Entrevistas

Zombie Zombie

Zombie Zombie

El mismo y día y a la misma hora que se celebra la Zombie Walk con la que el festival de cine de Sitges subraya los 40 años del estreno de La noche de los muertos vivientes, tengo a dos zombies arrellenados en el sofá de un hotel próximo al Apolo donde actuarán esta noche en sesión Nitsa. En realidad los dos zombies franceses (Etienne Jaumet y Cosmic Neman) parecen muertos, pero de cansancio. “Venimos de tocar la pasada madrugada en el último concierto que hemos dado en París de los restos de la gira de nuestro primer álbum. Hace dos años que sacamos Land of Renegades (Versatile Records) y desde entonces no hemos parado de tocar de aquí para allá. Empezamos a dar signos de agotamiento y tenemos ganas de que esto se acabe para empezar a pensar en el segundo LP. De todas maneras todo este trajín está bien porque eso quiere decir que no hace falta sacar continuamente nuevo material para que te salgan bolos”.  A uno de los dos se le ha caído una oreja en el café con leche reanimador. ¿Tendré que sacar mi fusil y apuntar entre ceja y ceja?

Un segundo álbum también saldrá en el sello Versatile entonces la relación va viento en popa…
(Etienne Jaumet) Si, es un sello que además ha ido abriéndose con el paso del tiempo. Ha seguido una línea editorial contraria a la dinámica general. Mientras muchos sellos se basan en la especialización y en la búsqueda de un público específico, los gestores de Versatile han entendido que el nuevo panorama editorial permite una amplitud de miras mucho más arriesgada. La gente que se interesa de verdad por la música no le hace ascos a probar cosas nuevas. Además es un público muy fiel porque por norma tiene un criterio amplio pero muy sólido.

Existe un nuevo interés por la escena krautrockista de los 70 y los 80 con un montón de blogs por ejemplo que intentan recabar información sobre el tema. ¿Por qué razón creen ustedes que ha vuelto esta fiebre por este tipo de aproximación musical?
(Cosmic Neman) Creo que es debido a que las bandas de hoy en día ponen mucho más interés en realizar un directo personal. Es bien sabido que si un grupo quiere mantenerse a día de hoy en este negocio debe enfatizar el potencial de sus actuaciones en directo. Y muchos deciden abrazar los postulados del kraut para trasmitir vivacidad en el escenario. Desarrollos largos que no se sabe cómo acabarán, improvisación, desvaríos psicodélicos al caos, todos esos elementos convergen en el escenario.

(E.J.) Si tu manera de enfrentarte al directo se basa en la improvisación está claro que ese sobreesfuerzo te obliga a mantenerte continuamente en alerta sobre el escenario. Y esa presión añadida se transmite al público. La música aparece entonces ante tu público mucho más viva.

(C.N.) Es también una manera de demostrar cierto respeto al público. Los grupos alemanes y franceses de psicodelia de los 60 y 70 estaban convencidos de que el público era un elemento clave para completar sus temas. Nosotros también confiamos en la inteligencia de los que nos vienen a ver. Es vital en estos tiempos en los que la información corre tan deprisa. Todo empieza y acaba en muy poco tiempo.

(E.J.) En nuestro caso no se trata de una cuestión de acción-reacción directa para con el público. No tocamos como si estuviéramos lanzando electro-shocks a los presentes. Nuestros temas van cogiendo forma en directo pero necesitan tiempo. Y eso requiere de cierta paciencia e inteligencia por parte del público. Por ejemplo, la última vez que tocamos en Barcelona fue durante la última edición del festival Estrella Damm Primavera Sound y reconozco que no acabamos contentos del todo con nuestra actuación porque sólo nos dio tiempo a tocar tres temas. Los desarrollos se nos fueron de las manos y ya se sabe que el timing en un festival es sagrado. Nuestros temas están vivos y nunca se sabe cuando van a morir. No sé si el formato festival es ideal para nuestra manera de tocar. 

Entonces reconocen en el krautrock una de las formas más importantes de sus influencias.
(E.J.) Si, pero no sólo abrazamos la psicodelia alemana, más bien queremos reivindicar la francesa que parece ha vivido a la sombra de otras escenas más reconocidas. Fue una escena tan rica y completa como la germana o la inglesa. Además se firmaron varias obras maestras en forma de bandas sonoras que sacaron al movimiento del desconocimiento general. No sé, me acuerdo de la BSO de Le Planète Sauvage del compositor Alain Goraguer que es el orgullo de la psicodelia francesa (tanto la película de René Laloux como la propia banda sonora).

(C.N.) Otras figuras como Serge Gainsbourg hicieron de la psicodelia un producto más digerible pero no por ello menos interesante. El pop psicodélico llegó a más gente en Francia que en otros países porque supo camuflarse muy dignamente en formas más llevaderas para el público medio. Francia siempre ha sido un caldo de cultivo ideal para todos esos artesanos. No entiendas estas palabras como una suerte de chovinismo, es que fue así. También nos gusta el trabajo casi cinematográfico de bandas como los italianos Goblin que parecían artesanos de la música de terror.

Ustedes son defensores a ultranza de los instrumentos analógicos. Una actitud que supongo les debe dotar de más credibilidad como músicos.
(C.N.) Si, en principio exige un mayor dominio de la técnica. Todos esos instrumentos son como coches de coleccionismo en los que el dueño debe ejercer también de mecánico. Una opción que exige estar siempre muy encima de tu estudio: cuidar el equipo, limpiarlo, repasar sus funciones una vez has vuelto de viaje. Es un poco esclavo, deduzco que esa es la causa por la que muchos artistas se han pasado a un entorno digital.

(E.J.) Cada vez que sales de casa debes preparar tu equipo como si se tratara de una expedición al África en pleno siglo XIX. Además según donde vayas a atocar no puedes llevártelo todo y entonces debes pensar de qué elementos puedes prescindir y de cuales no. Una manera de vivir la música que exige de bastante capacidad de reacción.

Ahora lo que les queda por hacer para ser un grupo de culto es una banda sonora de una película inventada que nunca se estrenó.
(C.N.) Bueno, en realidad vamos a hacer justo lo contrario. Interpretaremos una banda sonora que no existió para una película que encima tuvo bastante repercusión en la historia. El próximo 12 de diciembre estaremos actuando en sesión doble en la Cité de la Musique en una nueva edición de Cinémix para reinventar la banda sonora de la película El acorazado Potemkin.

(E.J.) También hemos coqueteado con esa película de terror de John Carpenter titulada The Thing a la que homenajeamos en el video clip de nuestro primer single del álbum, Driving this road until death sets you free.


Más información
Bio: Zombie Zombie
MySpace: Zombie Zombie

Compartir