PUBLICIDAD
Daniel Wang

Daniel Wang

Publicada el 08 Diciembre 2010 por David Puente
Lo primero que llama la atención en Daniel Wang es su más que correcto español. Por otro lado atrae su bipolaridad bien llevada, siempre moviéndose entre la supercialidad de la escena gay más exhibicionista y la intelectualidad del que lleva toda la vida estudiando música. "Yo también hice entrevistas durante un tiempo. Cuando empecé a producir pude entrevistar a François Kevorkian y a Vicent Montana que fue el fundador de Salsoul Orchestra en los años 70. En realidad yo no era periodista, las realizaba porque quería conocer de primera mano los entresijos de la música disco. Eran los años 80 aún, no había internet, conseguir información no era tan fácil e inmediato como ahora”, nos comenta en el backstage del Cabaret Berlín (antiguo Bailén 22) donde esta noche de domingo actuará en una nueva fiesta Athletic Disco Club. Feel my bicep.
Aprendió a hablar español en la escuela.
Tengo un poco de talento para las lenguas. Antes había estudiado francés durante seis años, así que el profesor de lengua extranjera me recomendó que estudiara español. Trabajé en una cocina de una empresa de chocolate en New York durante dos años y allí pude poner en práctica mi castellano con dos cocineros mexicanos. ¿Esto es para una revista gay?

Bueno, para clubbingspain. Hay de todo. Puede decir lo que quiera.
En realidad yo no sabía que la fiesta era gay hasta que he llegado y he visto a todas esas drag queens en el escenario. Si lo llego a saber no vengo en chándal…

Explíqueme algo de su experiencia en Taiwán donde vivió de pequeño.
En Taiwan viví ocho años. En los años 70 China era un país comunista, aún más cerrada de lo que es ahora que tiene más dinero. Un poco antes mis padres tuvieron que irse de China después de la guerra y se instalaron en California por el buen tiempo y todo eso. Cuando nacimos mi hermano y yo decidieron que estudiaríamos en Taiwán porque no veían con buenos ojos que nos criáramos en un entorno estrictamente norteamericano. Casi todos mis primos se quedaron en EE.UU. y todos ellos hablan inglés a lo norteamericano y no saben chino con lo que no pueden comunicarse con mi abuela que tiene 92 años, por ejemplo, y es una persona muy inteligente y que les podría dar buenos consejos. También es una pena que ella a su edad no pueda hablar con los hijos de sus hijos. Para mi fue muy importante estar allí en Taiwán porque las escuelas eran bastante más férreas que las de EE.UU. y eso curte. Después cuando vuelves a EE.UU. te liberas y te conviertes en un hombre libre que sabe valorar la libertad.

Esa estancia en Taiwán le habrá influído también en su bagaje cultural tan importante para un Dj.
Pues si, lo que no sé es si esa fue una cuestión cultural o de tipo personal. Es decir, cuando el house y el techno se desarrollaban en EE.UU. yo estaba fuera escuchando jazz y otros géneros musicales que supongo fueron elecciones mías, no tanto del sistema o de la coyuntura. A mi me gusta mucho el violín, el beat del house y del techno no me bastaba. Por eso me gusta mucho el disco orquestal, porque tiene una sonoridad más musical.

Usted estuvo estudiando ese instrumento tan particular como es el Theremin.
Si, parece algo muy serio, pero en realidad lo estudié de casualidad porque después de la empresa de chocolate me puse a trabajar durante cinco años en una tienda de instrumentos musicales en NY con un dueño japonés y un técnico también nipón muy dotado técnicamente. Teníamos clientes como Ryuichi Sakamoto o como Sean Lennon. A la tienda venía gente tan famosa como esa y otra que no lo era tanto pero que acarreaba a sus espaldas producciones espectaculares como Randy Muller que había trabajado en Salsoul Orchestra y tenía una banda mítica que se llamaba Brass Construction. Ah! y también vino a nuestra tienda Dr. Robert Arthur Moog el inventor del famoso sintetizador. Toda esta gente más que influirme lo que me ayudó fue a tener más confianza en mi música. Sabes, en EE.UU. hay una obsesión muy grande por la imagen. Se potencia más el estilo que la sustancia. Entonces muchos músicos y compositores que están detrás de las producciones de Lady Gaga quedan en la sombra. Se escatima el éxito de los que realmente han escrito las canciones en pos de la imagen del icono de turno. Y esto provoca que todo el mundo quiera ser como Lady Gaga y no como Rod Temperton que trabajó con gente como George Benson y que por supuesto fue uno de los productores de Michael Jackson, sin ir más lejos escribió el tema Thriller, el más vendido de la historia y que casi nadie de esos millones de consumidores que compraron el disco reconocería como responsable principal de tal hazaña.  Pero bueno, esto también pasa con la política. Todo el mundo vota a un partido con la intención de obtener una satisfacción inmediata. Sin pensar en el papel que tiene uno mismo en el mundo y sin tener en cuenta el futuro a largo plazo. Entonces es más fácil triunfar con el tipazo de una diva como Rhianna que siendo un productor a la sombra que no goza del favor de los flashes ni de las cámaras. Igual pienso así por mi instrucción en China, es probable. ¿Me estoy poniendo muy serio?

