PUBLICIDAD
Bass Clef

Bass Clef

Publicada el 18 Agosto 2009 por Bruno Garca
A la de una, a la de dos, y a la de Bass Clef. Ha sido complicado encontrar un hueco en la atareada vida de este artista que sube como la espuma en la orbe del dubstep. Ralf, su verdadero nombre, es uno de esos seres criados en los brazos de una formación musical clásica. De ahí nace su nombre artístico. Londres es su base. Desde allí nos dispara una singular amalgama de bajos, ritmos dimensionales y un sin fin de instrumentos analógicos o de granja, como ese peculiar cencerro que usa en los directos. En España has podido verlo tocar por partida doble en Festivales como Sónar. Fuera de ésta ha intervenido en macro eventos como The Big Chill o Wattfest. Él, su trombón, esa cara de buen tipo y las ganas de seguir haciendo historia en el interesante mundillo del dubstep con pelotazos como Cannot Be Straightened, no han hecho más que empezar. Toc Toc... llaman a la puerta, ¿quién es? Bass Clef.
¿Cuáles fueron tus primeros pasos en la música, profesionalmente hablando? ¿Cuándo decidiste adoptar como nombre artístico ‘Bass Clef’?
Tenía una banda llamada ‘rlf’ cuando vivía en Bristol. Éramos cinco descontrolados tocando instrumentos de metal. Después, cuando me mudé a Londres hace unos cinco años, empecé a tocar por mi cuenta. La música era más desnuda, me di cuenta que necesitaba un nuevo nombre… Así nació Bass Clef. Posiblemente no es el mejor nombre del mundo, pero por lo menos contiene la palabra “bajo” (risas), lo cual es suficientemente descriptivo, pienso.

La mayoría de nuestros lectores son adictos al techno, house o música más evidente de club… Por favor, ¿podrías hacernos una introducción convincente al dubstep?
Posiblemente no sea yo la persona más cualificada para describirlo. Sí te digo que en los dos últimos años se ha convertido en un estilo mucho más definido, a la vez mas abierto, con más posibilidades de creación y expresión. Los elementos esenciales son generalmente un bpm a 140, con bajos y sub bajos muy prominentes. Texturas dub o atmosféricas unas veces, otras es la herencia del 2step (UK garage) lo que predomina en el “swing” rítmico.

Va quedando claro que los bajos son esenciales en tu música, pero los arreglos rítmicos también… ¿Cómo afrontas estos elementos a la hora de trabajarlos?
Es primordial dejar suficiente espacio libre para incluir todos estos elementos… Luego a la hora de confeccionar y finiquitar un tema viene lo difícil, y no es otra cosa que limpiar la canción eliminando elementos que puedan ser prescindibles. Siempre es más difícil quitar que poner.

Luego, a la hora de hacer un directo vemos que enriqueces tu música más aún con silbatos, cencerros, el famoso trombón… y hasta un theremin. ¿Preparas tus directos? ¿Por qué estos instrumentos?
Normalmente no preparo mis lives, me gusta seguir mi propia corriente. Pienso que improvisar es muy importante, de no ser así me aburriría, y si yo no me lo estoy pasando bien nadie más lo hará. El trombón fue mi primer instrumento, lo empecé a tocar a los nueve años, aún así creo que no soy demasiado bueno (risas). Las demás herramientas igual que las incluyo en un show las descarto en el siguiente. Varían según el momento, es divertido cambiar muchas veces. En ocasiones me llevo un sinte modular, otras cajas de ritmo, claves, maracas, etc…

¿Son los directos con sólo un laptop un pelmazo?
(Risas) Creo que los shows solamente con el portátil delante son verdaderamente aburridos. Incluso cuando la música es total necesitas tener al menos algún elemento visual, a no ser que estés tocando en oscuridad absoluta, lo cual pienso es algo muy interesante.

Vamos, que acertaríamos si afirmamos que te comportas en el escenario como un “niño grande” jugando con la música.
¿Quieres decir con eso que ya no soy joven? (risas) Pretendo crear siempre un estado mental que conecte con el público, conseguir una energía que vaya de acá para allá, así perderme en el momento y en la música. Eso sucede sobretodo cuando tocas unas notas que suenan bien, o con un ruido curioso, o con un nuevo ritmo, todo eso que antes nunca habías creado… ¡Esos son los momentos especiales!

