PUBLICIDAD
Mark E

Mark E

Publicada el 16 Mayo 2011 por David Puente
Mark E es uno de los productores más en forma en esa encrucijada que formarían el house y el disco. Sus reedits publicados en los dos tomos titulados Works nos muestran bien a las claras que es el otro cirujano de Birmingham. Precisión y buen gusto en una colección publicada en dos partes con el que se ganó nuestro corazón. El británico después demostró con su remix del Little People original de Matthew Dear que también es capaz de insuflar espíritu house a todo lo que toca fuera del corsé de la reedición. Estos días está presentando su primer álbum en el sello Ghostly, Stone Breaker y gracias a la rueda promocional pudimos hablar con él vía Skype. Mark con E de éxtasis claro. 
¿Le fastidia tener que cumplir con este tipo de compromisos promocionales? Se lo pregunto porque tiene fama de trabajar muy por su cuenta.
No me supone ningún problema hacer este tipo de actividades promocionales. Entiendo son una buena herramienta para que la gente se entere de lo que estás haciendo.  Y a mi me gusta hablar de lo que hago. Y más cuando se trata de un álbum que es un trabajo que supone mucho tiempo y esfuerzo. Cuando estoy trabajando ya es otro cantar. Entonces si, prefiero estar recluido en lo que hago. Pero después llega el momento de hacer entrevistas y entonces es cuando puedo hablar de mi trabajo con gente que me llama de España como es tu caso.  Hace unos años, cuando empezaba en esto, no me podía imaginar que un día iba a estar hablando con un periodista de otro país a las doce y media del mediodía de un viernes de primavera. No es que me sienta orgulloso de responder entrevistas. Es que me parece que es un indicio de que las cosas marchan. No sé si bien o mal. Pero de alguna manera mi carrera  evoluciona. Eso está claro.

Entonces quedamos en que este Stone Breaker es el primer álbum propiamente dicho de su discografía.
Si, las otras colecciones eran más bien un recopilatorio de mis edits. Este si que lo considero el primer álbum de mi carrera.  Porque además sólo he utilizado unos pocos samplers… lo cual creo que no es ningún pecado. Haberlos, haylos.

Es una adicción eso de usar samplers…
Ahora intento no samplear… demasiado. Aunque a veces no te queda otros que utilizarlos. Porque el tema a veces te lleva hacia un callejón sin salida. De todas maneras y como he dicho antes, la música electrónica nos ha enseñado muchas veces que sin el uso del sampler esto no hubiera progresado de ninguna manera. A medida que uno va creciendo como productor  parece como si eso de utilizar prestado partículas de otros temas estuviera reñido con el propio ego artístico del productor en cuestión. Algo así como, “no voy a utilizar samplers porque ya soy un productor hecho y derecho”. Y tampoco es eso. La creación artística tiene muchas maneras de manifestarse.

Teniendo en cuenta sus dos anteriores colecciones de edits digamos que Mark ha evolucionado, no sólo porque ahora utiliza menos samplers, si no porque además ha pasado del disco al house de este su primer álbum.
La gente se ha hecho una idea equivocada de mi recorrido musical motivada por la publicación de los dos números de mis recopilatorios Works 2005-09 (vol 1 y 2). En realidad yo soy un productor de house. De joven mi hermano me acompañó a mis primeras fiestas que eran de house. Los primeros discos que me compré eran también de house. Mis héroes de más joven han sido Djs como Tony Humphries y Frankie Knuckles. Todo el mundo me pregunta ahora si vengo del disco. Y no, yo soy un hombre de house.  Los edits de disco llegaron más tarde.  Llegaron justo en el momento de la fiebre de los reedits. Una coyuntura que ha ayudado a mi supuesto éxito. Decidí publicar mis dos recopilatorios de reedits para decir aquello de: “Ey, yo también estoy aquí”. Pero sería injusto reducir mi carrera a estos trabajos que en realidad son pasatiempos. Eso si, pasatiempos muy complicados de completar. ¿Por qué empecé a hacer edits de disco? ¿Pues por qué no se pueden hacer edits de house? ¿O si? En todo caso es una especie de entretenimiento que te va enganchando hasta que al final no sabes cuando parar y cuando te quieres dar cuenta te encuentras con una colección de tracks en tu disco duro que quieres mostrarle al mundo. Como cuando completas un cubo de Rubik. Si no se lo enseñas a nadie es como si no lo hubieras conseguido. Un edit es un pasatiempo que puede complicarse cuanto quieras. Yo mismo soy amigo de dejar los temas irreconocibles. Quiero decir que me gusta alterar la estructura entera del tema. Es la manera que tengo de aportar mi granito de arena. Cojo un track pero lo dejo irreconocible a mi imagen y semejanza. Me gusta dejar mi marca en lo que hago. De esa manera también eres respetuoso con el tema original. El resultado es otro tema distinto. Creo que esa es la manera como progresan las cosas.

Y llegó el aluvión de edits en el que hemos vivido durante los últimos cinco años y entonces va usted y lo deja.
Si, claro. Llega un aluvión compuesto por buenos edits y por malos edits que en realidad son bootlegs. No es lo mismo. De todas maneras yo dejo de editar porque el sonido me lleva hacia otro lugar.  Antes te he dicho que me gusta dejar huella en lo que hago. Por tanto el paso lógico es publicar música original. Es que además el público ya no valora el edit como lo hacía antes. Mi decisión también es una manera de dejar de confundir a la gente. Si todo el mundo se pone a hacer edits acabaremos por masticar la música como se mastica un chicle que ya no tiene sabor.

Para muchos supuso una sorpresa que decidiera publicar su álbum en un sello en apariencia tan poco Mark E como Ghostly. No sé si se lo han comentado.
Es una sorpresa aparente que en la práctica funciona. Además es una buena manera de abrirme a un mercado tan complicado como el norteamericano. Tampoco quería acarrear con los gastos en mi propio sello Merc. Ya perdí suficiente pasta con mis propias fiestas en Birmingham. Es broma. No sé,  creo que elegir un sello que nadie se espera ya es una manera creativa de presentar tu propio trabajo.

Y qué me dice de Birmingham. Una potencia en cuestiones como el industrial o el techno pero no demasiado reconocida en términos más disco o más house. ¿Se siente un extraño en su propia ciudad?
Amo a mi ciudad como no puede ser de otra manera. Pero es un poco decepcionante que todavía no haya resurgido de sus propias cenizas como han hecho otras ciudades como Bristol o Manchester. Cuando me mudé aquí hace 15 años pude ver a Moodyman, a Metro Area, a Greg Wilson, a Theo Parrish… No estaba nada mal la ciudad. Cada semana podías escuchar aunque fuera un poco de cada estilo. Me puedo ir a Japón y pinchar para 3000 personas. Aquí en Birmingham es imposible. Es que nadie me conoce. No quiero ser malo con mi propia ciudad pero aquí la gente cuando sale lo que quiere es bailar música inmediata. La cosa mejora pero muy poco a poco. Parece como si la gente se hubiera conformado con vivir la música de manera puramente escapista. Y eso debo reconocer que me fastidia un poco. Eso si, tampoco podría vivir en Londres. A la capital me gusta ir de paso. Me gusta sentirme forastero en Londres. Pero sería muy infeliz levantándome todas las mañanas allí. Prefiero vivir en una ciudad donde pasen pocas cosas interesantes pero en la que pueda trabajar a gusto que estar viviendo en una megapolis como Londres.

Mark E - Stonebreakin' Mix

Más información:

Myspace: Mark E
Web Oficial: Merc
Web Oficial: Ghostly


Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.