Entrevistas

Katy B

Katy B

No deja de resultarle extraño a éste que os escribe, curtido en la electrónica de beats y atmósferas imposibles, el citarse para entrevistar a una joven, muy joven artista, que lo está petando en las siempre complicadas listas británicas. Coincidencias de la vida tiene el que sucediese durante el viernes de la pasada edición de Sónar, donde hizo doblete. Me siento con cautela junto a la pelirroja Kathleen Brien –nos sonará mucho más por su nombre artístico Katy B- desde ya, un auténtico caramelo con esencia dividida entre el undeground del sur de Londres y el lograr convertirse en toda una ‘dancestar’ de las nuevas generaciones. Su álbum debut On A Mission (Columbia/Rinse, 2011) lleva la impronta de consagrados productores de la escena “bass” como Zinc, el revolucionario Benga o el fundador de la hasta hace poco emisora de radio pirata Rinse FM, Geeneus. Katy B, que tiene de por sí sangre ganadora, ha sabido conjugar la sabiduría de todos éstos con diversión y todo un alegato sonoro de su amor por la amistad y las discotecas. Un pequeño relato de cómo aprender calcando, crecer compartiendo y triunfar interpretando.

Tan jovencita como eres ¿Cuándo y cómo te empezaste a dar cuenta que gracias a la música ibas a curtir tu futuro profesional?
Bueno, es muy cierto que puedo sentirme realmente afortunada pues nací en 1989 y mi idilio con la música ha sido decidido, claro y rápido. El entorno y el nacer en un país como Inglaterra sin duda me ayudaron. Empecé aprendiendo a tocar el piano a muy temprana edad, al poco tiempo casi que dejaba de ser un bebé, tenía unos seis o siete años por entonces. Y no yendo precisamente a una escuela, si autodidacta ante mi propio teclado y tratando de reinterpretar toda aquella música que me gustaba. Por ejemplo Alicia Keys, de quien solía coger “prestados” sus acordes. También andaba enamorada de cantantes como Mary J. Blige o Faith Evans… Más tarde fui a la BRIT School (instituto de artes de donde salieron también interpretes como Adele o Leona Lewis) donde estuve rodeada de personas llenas de ideas y talento. Esto me ayudó mogollón a progresar artísticamente, aprendí a mejorar las estructuras de las canciones y cosas así… Toda esta pasión tan temprana acabó por eclosionar, calar en el gran público y gracias a todo esto, estar ahora mismo aquí sentada delante tuya desarrollando esta entrevista y dispuesta para hacer dos conciertos en Barcelona en un mismo día.

Tus primeros devaneos fueron sin duda con el R’n’B y el funk, sin embargo en el álbum On A Mission encontramos muchas más referencias a los sonidos de club ¿Cómo entraste en ellos? ¿O quizás fueron ellos los que vinieron a ti?
(Risas) Pues fue precisamente a colación de lo que hablábamos antes. Durante ese periodo en el que estaba inmersa en mis estudios. Concurrieron dos cosas, el yo andar por los siempre curiosos diecisiete-dieciocho años, y el tener alrededor a toda esa fabulosa panda de DJ’s, músicos que tocaban en bandas, etc. Empecé a salir más, todas las semanas, y descubrir todos esos estilos que se pinchaban en los clubes por la noche. Rápidamente me encandilaron y los hice míos. Me inspiraban a la hora de componer. Son perfectos para que uno se lo pase bien y desconecte de la estresante vida diaria… No podía dejarlos escapar y andaba ansiosa esperando el momento de ver a la gente disfrutar y bailar con mi propia música. Posteriormente en la emisora Rinse FM, conocí a productores como DJ NG o Geeneus que me introdujeron e indujeron más de lleno a sonidos como el UK Garage o funky house. Con el primero realicé en 2006 el tema titulado Tell Me, también junto a MC Versatile. Dos años después este trabajo no cayó en saco roto y fue cogido por Ministry Of Sound/Data records. Fue extraordinaria la repercusión que obtuvimos cada uno de nosotros con éste single enmarcado precisamente en eso, sonoridades urbanas muy bailables llenas de UK funky.

Acabas de mencionar a Geeneus, con él sí que acabaron de saltar las chispas que encendieron la llama del estrellato, ¿Me equivoco?
No te equivocas. El éxito insospechado del tema Tell Me llamó rápidamente la atención de Geeneus, quien tenía en mente –entre otras cosas- preparar un álbum recopilatorio entorno a la familia creada en Rinse. Ya fuesen DJ’s o productores vinculados tanto a la emisora de radio como la discográfica. Pensó en mí para que trabajase como cantante en alguno de los tracks incluidos. Una cosa lleva a otra, pues tiempo después grabé voces en el single Perfect Stranger del potente proyecto de dubstep denominado Magnetic Man. Al mismo tiempo prácticamente, tanto Geeneus, como Zinc o Benga se encargaban de coproducir mi primer largo On A Mission, que vio la luz un año después, justamente en abril de 2011, gracias a esta buena onda y combinación entre todo el equipo. Además de a una estupenda reacción de crítica en medios tan importantes como NME, Pitchfork Media, The Guardian, BBC,etc… Gracias al conjunto de todo esto, ahora estoy donde estoy.

¿Y no me comentas nada de ese clasicazo de finales de los 80 que versionasteis juntos? (ella junto a Geeneus)
Ah claro, te refieres al tema de Inner City Good Life. Bueno este reto era una auténtica obsesión que rondaba por la cabeza de Geeneus durante bastante tiempo. Encontró en mi la candidata ideal para recrear esta pieza tan conocida pero inyectándole una gran parte de nuestra personalidad. Sin variar las melodías pero añadiendo en la versión un house más fornido, con más percusiones, sub bajos más penetrantes… Nunca intentamos mejorar el original, sino divertirnos, el resultado final fue muy satisfactorio. Bonita manera de presentar éste clásico a un público más juvenil. Yo misma, pues esta canción es de 1988, yo nací justo al año siguiente.