¿No te dará también por practicar eso del “DJing”?
Me defiendo como DJ pero hace tiempo que no pincho. ¡Me encanta hacer directos!

A estas alturas todos sabemos que te encanta tocar en Sónar, ¿cuáles son las principales razones de peso? ¿cómo crees que caerá tu música en festivales como The Big Chill?
Barcelona es una ciudad única, la gente musicalmente es muy abierta. Aprecian los 4x4, los ritmos latinos y también el dancehall, no les importa en absoluto que no suene un único estilo, y si que puedes mezclar todos los géneros posibles. En The Big Chill me temo que seré probablemente una de las bandas más extrañas del cartel.

¿Eres capaz de soltarnos alguna anécdota graciosa en pleno concierto? ¿Y no tan graciosa?
Mmmm (pensando)… bueno, la mayoría de las anécdotas son probablemente siempre que he hecho alguna estupidez en una actuación, cuando al acabar mi trombón termina cayendo al suelo, o me golpeo la mano bien fuerte con la baqueta, recuerdo que una vez incluso olvidé el cencerro. Me di cuenta justo cuando lo necesitaba. Recuerdo en una ocasión (Glastonbury) que todo mi sonido iba directo a un mezclador de DJ. Estaba yo todo emocionado tocando el trombón por el escenario, cuando accidentalmente cayó el cable del micro sobre el mezclador, moviendo el crossfader, quedando todo en silencio. Me llevó unos 5 minutos descubrir el marrón…. ¡Dios mío!

Antes del dubstep, ¿qué rondaba por tu cabeza? ¿qué otros estilos consumes?
Me considero un omnívoro absoluto. Me encantan muchos géneros musicales. ¡Soy un goloso! Por ejemplo, últimamente he tenido una obsesión enfermiza por la música africana de los 70, también me traen de calle la soca e incluso algo de doo-wop

Tuviste todo un bombazo de tema (Cannot Be Straightened) ¿Cómo te sientes siendo el papaíto de tal monstruo?
El tema trata de cuan cerca puedo estar del más puro y recto sonido dubstep… Quizás por esta razón se haya convertido en mi tema más conocido. Aún me siento muy contento cuando pienso esto. Quedó de maravilla además cuando Durrty Goodz le incluyó unas voces para el maxi Axiom. Yo siempre había creído que mis ritmos eran demasiado raros para los MC’s, sin embargo él se lo “comió con papas”. Tiene facilidad, talento y mucho instinto para el rap.

¿Es Londres la ciudad perfecta para inspirarte? ¿Por qué?
Hay algo perpetuo flotando en el ambiente que transmite prisas, todo el mundo parece siempre muy agitado, gente de todos los rincones del mundo, que además se llevan muy bien la mayoría del tiempo. Incluso después de haber vivido aquí toda la vida, aún te quedarán rincones ocultos en Londres que nunca descubrirás. Es como un juego de aventuras donde los cambios son constantes. Todo este trajín influye en la música, si señor.

¿Qué me puedes decir de lugares emblemáticos como el Fabric?
El Fabric es una experiencia total, impresionante infraestructura de sonido y un edificio muy interesante. El público es una mezcla entre clubbers incondicionales, personas llegadas de todo el mundo, hasta jóvenes de la ciudad que salen un viernes por la noche después una dura semana de trabajo.

¿En qué trabajas recientemente? ¿Cuáles son tus grandes proyectos para lo que queda de año?
Acabo de terminar mi segundo álbum, el cual debería salir en octubre. Os adelanto su título: May The Bridges I Burn Light The Way.

Ahora, “La Preguntita Broche”: ¿Qué / Cuál es ese souvenir favorito que hayas comprado en uno de tus viajes al extranjero para tocar?
Mmmm (otra vez pensando)… Seguramente algunos cassettes de percusión árabe (carne de cañón para samplear). Los compré en Rotterdam, en una tienda de discos que estaba justo dentro del club donde tocaba, llamado Word. ¡Un sitio acojonante!

Más información:

MySpace: Bass Clef

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD