Entrevistas

Mike Huckaby

Mike Huckaby

Todos los respetos del mundo a la hora de afrontar esta nueva entrevista. No todos los días se tiene delante a uno de los artistas más carismáticos y v completos de la escena electrónica de Detroit. El señor –con todos los honores- Mike Huckaby lleva más años de experiencia en esto que tú y yo afeitándonos el bigote. DJ/Productor propietario de sellos que nos enchufan muy buen deep (S Y N TH y Deep Transportation), ha empeñado casi quince años de su existencia en vendernos los discos “al dente”, es diseñador de sonidos para marcas archiconocidas, también educador de críos a los que enseña producción musical, etc. Una enciclopedia viviente con patas vamos… Su saber hacer le acaba de deparar una nueva sorpresa –aunque él ya se la esperaba- y no es otra que ser el encargado de recopilar y mezclar el 20º Aniversario de Tresor. La conexión Berlín-Detroit funciona cuando el capitán a los mandos puede presumir de ser uno de los que más saben del equilibrio perfecto entre techno sagaz y house con entrañas. Y tanto.

Para calentar motores, me gustaría saber que significa actualmente “la música” para alguien tan curtido como usted.
Es la mejor manera que conozco, que permite expresarme sin palabras de un modo serio y profundo. En Detroit, la música no es simplemente una salida más, sino el primer y único camino. Mientras en una ciudad como Nueva York se pueden hacer unos 1000 dólares por sesión, en la nuestra el equivalente serían unos 100. Y eso que son dos sitios extremadamente parecidos, especialmente en los últimos años, gracias a que Detroit sigue omnipresente y en constante movimiento.

¿Cómo definirías en pocas palabras ese “alma” que envuelve el sonido Detroit?
Es muy curioso que me hagas esta pregunta. Es mucha la gente que últimamente me pide poder describirles o explicar la esencia del sonido Detroit. Para mi es bien sencillo, es la banda sonora de toda una vida. El sonido que acompañó la vida de Terence Dixon, la de Juan Atkins o la de Rick Wade. Una experiencia cualquiera como la compra de un ticket de aparcamiento, la ruptura con tu chica, malas noticias, buenas noticias… De algún modo te las acabas arreglando para componer un tema utilizando ese caos o armonía que te rodea la existencia.

¿Cómo ha sido esto de ser llamado nada menos que por los berlineses de Tresor para mezclar su 20º aniversario?
Esto surgió como una oportunidad, un tren que tenía que pasar, y yo me encontrado en el instante y sitio correctos. Visualicé que este mix sucedería algún día, y así ha sido. Tuvimos varias reuniones para discutir la posibilidad de llevarlo a cabo, hasta lograr hilar fino y subsanar todo tipo de detalles. Acostumbro a ser muy previsor. Me gusta posicionarme y manifestar incluso los posibles imprevistos. Mis ideas se manifiestan rápidamente, son fuertes y llenas de ganas. Todo deber estar hecho con sentido. A menudo soy yo quién da la luz verde cuando trabajo codo con codo con un grupo de más personas, unas ideas, o una compañía.

¿Por qué piensas que dos ciudades tan distantes pueden atraerse tanto? Electrónicamente o no.
La música electrónica creada en Detroit ha gozado desde siempre de una gran acogida en Alemania. Ha sido un país que le ha dado salida a ese sonido incondicionalmente. Alemania es, además, un lugar con mucho frío, el clima es duro y encima posee particularidades bastante peliagudas arraigadas en su historia y su sociedad. Así que pienso que para los germanos debe ser más sencillo relacionar nuestra música y el entorno donde está hecha, porque son similares. Ambas ciudades, ahora refiriéndome a Berlín, comparten varias cualidades y caracteres de identidad.

En tu selección final encuentro un tracklist estupendo con artistas tan significativos como Robert Hood o Joey Beltram. ¿Qué significan todos ellos para ti?
Forman parte de todos esos que construyeron la escena techno en el medio oeste norteamericano. Estos son los discos que he querido recopilar ahora. Aquellos clásicos que el público recuerda y guarda en su memoria acompañados de buenos momentos. Recuerdo incluso cuando la mayoría de estos vinilos eran vendidos por mi mismo mientras trabajaba en Record Time (Detroit). Nos abastecimos, sin dudarlo, del extenso catálogo de Tresor. Llegamos a vender cientos de copias de cada título incluido en este CD del 20º aniversario. Así que estoy muy familiarizado con todos ellos, gracias a esa venta y como no, también a pincharlos personalmente.

Ya que lo acabas de nombrar, ¿Cuáles son los últimos recuerdos que guardas de todos esos años vendiendo discos en Record Time?
Alguien me dijo en una ocasión "para que nuevas puertas se te abran en la vida, otras ya existentes deben ser cerradas". Puede ser muy doloroso darse cuenta a veces, pero ahora doy fe de que es cierto. Muy riguroso y jodido fue cuando dejé de trabajar allí. Un buen día entré en la tienda y me dijeron de buenas a primeras que ya no trabajaba más allí. Con las puertas en las narices y sin previo aviso. Por aquel entonces estaba afilando mis habilidades produciendo, gané en regularidad y pude incluso dedicarle todo el tiempo necesario. Poco después surge la oportunidad de enseñar en Youthville. También daba a luz mi segundo sello, S Y N T H. Los primeros lanzamientos no tardaron en salir, como los remixes del tema Electromagnetic Dowsing por Deep Chord. Pronto empezaron a ofrecerme remezclas interesantes y el tour por Europa no tardó en caer. Así que básicamente, ese hecho tan triste no hizo otra cosa más que afinar mi experiencia como productor, siempre manteniendo una fe incorruptible en Dios y en mi mismo… Y salió todo bien.

¿Qué técnicas serían las más idóneas para conseguir el mejor rendimiento posible de un buen productor?
La verdad es que no me importa mucho lo que usa cada uno para crear música. Lo que si deseo fervientemente es que la calidad de los temas editados hoy en día fuera mejor de lo que es. La calidad y la profundidad en el resultado final es lo que verdaderamente me importan. Cada uno que use los dispositivos que le resulten más cómodos. Es lícito que uno se desviva y se exprese con su equipo favorito. A mí me sucede por ejemplo con el Waldorf Wave… Pero una vez más, el resultado final es lo que importa.

¿Y qué tal te desenvuelves con los softwares musicales?
Me gusta Reaktor ya que crea una relación de reciprocidad con cada pieza del módulo. Puedes establecer una comprensión más profunda de lo que es la síntesis como con ningún otro programa. En este momento, mientras ando de gira por Europa, me estoy leyendo el manual de más de ochocientas páginas. Si entiendes Reaktor a un nivel medio, podrías controlar o manejarte con cualquier tipo de música electrónica. Y cuando afirmo esto no hablo tan solo de house y techno. Tengo una sensación similar con Ableton.

He conocido muy pocas personas tan completas y vinculadas como usted con la música y tantas de sus ramas…
Es muy importante saber equilibrar los roles que desempeñas. En primer lugar soy un DJ, en segundo, productor. Y finalmente diseñador de software y educador. En ese orden exacto. Es crucial entender esto, y afirmarlo así, para que te identifiquen sin margen de error. Siempre habrá alguien después que meta la pata por ti. Entonces terminarás con más de un disgusto que puede afectar incluso a tu propia carrera. Siempre estoy en la búsqueda de nuevos sonidos. Me conforta descubrir como lo que diseño es utilizado por otros DJ’s y productores para hacer su música. Me da la respuesta definitiva de cómo puedo mejorarlo. En mis clases, me gusta dar muy pronto a los alumnos la posibilidad de meterse a perfilar sonidos y programarlos. He tenido la fortuna de ver como dos de ellos en Youthville, de 11 y 14 años, diseñaron parches de audio para Twisted Tools (en Reaktor). Que hagan ya esto a una edad tan temprana les dará mucha confianza para enfrentarse, mucho más instruidos, a recorrer un largo camino de producción y esfuerzo creativo.

Me atrae personalmente la calidez como usted trabaja el deep house… ¿No quedamos en que Detroit es sinónimo de frialdad?
Uno no siempre debe absorber la negatividad del entorno. Para sobrevivir en este negocio se debe permanecer alejado de la ansiedad y los impulsos nocivos. Entonces todo irá bien. Jamás olvidaré el profundo comentario que me hizo Cliff Thomas, de Buy-Rite Music, cuando estuve trabajando con ellos: “no te preocupes si las tiendas de discos están cerrando, ni de los problemas de distribución, la incursión de los mp3 o cualquier otro tipo de formatos… Tu trabajo es tan simple como mantener intacta la creatividad ante todo eso”.

¿Crees que existe una batalla entre vinilos y los formatos digitales como el mp3 o el WAV? Ganando estos dos últimos…
No considero que exista tal batalla. Es un fregado meternos a discutir tendidamente ahora sobre esto. Soy un enamorado del vinilo, es lo que me vale. Me encanta ese lado humano de interactuar con la persona que me vende los discos. Otros prefieren justo lo contrario. Mi relación con el vinilo es muy fuerte debido también a ejercer como propietario de discográfica, prensar 12”, y como ya sabéis, haber trabajado durante 14 años en una tienda de discos. Es imposible convencer a una persona joven que eche de menos algo que nunca antes tuvo en sus manos, es una opción menor para ellos, aunque yo les cuente con pasión la historia del vinilo. Éste, siempre estará con nosotros. Pienso que muchos productores regresarán a él debido a la saturación del mercado mp3. A esa incapacidad que tienen los sellos de ver expuesto sus trabajos por exceso. Cada lunes diez mil mp3 son publicados. Ya para final de la semana han salido cincuenta mil mp3 nuevos… Haz las cuentas.

Ponme los dientes largos rememorando algunos de esos primeros discos con los que creciste… Irremediablemente ¿me debe venir a la cabeza la Motown?
Como persona que ha vivido en Detroit durante toda su vida, crecí escuchando y por lo tanto influenciado por la música que mis padres escuchaban. Esa música era funk y soul, sonido Motown. Más tarde, me desvié hacia la electrónica, para posteriormente reducir mi abarque y especializarme en deep house y techno. Stevie Wonder y Marvin Gaye son los más grandes de esa época, e influenciaron posteriormente el movimiento electrónico de Detroit.

¿Existe en su opinión un club en Michigan-Detroit comparable al legendario Tresor?
No, para nada. El único club que se le podría acercar era a finales de los 80, el mítico The Music Institute. Era sin duda la sala más importante que existió cuando el sonido Detroit comenzó a emerger y despuntar. Actualmente no hay mucho donde elegir. La mayoría de los locales programan una música extremadamente comercial. No hacen más que alejarse de aquello y no tienen nada en común con los DJ’s que aún confían en un sonido Detroit puro. Irónicamente, esto no es una amenaza para el multitudinario público que sigue a los DJ’s autóctonos de deep house y techno. Nos mantenemos fieles a lo nuestro, y estos sitios, a lo suyo. Nuestra escena deep house, especialmente si me refiero a la de pinchar discos a una velocidad más baja, sintiendo cada surco, cada groove, ha surgido con fuerza como una rebelión en contra de los clubes masivos. Todos y cada uno de nosotros ha pasado por esas cabinas infinidad de veces, y luego nos fueron quitando del medio… Fuimos reemplazados por DJ’s con una música más dura, rápida, y en definitiva un sonido más lucrativo.

Tantos años de experiencia habrán ayudado a cómo enfrentarte tras los platos de los distintos clubes por lo que pasas, ¿Me equivoco?
Debes centrarte en lo que mejor sabes hacer. Seguir tu intuición. Si posees solidez mezclando, eres capaz de leer al público, y tienes la suficiente sabiduría para construir cada momento, puedes tocar en cualquier club. Un DJ necesita saber cómo edificar su estilo propio. Aunque coja prestados aspectos descubiertos en otros compañeros, descartando los que consideres insignificantes. Pulir los logros y aprender de los errores, ser pertinaz. Al final todo se trata de una cuestión meramente personal. Más tarde aprenderás a leer a la multitud, para darte cuenta cuando debes dirigirles, si fuese necesario, a un ambiente más duro o profundo. Encuentro que la gente en Europa tolera bastante bien el deep, pero dentro de éste, lo concebís como algo más oscuro y enérgico. La mayor parte de nuestro característico sonido ha sido gracias a tomar muchas cosas en consideración. Yo me mantengo firme en mis raíces deep house y techno de calidad. Según cuando, puedo llegar a inclinarme más por lo uno o por lo otro. Depende mucho de la calidad de los discos que se estén publicando. En este momento estoy bastante aburrido de los lanzamientos que están surgiendo en ambos géneros. De verás, espero que esta tendencia cambie muy pronto.

¿Qué producciones te traes últimamente entre manos?
En este momento estoy trabajando en lanzamientos para mis dos sellos: Deep Transportation y S Y N T H. Acabo de finiquitar un buen puñado de remezclas para artistas como Vladislav Delay o Pole. De repente me he encontrado con un montón de tiempo libre. El cual cambiará seguro la próxima vez que revise mi bandeja de emails. Últimamente me inundan con nuevas peticiones para hacer remixes. El próximo que si os puedo asegurar ya que haré será para John Spring de Airdrop Records.

Para concluir, por favor Mike, finalízame la siguiente frase: “Si el deep house debe caracterizarse por su sonido penetrante y sensual, el techno …”
… No debería convertirse en un equivalente para crear temas con una fórmula simple e infalible de llegar a la pista de baile a través de mucha compresión y contundencia”.


Más información
MySpace: Mike Huckaby

Compartir