PUBLICIDAD
Jay Haze aka Fuckpony

Jay Haze aka Fuckpony

Publicada el 24 Noviembre 2009 por Bruno Garca - foto de Michael Mann
Aún me estoy reponiendo del impactante relax que me ha dejado la charla con Justin McNulty alías Fuckpony. Se le cae la baba cada vez que habla de su música y del amor que impregna en cada uno de sus beats. Un obseso del house con reminiscencias Chicago, del techno sensual melódico e incluso de la IDM más práctica. Sellos como TuningSpork, Contexterrior, Soma o Playhouse saben de su talento. No contento el tío de la reacción positiva, alegre y bailable que nos suele insuflar encima se atreve a trabajar de modo altruista para los más necesitados. Como lo oyes, en el Congo por ejemplo lo aprecian una barbaridad. Culpable es de esta generosa actitud su terrible infancia en su lugar de nacimiento Pensilvania, por suerte acabó por abandonarla y desde recién comenzado el nuevo siglo aterrizó en Berlín, donde su persona, su solidaridad y su carrera discográfica suben, sube y suben…. Acaba de editar Let the Love Flow, lo ha hecho con el sello BPitch Control, donde se encuentra la mar de a gusto, eso se percibe en cada uno de los cortes del disco y en la felicidad de sus gestos.

Comienzo directo al grano, ya que este seudónimo se las trae. Fuckpony, ¿eres capaz de contarnos el origen de tan peliagudo nombrecito?
Fuckpony es un a.k.a. originado después de tener sexo con una chica. Sus amigas la llamaban “poni”, ella me aseguró que aún era virgen, mentira cochina, también me hizo creer que se quedó preñada de mí, lo cual también era un bulo.

Este no es tu único nick como productor ¿cuáles son tus desdobles más cumplidores en estos momentos?
En estos momentos estoy concentrado en mi trabajo como Fuckpony y Jay Haze. Fuckpony es de mis proyectos el más encaminado tanto a la diversión como a la seducción. Lo he diseñado expresamente para el sello BPitch Control, actualmente me encanta trabajar con ellos, así que procuraré ofrecerles mi mejor música posible. Jay Haze es ese recoveco reservado para mi sonido más personal. Ahora mismo no me planteo tener muchos más planes e incluso tampoco producir nueva música, al menos en los próximos ocho meses.

Te has dejado en el tintero otros seudónimos como The Architect, Sub Version, pero Justin, ahora que vamos conociendo que detrás de todos estos nombres se esconde un solo tipo, tú, ¿cuál es esa cualidad incorruptible en cualquiera de tus producciones?
La principal cualidad que sin duda pienso vas a escuchar en cada tema es un sonido hecho con amor, y trabajado muy concienzudamente.

¿Te sobra algo de tiempo para una cabezadita? ¿O incluso durmiendo te ves trajinado y conectado de algún modo a la música?
Curiosamente hago cinco pausas al día para beber té verde, si no pudiese hacer esto me volvería loco. Quizás no me creas, pero en absoluto me estreso desempeñando este trabajo, es un placer, una pasión, y mucho me temo que probablemente esté haciendo esto mismo para siempre (risas). Lo único que verdaderamente me preocupa es el hastío, cuando veo que me aburro salgo a dar un paseo largo en barco o me escapo a hacer buceo en las Maldivas.

Centrémonos de nuevo en Fuckpony y ese recreo con el sello alemán BPitch Control que acaba de consumarse con este fruto que tengo en mis manos titulado Let the Love Flow ¿qué nos vamos a encontrar en este nuevo trabajo?
La única forma que podría describir Let the Love Flow es como un trabajo lleno de música sensual, sexy y melódica. Lo que diferencia este álbum de otros es que me sumerjo en un nuevo territorio para mí como es escribir todas y cada una de las melodías ¡también he tocado todas las percusiones! Todo esto ha sido un gran reto para mí.

¿Por qué decidiste editarlo finalmente en este archiconocido sello de la polifacética Ellen Allien? Especialmente cuando el anterior, Children Of Love (2006), fue un éxito total con Get Physical…
Pues porque me gusta Ellen y BPitch Control mucho más que Get Physical (risas, más bien descojone). No, es porque pienso que mi sonido casa mejor con BPitch, ¡además el sello está en un momento pletórico! ¡Este año ha sido enorme!

¿Fue el EP Lady Judy el primer y definitivo paso?
Por supuesto, ese fue el comienzo de un gran romance, te lo aseguro.

He oído el disco al completo varias veces, he de confesarte que mis temas favoritos son Always Sunday, Im Burnign Inside y Orgasm on the Dance Floor… ¿cuál es el tuyo?
Diría que mi tema preferido es Fall Into Me donde cantan Chela Simone y Laila Tov, arrastra un gran mensaje de esperanza y esa tensión sexual que existe en cada uno de nosotros en la vida cotidiana y que a veces ni nos llegamos a coscar.

