sello Running Black. 
Nunca hago planes, ni siquiera para mi sello. No me gusta planificar con mucho tiempo porque a veces te ves obligado a publicar para seguir con unas directrices marcadas de antemano. No está el mercado como para esclavizarse con planes. Además es que nunca sabes cúando vas a toparte en la vida con algo que realmente te gusta tanto que sientes unas ganas irrefrenables por publicarlo. 

Por cierto, guardo como oro en paño esa media hora que nos dedicó en el programa que emitíamos desde el Matadero para la RBMA. Siempre que se la muestro a alguien me dice lo mismo. “No lo conocía, es muy elegante”. 
Es un buen piropo. Si, ya me lo han dicho alguna vez. Claro que me gusta escucharlo. Todos los Djs tenemos esa cuota de narcisismo que nos empuja a seguir. Lo que no sé es si es muy ajustada. 

El otro día leí un Twitter con muy mala leche que decía en nombre del alcalde de Berlín: “No nos mandéis más artistas españoles, ya tenemos suficientes camareros en la ciudad”. 
Berlin sigue siendo el Disney world de la cultura de baile en Europa. Lo de Disney world no va con tono peyorativo. Es que es así. Encuentras de todo en lo referente a salir de marcha. Creo que es una escena que todavía es capaz de asumir más empleo. Y qué dure. Sólo en Berlín se pueden dar clubs de la magnitud del Panorama Bar. Es un club donde coincide en una misma sesión gente que se acaba de levantar con otra que lleva diez horas o más bailando. Igual antes era más normal en el resto de Europa, ahora eso sólo se da en Berlín.




Más información:

Discogs: Gerd Janson
MySpace: Running Back

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.