Entrevistas

Astroboyz

Astroboyz

“Estoy encerrado en este país. Me cuesta mucho vender mi trabajo. Soy muy tímido”, me comenta Àlex Silva. Tal vez por ello optó a una plaza en la próxima Red Bull Music Academy que se celebrará en tres meses en New York. Hace tan solo unos días le comunicaron que era uno de los seleccionados. "La pregunta que más me impresionó del inmenso cuestionario que tuve que cumplimentar fue la que me preguntaba por la música que pondría en una cena con mis suegros", explica Astroboyz que tiene buenas palabras para su amigo de la infancia Noaipre con el que empezó a coquetear con la música: “Ahora está muy bien enfocado. El año pasado pegó un estirón que me dejó en el sitio. Ahora ya se le puede considerar un productor”, me comenta. “Otro día te cuento el nuevo proyecto de hardcore que tengo entre manos. De momento la batería ya la tengo en mi garage”, me adelanta a punto de despedirnos. Nos volveremos a ver seguro. El futuro es suyo. Lo dicen los astros.

En tus últimos tracks se nota de forma más o menos acusada un cambio de sonido. Del house más de corte clásico a un sonido mucho más britanizado en las forma y en la manera de enfrentarse a la pista.
Es la tónica de mi vida. No voy a entrar en consideraciones psicológicas sobre cómo me afectó el hecho de cambiar de colegio tan a menudo. Pero algo de eso creo que debe haber porque cambio de orientación musical con mucha facilidad. De hecho empecé en bandas de punk y hardcore porque me gustaba la música agresiva. Cuando empecé a tocar los primeros programas o software para meterme con la música electrónica me dio por el pop electrónico tal vez porque venía de las guitarras. Después me interesé por producir house y deep house. Y me sigue molando, pero ahora quiero demostrar otras cosas. Busco un estilo propio pero amplio al mismo tiempo. Ese crossover es el que busco. 

¿Cómo empezó lo del hardcore? Una estética que te sigue acompañando por cierto. 
Empezó en Coruña cuando aprendía a tocar la guitarra. Al principio me gustaban bandas como NOFX o Bad Religion. Y a partir de ahí empecé a escuchar hardcore de verdad como Minor Threat o Fugazi que es por cierto es de mi bandas favorita como podría ser también Refused. Estuve cinco años con Zombie Riot con los que giré por España entre finales de los 90 y principios de los 2000. Un poco después en Coruña hubo mucho de lo que llamo “murcielagada”, ese punk oscuro que se impuso en algunas casas okupa de la ciudad. Coruña es una ciudad en apariencia burguesa pero también ha tenido su lado más contracultural. Aunque yo por entonces ya estaba en otra onda. 

Supongo que una vez das el paso al deep house desconectarías de esa onda hardcore porque tus compañeros te verían a partir de entonces como un bicho raro.
Lo mantenía en secreto. De todas maneras al cambiar de estilo también fui encontrando gente nueva  con la que mantenía un feedback diferente. En ese caso el cambio de sonido vino en paralelo a un cierto cambio de vida y de relaciones sociales. De todas maneras sigo siendo de esos que lo enseña todo a los amigo para que me den su parecer. Creo que seguiré siendo así. 

¿Y como es Astroboyz?
Soy muy perfeccionista y siempre creo que lo puedo hacer aún mejor. De todos modos los temas que más me han pinchado los hice en dos o tres horas a lo sumo. ¿Macerar? Yo soy de los que creen que lo debes dar todo en esas dos horas. Después vendrán los acabados típicos de todo tema. Estoy de acuerdo en que es mejor limpiar el tema como muy pronto al día siguiente. Pero esa maduración se puede dar en esas dos o tres horas iniciales.  Estoy seguro de ello. Lo que necesito es un representante de una vez... Alguien que me haga de filtro. Es que veo que me vendo mal.

¿Te puede dejar satisfecho un tema que acabas en dos o tres horas?
Totalmente. De hecho cada vez voy más rápido produciendo temas. Me he tirado un mes con un track que no he sido capaz de rematar de ninguna de las maneras porque me he empeñado en tirar hacia adelante algo que en realidad no iba a ningún sitio. Soy de los que piensa que tienes que darlo todo en esas primeras horas. Tienes que perder la noción del tiempo cuando te pones a trabajar en un tema.  Como productor intento ser artista de corazón. Cuando conceptualizo el esquema en mi cabeza ya le puedo echar el corazón. En ese caso la música es como una amante para Astroboyz. Pero luego está la profesión que es otro cantar. También trabajo como compositor y es entonces cuando me dicen lo que tengo que hacer. Aquí cumplo como si la música fuera mi mujer, para que nos entendamos. Pero está bien porque me baja de la parra. Aunque no podría dedicarme sólo a la música como profesión. Me gusta rebuscar en las cosas y eso requiere de una búsqueda personal. Aprovecha bien el momento en el que sientas deseos de hacer el amor. No hagas música por hacer porque entonces toda la química se malgasta.

Volvamos al recorrido por tu maduración artística. Lo habíamos dejado justo antes de empezar a ponerte con el house.
A mí me gustaba mucho el electro y el techno y de manera natural de esos gustos nació mi pasión por producir house de la vieja escuela. La referencia que saqué en House Café Music de Dj Ino es tal vez la que mejor define aquella etapa creativa.  Deep house con base techno muy pronunciada. Por entonces también envié temas para el sello del también gallego Fernando Grobas, Thrasher Home Recordings, pero la referencia no salió nunca a la calle porque parece ser que justo en ese momento cerró la fábrica de la República Checa de donde deberían haber salido las copias. Después también tuve relación con el sello Melodram de Terrassa que fueron los que me movieron mi primer bolo cuando me mudé a Barcelona. Me apoyaron mucho y además contaron conmigo para una primera referencia que salió hace poco más de un año y en el que me movía en un terreno más nu disco. Probé con esa variante del disco pero ahora es que no me sale y quiero hacer otro tipo de cosas. Cuando estuve actuando en Madrid con los chicos de Post Club el día que trajeron a Bok Bok ya empezaba a divisarse un nuevo Astroboyz. Más directo. Antes era más lineal en la hora y media que duraba el live. Ahora igual estoy 50 minutos sobre el escenario pero voy más al grano. Después de pasar por la Red Bull Music Academy seguro que se habrá acabado de perfilar ese Astroboyz que ahora está como en transición. Sé que allí coincidiré con gente como Koreless al que ya conozco porque lo traje a pinchar a Barcelona hace algún tiempo. Me gusta mucho su estilo y seguro que algo haremos juntos en aquellos estudios que seguro que son la bomba.

Y este próximo mes de septiembre entonces desvirgas otro sello: Struments.
Si, estos son de Vilassar de Mar pero viven en Barcelona. Son los mismos que organizan el Save the Day, ese festival que se celebra en el hotel W y que contó durante el Sónar con Theo Parrish. De momento me han explicado que no seguirán una línea cerrada por eso me pidieron un par de temas atemporales. Por lo que a mí respecta les pasé una demo y de todo ese paquete de temas había desde una línea más UK a otra más Detroit. Lo que eligieron al final se podría definir más o menos como “garagero” pero a la vez paisajístico. Hay un track más flotante, más de viajar con la mente, más melódico… El otro track va más al grano es más directo. Y después viene un remix de Jimmy Edgar.  Por cierto, el disco lo masterizó Redshape o sea que empiezan a lo grande. El cover también me gustó con ese rollo tan personal. Las copias de momento sólo saldrán en vinilo y están entre las 200 y las 500 pero por lo que sé igual al final se decantan por el medio millar.

Por cierto, antes de acabar, háblame de tu relación con la música como profesión. 
Hice un master  de composición de bandas sonoras que era con lo que me quería ganar la vida dese hace mucho tiempo. Me pedían grado medio de solfeo o ser profesional de música. Les mandé un Cd diciéndoles que había currado dos veces y que tenía que hacer ese curso porque me iba a aplicar muchísimo. Estuve un año sin dormir. Estudiando armonía por las noches para poder entender de qué me hablaban durante el día. Al acabar el curso un profesor se iba a Bratislava a completar un trabajo y unos cuantos de clase le propusimos acompañarle. Nos fuimos seis alumnos a ver cómo supervisaba una grabación de la orquesta de Bratislava en el estudio más grande de la radio nacional de Eslovaquia. En esa orquesta no falla ni uno.



Más información
Astroboyz en Internet
Bandcamp

Compartir