Artistas como tú han conseguido una legión de nuevos seguidores, ¿Crees que por fin sonidos como el dubstep gozarán de más vidilla en el mercado? ¿Ves esto como positivo?
La verdad es que no sabría decirte cien por cien segura. Que un sonido como el dubstep se expanda y rompa fronteras no debería tratarse como algo malo. En Londres todo el mundo está muy acostumbrado a escucharlo, bailarlo… Es un buen momento creativo para que éste llegue en todas sus vertientes desde el underground británico a cualquier rincón del planeta. Como ha llegado incluso a apuntar algún medio, me encanta reflejar de una forma convincente la vida actual de Londres y parte de su generación más veinteañera. Puedo sonar más pop de lo normal, es posible, pero se nota en lo que hago que la noche y la escena de club me inspiran siempre. Encuentro como algo muy positivo que en un festival vuestro tan importante a nivel internacional como es Sónar, se programen artistas de la talla de Skream, Redlight, Benji B o por supuesto Magnetic Man. Imagínate encontrarnos aquí de golpe y porrazo en España todos juntos. MM y yo estamos en la misma agencia, y como ya sabes uno de ellos (Benga) ha sido parte activa de mi primer disco. Estos chicos también están elevando a niveles insospechados el dubstep. Si los ves actuar te darás cuenta que no son de un molde normal, desbordan diversión y yo incluso llegó a pensar que se trata de unos alienígenas. Definitivamente no son humanos, si una especie de soldados que pueden mordisquearte el corazón con su descarga musical. Hits continuos de bases y bajos poderosos pero con algún nuevo ingrediente más. No nos olvidemos tampoco de Ms. Dynamite, otra pieza fundamental de esta familia. Ella participa en uno de los singles más importantes del disco, Lights On, que junto a Katy On A Mission se metió de buenas a primeras en el top 5 de las listas británicas. Grabando con ella la primera vez en el estudio te das cuenta que es un encanto de persona, muy humilde y cercana. Encima te hace guardar los nervios y consigue sentirte muy relajada. Ella es fascinante. Mira por donde, Lights On es otro de esos temas que más influenciado por la escena de club no puede estar (risas). Imagínate yo allí en la pista bailando con las manos en alto cuando de repente te encienden todas las luces de la sala ¡No queríamos irnos a casa aún! ¡Queríamos otra canción! ¿Te habrá pasado alguna vez verdad?

Pues sí, demasiadas veces. Imagino que es aún pronto para preguntarte si todo este trajín –entrevistas, sesiones de fotos, giras- que trae de regalo destacarte del resto, comienza a resultarte cansino…
Bueno a día de hoy tengo muy claro que todo esto es lo que debo hacer. Me siento feliz, y soy aún muy joven para sentirme cansada. Forma parte de mi vida y de mi trabajo. Me encanta que me hagáis entrevistas, cada uno de vosotros siente de una manera distinta mi música. Yo misma me considero una adicta a leer las entrevistas de otros artistas y saber más de sus vidas, sus impresiones, los sitios donde residen, las influencias, etc. El tema fotos, bueno soy una chica y me encanta. Por último sobre las giras (risas) ¡es y va a ser una locura! Todo el verano de arriba abajo tocando de un festival a otro, es emocionante. Estoy llena de energías para afrontarlo. Me encuentro inmersa “on a mission” que no ha hecho más que empezar, deseo sea continuada y nunca termine.

¿Y tus amigas? No creo que estén demasiado felices perdiéndote de vista por tanto tiempo…
La verdad es que están bastante contentas porque realmente no hemos perdido en absoluto el contacto. Encima pueden venir gratis a los eventos donde actúo. Para colmo muchas de las canciones surgen cuando estoy con ellas. Junto al ambiente de club, ellas son parte de mi inspiración para escribir. Cuando luego tengo que salir con ellas a divertirme, sigo siendo la primera en plantarme en la pista de baile y no parar de mover los brazos alzados y las caderas al ritmo del DJ.

¿Qué nos vamos a encontrar actualmente en un directo de Katy B?
Partiendo de la base que mí música es bastante electrónica, hemos pensado llevar esta experiencia sobre el escenario con un concepto mucho más de banda. Varios músicos me acompañan: batería, bajista, teclista, sección de vientos y hasta un MC. Tocaremos principalmente temas del disco: Katy On A Mission, Why You Always Here, Perfect Stranger y por supuesto Lights On. Es estupendo como un sonido propiamente analógico puede llegar a someterse por los instrumentos en vivo. Los chicos del saxo y la trompeta por ejemplo, brindan un resultado muy llamativo. Son unos campeones. Es un extra incalculable interpretar tu propia música concebida con máquinas con tal compañía. Sin embargo a la hora de escribir las canciones ya pensaba en como luego sonarían en directo. Es por esto que van a seguir siendo piezas muy bailables, aunque no todos los sonidos o beats sean sintéticos. Pero si que habrán elementos electrónicos, no pueden faltar. Otra cosa súper importante es procurar conectar con el público. Sin ellos no somos nadie. Luego, si aún quedan fuerzas, me gustará mezclarme entre la multitud y chequear algunas bandas que no conozca. Eso es algo con lo que disfruto en los festivales. En general me recreo con todo lo que rodea los conciertos.

Y termino, ¿Una diva de la música a la que admires y aún no me hayas nombrado?
Definitivamente Lauryn Hill, toda ella pero esencialmente su sensualidad y la forma de escribir, fueron influencias incalculables.




Más información
Web: Katy B

Compartir