Entrevistas

Ben Klock

Ben Klock

Ben Klock no tiene cuenta en Skype pero se la abre raudo y veloz para poder mantener conversación con Barcelona. Todo sea por la promoción de su primer álbum One que saldrá en breve a través del sello Ostgut Tonträger que, en realidad, es como una familia de rubios teutones tan guapos como sobrios que hacen techno a la sombra de esa Meca del techno germano en que se ha convertido en los últimos años el Berghain. La entrevista se desarrolla sin estridencias con Klock posando delante de la cámara mientras habla para un periodista invisible que soy yo y que todavía no se ha comprado webcam porque para lo que hay que ver.

¿Cómo se encuentra uno ante la cuenta atrás para la publicación de un álbum de debut como el suyo?
Estoy nervioso pero en un sentido positivo. Hace mucho tiempo que estoy trabajando en este álbum y estoy deseando que llegue la fecha de publicación para conocer la reacción del público.  Empecé a elegir los temas en enero del año pasado que fue justo cuando empecé a arreglar aquellos con los que me iba a quedar para el álbum. Tal vez lo que me ha llevado más tiempo y la parte del proceso que ha puesto a prueba mis nervios, precisamente este proceso de selección. He escuchado los temas hasta la saciedad. No se puede decir que no me lo haya pensado antes de seleccionarlos para este One que ya está a punto. Más que nervioso, estoy expectante. Me siento como si fuera a tener un hijo o algo así.

Usted forma parte de la nueva hornada de Djs y productores de techno de una ciudad referente como Berlín. ¿Qué referencias podemos encontrar en su próximo álbum?
Tengo tantas que sería difícil citarlas todas. Es conocido por todos que mis influencias vienen del techno y del house de principios de los 90s que es un poco la base de todas mis sesiones. Lo que digo tampoco es muy original, pero es que creo que el primer lustro de los 90s ha sido clave para lo que ha venido después. Es probable que el hecho de escuchar  dubstep en los últimos tiempos haya afectado también a la producción del álbum.

Lo bueno de su trabajo es que los ha podido airear en Berghain…
Si, algunos los sigo pinchando aunque no es un álbum de música techno para clubs. El riesgo de pinchar tus propios temas es que los acabas aburriendo. Por eso no he abusado de ellos en Berghain. Cuando pinchas un tema es como si se lo estuvieras ofreciendo o regalando al público y, por tanto, se convierte en un poco menos tuyo. Por eso no creo que haya perdido aún el contacto con los tracks del álbum. Los puedo seguir escuchando sin ofender a mi oído. Antes te comentaba lo arduo del trabajo de selección porque intenté elegir aquellos que intuía podría escuchar de aquí a cinco años o más allá. Confeccionar un álbum no es algo fácil por cuanto el artista recurre a él con la voluntad de que sea una obra imperecedera. Y eso en techno hoy día es complicado de conseguir por cuanto estamos rodeados de fórmulas de las que muchas veces no somos conscientes.

Su compañero en Berghain, Marcel Dettmann, le ha ayudado en la confección de One.
No tanto en la producción como en la selección. Hemos hablado mucho al respecto. En estos casos es vital la ayuda de otro oído. Es muy difícil tomar distancia con los temas que llevas escuchando día si y día también. Y quien mejor que Marcel para ayudarme a decantarme por los temas más coherentes con el concepto general. Tenemos los mismos gustos y no se me ocurrió nadie mejor que él para desatascarme.  Formamos un buen equipo porque como nos conocemos muy bien, sabemos como ayudarnos de manera recíproca.

