PUBLICIDAD
A Certain Ratio

A Certain Ratio

Publicada el 01 Junio 2009 por David Puente - foto de David Puente
Nos acercamos hasta uno de los hoteles adyacentes al Fòrum barcelonés para entrevistar a los miembros de la banda de Machester A Certain Ratio que conforman uno de los come backs más simpáticos de todo el festival Primavera Sound 09. Algo ajados pero de muy buen humor para la paliza que se están dando durante su apretada jornada en Barcelona (se han levantado a las cinco en Manchester, han llegado al hotel a las ocho, van a estar dos horas atendiendo entrevistas y una vez despachadas se irán a la prueba de sonido, para volver al hotel descansar y tocar bien entrada la madrugada barcelonesa…). “Uno es punk para toda la vida si mantiene la actitud y cuenta con buena coca en el backstage”, nos aclara un Martin Moscrop que pone la voz cantante demostrando que con la edad está más socarrón que nunca. Wild Party!.
Durante toda su carrera han intentado dar vueltas sobre el funk desde una postura poco ortodoxa.
(Martin Moscrop) Nosotros venimos de una aproximación punk de la música. Hasta que no llegó Donald al grupo no teníamos batería. Cuando  Donald entró en el grupo nos convertimos en una banda con batería de carne y hueso aunque seguíamos siendo músicos bastante malos. Nuestra idea era algo así como mezclar a James Brown con Brian Eno y la Velvet Underground.

(Donald Johnson)Tal vez es verdad que no fuésemos una banda de grandes músicos. Pero creo que en general las bandas de punk estaban formadas por gente muy espabilados. Muchas bandas por entonces intentaban experimentar con ecos y efectos de sonido porque era la única manera de contrarrestar, por ejemplo, la falta de una línea de percusión. Esa medida que en realidad tapaba una carencia se convirtió en signo distintivo de bandas como la nuestra. Nadie hasta entonces había jugado con los efectos como lo habíamos hecho las bandas de punk inglesas del periodo entre las décadas de los 70 y lo 80.

La experimentación con el sonido a través de efectos externos fue una de las entradas al dub tan característico de algunas de sus fases creativas y artísticas…
(Martin Moscrop) Eso y que fumábamos mucha hierba.

(Tony Quigley) En Manchester, como en tantas otras ciudades inglesas con alto índice de inmigración, el reggae estaba por todos lados. Y encajó muy bien en los preceptos del punk que se gestaba en las islas por entonces. El ideario raggamuffin ha tenido mucho de hippie pero también un halo punk muy característico de las comunidades que han ido a la suya sin importarle el contexto dominante. Muchos de los productores de dubstep de la actualidad están influenciados por los discos que oían de sus padres que a su vez habían escuchado de Djs punk como Don Letts.

Su manera de hacer tuvo también respuesta en EE.UU. con bandas como Konk, por ejemplo.
(Martin Moscrop) Hubo una especie de conexión invisible entre bandas de ambos lados del charco. Sin ir más lejos, la primera vez que tocamos en NY tuvimos a ESG como compañeros de line up. ¿Por cierto, han vuelto a tocar ESG en directo? ¿si? ¿en este mismo festival? Mira que bien.

¿Es cierto que ustedes han vuelto a la vida motivados por el éxito de la película 24 hours party people?
(Martin Moscrop) No tiene nada que ver. De hecho no hemos parado de trabajar con la música en todos estos años. Nuestra supuesta vuelta al mundo editorial se debe más bien al trabajo de Soul Jazz. Las reediciones de este sello vinieron antes incluso que la película. Yo trabajé en la supervisión de la banda sonora y creo que el público la malinterpretó porque no es un documental en el sentido estricto del género. Yo creo que es más bien una sátira. Un falso documental en forma de comedia.

Hacienda tuvo que ser muy importante para ustedes.
(Martin Moscrop) Si, por entonces vivíamos a diez minutos del club.  Se puede decir que era nuestra casa porque pasábamos allí muchas horas. Hasta que llegó el acid house y se lo cargó todo. Porque la gente consumía éxtasis pero no bebía cerveza. Y las arcas del club se resintieron de esos nuevos hábitos de consumo. El club se llenó con el acid pero los gestores no ganaban dinero. Aún así yo sigo amando el acid house.

Pasemos a un tema controvertido. El de su vestimenta militar que algunos consideraron algo así como “nazismo pop”.
(Martin Moscrop) Pero es que nuestro uniforme no era alemán, provenía del ejercito inglés. Entre otras cosas porque comprábamos nuestra ropa en tiendas de segunda mano. Nuestro look tenía más relación con lo funcional más que con un sentido estético o ideológico.

(Jeremy Kerr) Nunca tuvimos ninguna relación con el nazismo y nos cabreaba que la gente hablara por hablar en relación a esto.

(Martin Moscrop) Se acabó el punk y la gente se dedicó a comprar en tiendas de segunda mano. Era más barato y encima te permitía ser más personal. Si, cuando se acabó el punk la gente se empeñaba en ser independiente aunque sólo fuera en cuestiones de vestuario. Se creó una nueva corriente estética en la que se recauchutaba todo lo que ya estaba usado. Algo parecido ocurrió también con toda la imaginería soviética que se utilizó en el artwork de muchos discos de bandas de industrial que corrían en paralelo al post-punk.

¿Qué les quedaba por contar a A Certain Ratio con este su último álbum, Mind Made Up?
(Martin Moscrop) Hemos intentado grabar un disco sin pensar mucho en el proceso de producción. Primero porque así es como se grababan los discos en nuestros inicios. Y después porque de esta manera esquivas la presión que supone volver a componer un disco después de tanto tiempo.

Me imagino que en el concierto de esta noche tocarán muchos de sus hits de siempre...
(Martin Moscrop) Si, además estamos obligados a ser muy concretos porque el concierto durará una hora que es el formato ideal para festivales como este. Corre un chiste por entre el grupo que dice que nos tendremos que aprender de nuevo nuestras propias canciones, de lo contrario nuestros conciertos parecerán un karaoke.

Más información:


Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.