Precisamente te iba a preguntar por esas colaboraciones vocales que nos encontramos en el disco ¿trabajas en el estudio del mismo modo vocales y melodías?
Si, para mi la música es expresión, que te llega por oleadas, como en ondas de flujo natural… Por esta razón el título del álbum. Para mí no existen las diferencias trabajando con voces o creando melodías, lo único distinto es el uso del micro y la posterior edición de las voces.

¿Alguna sugerencia para sacar provecho a una larga encerrona en el estudio?
La única forma es amar lo que estás haciendo e intentar evitar que este ruidoso mundo que nos rodea afecte demasiado la creatividad. Siempre existirá alguien que te comente que puedes hacerlo mucho mejor, o que ha escuchado otro tema mejor que el tuyo, etc… Solamente ¡Cree en ti mismo!

Indagamos ahora en otra de tus más notables facetas, la de DJ y recopilar muy buena música. Hace ya algún mes que se editó por fin tu merecida compilación en las series Fabric, nos divertimos mucho con tu set, pero aún más nos sorprendió esa donación que hiciste de los beneficios del mix para la República Democrática del Congo y la fundación Merlin Health Services. ¿Qué supone para ti esta dedicación extra?
El esfuerzo es cada vez mayor, los resultados mejores cada semana que pasa. Trabajar ayudando a otros es una estupenda manera para evadir de vez en cuando tus propias preocupaciones. Trabajaré siempre este punto, con optimismo, con un sonrisón eterno. (sonríe Justin como no)

¿Tuvo algo que ver tu complicada infancia en Pensilvania para llegar adquirir esta excepcional preocupación por los demás?
¡Por supuesto! Crecí como niño entre abusos, en un área muy pobre… Es una historia triste pero que me ha motivado desde muy temprana edad para concienciarme y ayudar a otros que lo necesitaban incluso más que yo. He estado inmerso en algún tipo de tarea caritativa desde que tenía 13 años. Estoy convencido: es lo que seguiré haciendo el resto de mi vida hasta que envejezca.

¿Echas entonces de menos que en la escena electrónica otros artistas se involucren en objetivos similares? ¿O por el contrario piensas que terrenos como el de la música de club es demasiado jovial como para perder el tiempo en asuntos tan serios?
Pienso que la escena de club no sabe exactamente donde volcar sus esfuerzos. Estoy procurando mostrarle alternativas diferentes, nuevos caminos. Esperemos que esto cuaje, de este modo nadie pueda decir que la cultura de club es una ignorante.

¿Cómo ves la situación de la actual escena de baile? ¿Goza de salud o quizás vaya necesitando ya rumbos más frescos?
Creo que es bastante saludable… Me encanta salir a bailar y siempre encuentro los DJ’s que quiero ver. Sería por supuesto muy distinto si fuese nueva para mí, pero en general me gusta salir por clubes. Para mí lo mejor que podría suceder en la escena de club sería que la gente eligiera la música y los lugares por si solos, e intentaran ser subjetivos con los artistas a los que apoyan. Piensen, ¿son ellos realmente buenos artistas? ¿crean ellos su propia música? ¿son originales? Éstas son todas las preguntas que me hago cada vez que apuesto por un nuevo artista ¿quizás sea este un buen paso hacia una nueva dirección?

Actualmente vives en Berlín, capital para muchos de la diversidad techno y de la electrónica en general, dinos ¿cómo te sientes y afrontas cada nuevo día en una ciudad como esta?
Es magnífico e inspirador levantarme cada mañana y sentirme tan feliz con esta situación… Es posible cultivar un nuevo sonido desde aquí, ¡creo que ando por ese camino!

A base de esfuerzo te has hecho tu sitio permanente en un club como el Fabric londinense ¿qué sientes cada vez que pinchas allí?
Fabric es como mi casa, me siento seguro además de saber que puedo hacer ¡lo que me venga en gana! Ellos confían en mí y respeto eso, siempre procuro hacer algo especial allí.

¿Qué otro lugar del mundo aún algo desconocido por sus ofertas de club piensas debemos tener en cuenta para el futuro?
Creo que Brasil va a tener una enorme influencia en el futuro de la música electrónica de baile, así que yo diría ¡NO IGNORES BRASIL!

Llegamos a la pregunta final, rara y distinta, la que yo llamo “pregunta frikibru”: imagínate que tienes la posibilidad de viajar en el tiempo y transformarte en un importante personaje histórico ¿quién te gustaría ser y por qué?
Viajaría al pasado y sería King James (el Rey Jaime), la razón: me gustó como cogió la Biblia y la cambió completamente. En estos momentos nunca pensarías que alguien se atreva a cambiar de esa forma la palabra de Dios ¿lo harías? Pero sí, el lo hizo, se atrevió y los cambios que provocó en la gente fueron de hecho de lo más interesante. Podría haberse cuestionado a si mismo por qué jugar con la palabra de Dios a sabiendas de las consecuencias, considerando especialmente que éste podría matarle por el atrevimiento… Para nada, eso no sucedió ¿cómo?


Más información:

Bio: Jay Haze
MySpace: Fuckpony

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.