PUBLICIDAD
Cosmin TRG

Cosmin TRG

Publicada el 22 Junio 2011 por David Puente
Cosmin Nicolae me espera en la zona de prensa del Sónar de día bien parapetado tras sus gafas de sol. "Aún no me he recuperado de la barbacoa de Red Bull del miércoles (y estamos a viernes). El productor rumano ya tocó hace tres años en la versión diurna del festival cuando la gente de Red Bull Music Academy montaba aquellos “pitotes” en una de las plantas del MACBA. Tal vez por eso, este año hubiera preferido probar las mieles de la noche. TRG estuvo en la edición de Toronto de 2007. “Mi estancia en la academia me sirvió para valorar subgéneros que me habían pasado desapercibidos porque, entre otras cosas, no podía pincharlos en mis sesiones. En Toronto me di cuenta que la música sobretodo es comunicación". Y así, comunicándonos llegamos a hablar incluso de Demis Roussos y de los vientos de cambio.
¿De donde sale la materia prima musical del sonido de Cosmin TRG?
Empecé a interesarme por el garage y por el 2step, toda la Bass Music. Estoy interesado desde hace bastantes años en todo el contínuo de música británica y urbana que ha ido surgiendo en los últimos años. Eso ha hecho que me haya introducido en ese mismo flujo a medida que iba publicando en sellos ingleses. Después vino la reacción berlinesa a todo ese magma musical y empecé a ser requerido por sellos alemanes. Rush Hour Recordings también me abrió camino en el mercado holandés y reforzó mi presencia en el centro de Europa.

¿Cómo llega a interesarse por todo ese sonido un chico de Rumania? Un país cerrado a estímulos exteriores hasta finales de los 80, por cierto.
Incluso antes de 1989 había una pasión latente por la música. Se gestaba por entonces una comunidad de músicos de jazz y de electrónica que empezaba a hacer la guerra por su lado, al margen de lo que se conocía como la música del régimen. Probablemente parte de ese impulso acabó por derrocar la dictadura que atenazó al país durante muchas décadas. Después llegó la libertad y la gente se lanzó en masa hacia la música que estaba allí, fuera de nuestras fronteras, en gran parte atraída por la música occidental que había sido vetada por el gobierno.

Las ganas de mirar hacia fuera no permitía ver lo que se cocía dentro del país…
En los últimos tiempos he estado visionando varias películas rumanas de cuando el régimen, entre los 60 y los 70, y ya se podían escuchar bandas sonoras muy adelantadas a su época. Lo que ocurre es que para mucha gente pasaron desapercibidas en su momento porque de alguna manera se relacionaban con el establishment. Muchos de aquellos compositores estaban influenciados por el sonido de Tangerine Dream y toda la corte de formaciones krautrockistas que hacían furor en Alemania, tanto la ex República Federal como la Democrática que era sobretodo la que podía llegar a traspasar en mayor o menor medida nuestras fronteras. También he encontrado semejanzas con la música de propuestas como Aphrodite’s Child, el proyecto de los griegos Demis Roussos y su primo Vangelis.

Usted como tantos otros compatriotas empiezan a redescubrir su propio legado una vez se acaba la deria por lo foráneo.
Exacto. Muchos jóvenes están haciendo el camino a la inversa. Redescubrir esas maravillas que pasaron como de puntillas por nuestro pasado y que ahora parecen tesoros al descubierto en pleno siglo XXI.

De tal manera que hoy en día muchos de esos sintes del antiguamente conocido como telón de acero son pieza cotizada por productores de la llamada sociedad occidental en eBay y otras tiendas virtuales.
Si, de hecho en todos los países del este de Europa se aprecia un uso del sinte muy diferente al de otros países que del bloque capitalista. Muchos grupos ingleses o norteamericanos empezaron a usar el sinte como reemplazo a otros instrumentos digamos “clásicos” como el bajo, la percusión… En cambio, en países como el mío el aprendizaje se inicia desde un punto de vista más físico. Se trabaja el sinte no tanto como sustituto de otros instrumentos, si no más bien como elemento independiente y totalmente autosuficiente. Generador de frecuencias físicas con las que jugar como si fueran arcilla.

¿Y usted en todo este nuevo impulso de la imaginería musical de los 60 y 70 qué papel juega?
Me conformo con trastear mi Juno o de experimentar con el eco de una Roland. Como mucho me remito a los 80. Es increíble que en un momento en el que el sonido parece que se reproduce con una definición tan perfecta, con el cine como ejemplo, sin ir más lejos,  todavía nos emocionen sonoridades analógicas de otros tiempos... cada vez más remotos. Es que además son sonidos que se quedan en el subconsciente y que guían tu manera de acercarte a la música. Es un efecto poderoso del que no tenemos conciencia. Es como lo que hablábamos antes del legado socio-político de mi país. Aunque me quiera abstraer de él, me condiciona en mi acercamiento a la música. Cada vez que alguien me habla de lo que les ha parecido mi álbum me reinterpreta de una manera diferente y casi siempre bastante alejada de mi idea original. Cada uno relee el disco según sus referencias culturales ya asimiladas. Me gusta que el disco tenga varias lecturas. Creo que ese es uno de los objetivos de un formato como el álbum.

En Berlín ha hecho migas con Modeselektor que además son los gestores del sello donde ha publicado su álbum, en 50Weapons.
Si, ya llevábamos unos años compartiendo ideas y les pareció buena idea lo de publicar mi primer álbum con ellos. En Berlín hay tanta gente relacionada con la música que siempre estás hablando sobre ella. Es difícil escapar. Se convierte en el aire que respiras y me temo que no es retórica.

Ya para acabar. Usted que viene de un país que ha recuperado la libertad hace poco. ¿Qué opinión le merece este amago revolucionario que se ha gestado en nuestro país?
Creo que es una ligera brisa de viento fresco que no ha hecho más que empezar a soplar. Veremos a ver si los gobiernos se ponen a cobijo por temor a un futuro huracán.

Más información:

Myspace: Cosmin TRG
Web Oficial: Cosmin TRG
Soundcloud: Cosmin TRG

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.