PUBLICIDAD
Dave Clarke

Dave Clarke

Publicada el 25 Mayo 2009 por David Puente
Permítanme la declaración de principios. Desde hace un tiempo no soy muy amigo de entrevistar a grandes nombres de la electrónica –sobretodo los Superstar dj’s- porque su discurso –vale también para el musical, aunque ahora me refería al otro, al que queda escrito- se ha ido encorsetando con el tiempo. Los Djs se han convertido en grandes tipos de letra en cartelería y flyers que forman parte de una dimensión en la que todo quedó petrificado en roca hace tiempo. Y la roca es dura y poco dada a la flexibilidad. Y además aporta mucho detritus digital gravitando por la red en forma de lugares comunes ya muy transitados: "Estoy en esto por mi amor a la música" y "el techno siempre sobrevivirá". Y uno a estas alturas debería ser responsable de los detritus que genera. Pues bien, en estas estaba yo discurriendo cuando Dave Clarke nos ha devuelto un cuestionario por mail con el que hace un tiempo probamos a ver si. Cuando ya lo dábamos por perdido, el de Brighton se despacha con unas letras. Parcas, pero letras a fin y al cabo que reproducimos a continuación porque... ¿qué periodista musical se va a sustraer a las palabras de un Super-Star Dj? Aunque sean parcas. Las letras de Clarke.
¿Por qué no ha usado un sello propio como salida a sus producciones? Me refiero a un sello que proyecte su personalidad como hicieron en su día Michael Mayer con Kompakt, por ejemplo, Hawtin con M_Nus o Jeff Mills con Axis…
Porque encuentro que es una actitud un tanto egoísta. Publicas lo que a ti te parece sin tener en cuenta a nadie más. Cuando produces para los sellos de otros tienes que rendir cuentas con el dueño. Es más, si publica lo que haces quiere decir que para él ha sido una prioridad sobre otras propuestas recibidas y te aseguras de esta manera que ha pasado el filtro de un segundo criterio.

¿Cuando fue la última vez que se emocionó pinchando?
El otro día mientras pinchaba en el 15 aniversario del Fuse. Hubo un momento que pensé que era imposible que lo hiciera mejor de lo que lo estaba haciendo en ese momento.

¿Le gustó el documental que Sarah Vos le dedicó hace unos ocho años?
Sarah es una increíble documentalista. La verdad es que retrata muy bien aquella época de mi vida, los principios de esta década que ahora se acaba. Por entonces me encontraba en un momento en la que me hacía preguntas sobre mi actividad. Sarah captó muy bien todas aquellas dudas.

En aquel documental se mostraba sobretodo la relación entre el Dj y su soledad. ¿Se sigue sintiendo sólo en sus bolos?
A veces si. Las barreras del idioma y las dificultades que entrañan agendas que son casi imposibles de cumplir. Parecen planeadas por el mismo diablo. No me extraña que muchos Djs utilicen el Twitter para comunicarse con el otro lado.

¿No es una pena que haya estado en tantos países y ciudades interesantes (cuando no, exóticas) y no haya podido profundizar en ellas en otros aspectos como la gastronomía y demás? 
A veces te quedas con la sensación de que podrías quedarte más días en una ciudad concreta. Pero apenas tengo tiempo de saborearlas, así que pocas veces me quedo con ganas de más. Todo ese viajar sin enraizar ni que sea un poco es parte del juego. Todo lo que venga de más es como un premio que en realidad te cae del cielo porque no está planificado. Y así lo recibes, como lo que es, un bonus de tu profesión.

¿Le veremos mezclar una nueva sesión de Electro Boogie en el futuro?
La plataforma Streetsounds está de nuevo en las calles, así que puede ser..

¿Siente que ha endurecido su discurso musical en los últimos tiempos? ¿Sigue la corriente schranz?
El schranz no es para mi. Tampoco lo es el minimal. Yo pincho la música en la que creo. Nada más.

Ahora disfruta más cuando tiene que seleccionar discos que no entrarían en la categoría techno. Como por ejemplo en su última aportación al catálogo Back in the Box. ¿Echa de menos la música de antes?
Me emociono cuando escucho esos viejos tracks. Me traen muchos recuerdos. Pero tampoco se puede decir que sea una de esas personas que se aferran al pasado. Es que no me lo puedo permitir. Ningún artista se lo puede permitir. De lo contrario no sería artista.

¿Sigue comprando vinilos aunque sea para su uso doméstico?
No, precisamente el otro día estuve en una tienda de discos por casualidad. Pero siempre puede más la flexibilidad que me  aporta lo digital.

¿Cuándo fue la última vez que pinchó en un evento en el que no estaba obligado a hacer bailar?
El otro día, en el cumpleaños de unos amigos. De esas propuestas a las que no te puedes negar siendo Dj. ¿Cómo no vas a pinchar para tu círculo social más cercano?

 ¿Cual es o ha sido su club favorito? Alguno tendrá después de su dilatada carrera...
Sin duda, el Fuse de Bruselas. Muchas veces las variables que hacen que te sientas cómodo en un local no se pueden ver ni palpar. En este club se dan todas a la vez, las que se aprecian con los sentidos y las que no.

Después de tantos años, ¿ha pensado alguna vez en dejar de pinchar y dedicarse a otra cosa?
No, nunca.

Imaginese que en términos musicales se tiene que quedar con un legado: ¿el americano o el europeo?
Hace unos años me hubiera quedado con EE.UU. pero ahora allí no hay escena real de ningún tipo. La música que se vende ya no se puede considerar de otra manera que no sea un producto de consumo más. Bush ha hecho mucho daño en ese país en muchos sentidos.  Pero estoy seguro de que volverán a hacerse cosas muy interesantes porque tiene un capital humano y creativo tan descomunal que tarde o temprano reaccionarán para poner las cosas en su sitio.

Una curiosidad. ¿Qué es lo primero en lo que pensó cuando se dio cuenta de que Daft Punk le nombraban en su recital de nombres en el tema Teachers?
Pensé que eran unos tipos entrañables que habían dado forma a una idea y un homenaje entrañable.

Más información:

Bio: Dave Clarke
MySpace: Dave Clarke

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.