Por cierto, todo el mundo que va a Berlín peregrina hacia el Panorama Bar y al Berghain…
Mis apreciaciones son de cabina para adentro. Y lo que puedo afirmar sin miedo a equivocarme es que estoy muy a gusto en este club. Pincho una vez al mes que creo es la periodicidad ideal para no aburrirte y estancarte. Creo vital que un Dj tenga la libertad necesaria como para pinchar por todo el mundo y enfrentarse así a nuevas realidades. Eso si, una vez en el club y de puertas a fuera te puedo asegurar que las sesiones son bastante exigentes. La última vez que pinché en Berghain fue este sábado pasado y me tiré nueve horas en cabina. Imagínate pinchar cada fin de semana nueve horas seguidas…

Y eso que dicen que Berlín ya no es cool…
Podríamos estar hablando de una ciudad que realmente es underground pero con hechuras de hype porque todo el mundo habla de ella. La gente sigue viniendo así que seguramente será debido a que encuentra lo que busca. Si una ciudad como Berlín sigue ofreciendo lo que se le pide o exige, es obvio que seguirá recibiendo a gente.

Siempre he sentido una cierta envidia de Berlín y cómo sigue habiendo un colegueo entre Djs que se intercambian discos e informaciones varias. La auténtica cultura de club, mismamente.
Si, esa es precisamente la filosofía de Berghain y de su sello Ostgut Tonträger. Aprovechar esa sinergia que se establece en el circuito de clubs para dinamizar ideas entre el club y el label.  Una vez a la semana me gusta ir a tomar un café a las oficinas de Ostgut a ver qué es lo que se cuece por ahí. Es otra manera de vivir el clubbing.

¿Le han salido muchas fechas para presentar el álbum?
Estamos trabajando en la confección de las fechas definitivas del tour. Te puedo adelantar que volveré a Barcelona en breve con One como excusa. Tengo fechas en USA (New York, Boston, Detroit…) y alguna en Japón, lo cual es siempre una alegría.  La escena de techno en EE.UU. no es tan fuerte como en Europa pero los aficionados que quedan allí son bastante fans y conocen al dedillo lo que se cuece en Europa.

Cambiará su maleta o su discurso musical dependiendo de donde vaya a pinchar…
Para mi un buen Dj debe permanecer fiel a su estilo. Aferrarse a un estilo o a una filosofía musical es una carta de presentación obligada para cualquier Dj que se precie.

Y cómo le gusta pinchar a Ben Klock entonces... Tiene fama de oscurete.
Me gusta pinchar techno y house en una combinación equilibrada entre lo oscuro y lo sexy.

Este es un buen momento para pinchar house.
Si, lo que ocurre es que deberíamos preguntarnos si lo que pincho es house o minimal con trazos de house. Aquí en Berlín a veces es difícil de discernir entre una y otra sensibilidad.

¿Se siente entonces parte integrante del nuevo sonido techno que viene de Alemania?
Me siento responsable de mi sonido que da la casualidad que ha ido desarrollándose en Berlín. No te sabría decir si es techno berlinés con denominación de origen. Lo que si es verdad es que  mi discurso se ha fraguado en Berghain como Dj y selector. Si que es verdad que Berghain se ha convertido en una marca, en una seña de identidad, pero te puedo asegurar que ha conseguido una proyección en todo el continente gracias al trabajo y al espíritu de su equipo gestor. De nada sirve que Berghain tenga un nombre si después no sientes el techno (y lo que este significa) entre sus cuatro paredes. 

¿Después de este álbum seguirá abriendo su abanico de sellos con los que hacerse un hueco internacional o mantendrá su producción en Ostgut?
Estoy haciendo algunos remixes para sellos que requieren de mis servicios como Rekids o BPitch Control. También he estado trabajando bastante con el sello Deeply Rooted House de Kerri Chandler. No tengo nada planeado porque los remixes van llegando solos, así que de momento me conformo con sacar adelante el trabajo que va picando a mi puerta.

Kerry Chandler por ejemplo si es house.
Si, aunque no es que me acabe de convencer su estilo para pincharlo yo en una sala como Berghain. Tal vez por eso acepté remezclarle. Una buena combinación entre el house tribal más de corte clásico y el que pueda aportar yo algo más neófito pero también más contemporáneo.

Más información
Web Oficial: Ben Klock

Compartir