No, para nada. Usted de todas maneras es un alma viajera. También vivió en Chicago durante dos años.
Chicago fue una muy buena experiencia. Como seguro sabes, la riqueza en EE.UU. se concentra básicamente en las dos costas. Entonces Chicago que es una gran ciudad donde también se dan contrastes muy acusados me plantó delante de una realidad que hasta entonces no había experimentado: la segregación racial entre negros y blancos. Los profesores nos decían que Chicago por la noche era muy peligrosa y que no debíamos pasear por según que barrios. Yo como no era ni blanco ni negro, si no más bien chino, pues me iba de paseo. Me podía pasar horas sin ver a un negro. La gente de color era muy amigable, la mayoría eran viejos que te contaban su vida. Chicago es una ciudad muy urbana pero que ha mantenido una filosofía muy rural a la vez. Se pueden ver muchos animales por el centro de la ciudad.

San Francisco-New York-Chicago. Usted tiene una visión musical de EE.UU. muy completa.
Bueno, pero no hace falta haber estado en EE.UU. para conocer la historia de mi país. Estuvo colaborando con mi sello Balihu Records un chico de las islas Canarias que se llama Ilya Santana, un tipo super simpático. Cuando me empezó a mandar temas apenas había salido de las islas y su música la podía haber firmado cualquier compositor que estuviera más o menos empapado de la música disco estadounidense. La cuestión fue que su música se parecía demasiado a la mía y hubo mucha gente que me lo comentó. Entonces pensé que era mejor tomar cierta distancia, pero porque creo que es mejor que él recorra su propio camino. No quiero que la gente siga pensando que somos la misma persona.

De todos modos hemos llegado a un punto en el que esta nueva corriente disco se está estandarizando demasiado.
Cada generación tiene sus referencias. Siempre habrá cosas originales. Tampoco puedo decir que yo sea original del todo. Yo mismo hice una copia barata de lo que yo entendía que era el sonido disco. Creo que la clave está en especializarse en un género musical. Ser productor musical hoy día significa algo así como ser una especie de científico. El mundo ya está todo (o casi) explorado. La música depende del ritmo y te puedo asegurar que toda la música que va de 50 bpm a 300 bpm está ya explorada del todo. La unión europea se fundó hace muchos años con Bach. Creo de todos modos que hay una realidad básica, fundamental y humana. El corazón se mueve a una cierta velocidad. El cuerpo se puede mover entonces a un ritmo concreto. Intelectualmente se puede ir más allá, se pueden conceptuar otras realidades más allá de la física per se, pero no da placer. Por eso el ritmo no ha cambiado después de tantos años. Porque las constantes son las que son: las que nos proporcionan placer al bailar.

Y como es que a usted le atrapa el disco que es tan epidérmico siendo usted tan intelectual.
Me he preguntado muchas veces qué música me hubiera gustado escuchar si hubiera nacido en otro país o en otro tiempo. Disco es una categoría muy ancha pero para mi corresponde a ciertas presunciones que ya existen antes de la propia música disco. No es una categoría que se separa del jazz. Si tocas los acordes precisos y recurres a la voz adecuada el resultado te puede teletransportar al disco de los años 70. Pero para eso debes conocer parámetros como la armonía, la melodía, el timbre… De lo contrario, si produces música en laptop sin mucha idea lo más probable, a no ser que seas un genio, es que factures música para aburrirte a ti y a los que te escuchen.

¿Usted siempre pincha disco? ¿Cómo sale de ese corsé estilístico?
Siempre hay diez o quince discos de house en mis sesiones. Llevo dos o tres maletas. Una con discos para golpear el corazón. Y otra maleta más atmosférica. El problema de elegir temas de house o de techno es que rápidamente te abocan a una categoría. El techno y el house te limitan mucho las sesiones. Me dificulta mucho jugar con categorías. Y categorías para mi es sinónimo de limitaciones. Por eso elijo siempre temas que exceden las etiquetas. En mis sesiones puede llegar a sonar Maurice Ravel, el del Bolero de Ravel, si. Porque su estructura musical escapa de cualquier etiqueta. Os dejo que tengo que dejar ordenadas mis maletas en la cabina.

Más información:

Myspace: Daniel Wang

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD