Entrevistas

Rob Hall

Rob Hall

A la vejez, por un lado viruelas, y por el otro urge escapar de ese virus que inocula el purismo. Sobretodo si uno quiere sobrevivir en esta jungla mestiza. Los puristas son una especie en extinción que se seca como fruto más que maduro con el paso del tiempo. El purista es un romántico por naturaleza y, por tanto, impasible al ademán. Me vienen estas reflexiones a la cabeza, ya ves tú, mientras hablo con Rob Hall, miembro activo de Gescom y Dj oficial en las giras de Autechre. Ya se atrevió a darme calabazas, hace ni me acuerdo, cuando los chicos de spaRK lo trajeron a Barcelona en una noche Electrònims. Esta vez es Pervert quien intercede para que esta entrevista se lleve a buen puerto y desembarque como promoción para la sesión con la que se dará por bienvenida de nuevo a las noches Analogical Force en el Specka de Madrid (24 enero). Justo en el momento de despedirme de él, Rob me confirma también su aparición en el club Albéniz de Gijón para la noche del 23 de enero.

Un tipo inquieto como usted, ¿en qué sonidos anda metido ahora?
Más que en qué sonidos estoy metido, difícil de definir porque no responden a una fórmula, debería decir de qué sonidos escapo como de la peste. Que son la mayoría. El minimal techno y el dusbtep se encuentran en un punto que no me interesan. Mucha gente criticaba al minimal porque había invadido el espacio a otros géneros electrónicos y ahora nos encontramos con que el dusbtep ha hecho lo mismo en Inglaterra. Las dos escenas se regodean en su propio protagonismo.  A la música de hoy en día le falta esa energía que como un resorte te levanta del asiento y te obliga a bailar. ¿No sé qué tiene el dubstep y el minimal para que la gente lo baile? A mi no me llega esa energía por ningún lado.

Es momento entonces de replegarse en los clásicos.
Yo lo hago de vez en cuando. Está muy bien recurrir a los clásicos. Tanto en música como en cine o literatura. Bueno, esta misma respuesta es todo un clásico. La música en general se ha vuelto flácida y aburrida y ahora se da la paradoja que lo más interesante se encuentra gratis por internet. Esa creo que es la clave de lo que está ocurriendo. A las editoriales les ha salido un competidor imparable y eficaz: la gente no paga por un producto que tiene precio porque puede encontrar algo mucho mejor totalmente gratis. Esto es histórico. Existe un agujero en el mercado que no tiene dinero, ni sellos detrás, ni la promoción necesaria para llegar a un público numeroso. Pero está ahí afuera y cuenta mucho porque un podcast personal tiene más valor que un Cd mix editado, aunque paradójicamente el primero sea gratis. Me extraña que esas colecciones interminables de mixes editados en Cd sigan teniendo un público fiel. Con internet los amantes de la música nos hemos convertido en algo así como cazadores de lo bueno y gratis. 

Usted mismo ofrece mixes en su web oficial, rob-hall.co.uk, aunque la última, muy buena por cierto, data del pasado mes de abril: Vanishing Point.
Bueno, es el final de una serie que se me hizo muy larga, por cierto. Cuando empezamos la colección pensábamos publicar un mix cada mes y nos dimos cuenta que es una especie de castigo. El último número además coincidió con mi última gira con Autechre. Conlleva más trabajo del que la gente se piensa. De todas maneras, tengo algunas grabadas de sets en directo que he realizado últimamente y creo voy a publicar. La regularidad pasará de mensual a semestral. No repetiré la locura de publicar cada mes.

Todo eso me suena, por cierto. Qué bien entra Bobby Konders a partir del minuto siete de su mix. ¿New York le ha atraído desde siempre?
Uf, yo soy Dj por New York. De todas maneras siempre intento meter en mis sesiones cuanto más estilos mejor. Hasta el últimamente vilipendiado drum&bass ha tenido una importancia capital en mis sesiones.

¿Qué significa ser Dj oficial de Gescom? ¿Siente presión alguna?
 Ninguna. Estuve pinchando el fin de semana pasado en el club Berghain de Berlín y pensaba si la gente me iba a ver por ser el Dj de alguien que está relacionado con Autechre. Y después pensé que era estúpido entretenerme en pensamientos de este tipo si, al fin y al cabo, la gente no baila lo que pinchas. Las etiquetas que acompañan al Dj se quedan en el cartel de la puerta de entrada del club donde estás pinchando. Gescom es todo lo que los artistas que forman la plataforma y su público quieran que sea. Es un grupo de gente con una amplitud de miras musical muy vasta que intentan convertirse en la correa de transmisión de toda esa música para un público que igual desconoce todo ese material (y tal vez debería conocer). A veces esos mismos artistas producen música que vale la pena sacar a la venta.

Por cierto, usted no produce demasiado…
Pues no. Hay que ser honesto y reconocer que hay gente que produce mejor que uno y que en vez de perder el tiempo en el estudio, estaría mejor dedicarlo a buscar esa música que tú no podrás llegar a componer nunca en la vida. Creo que, al menos para mí, la producción sería el camino equivocado. Una vez te metes en la producción y empiezan a aumentar el número de bolos te metes en un problema muy grande porque dependes de lo que produzcas para que te salgan más sesiones. Entonces es cuando empiezas a salir a fuera e interesarte por esa música que deberías hacer si quieres seguir consiguiendo bolos. No sé si me explico.

Entonces, ¿cuando usa el seudónimo Ad Vanz?
Gescom es un proyecto paraguas que protege a mucha gente. Y a mi me pidieron un distintivo para poder hacer ese versus con algunos de los miembros del colectivo en un track que se incluía en la serie de splits de Fat Cat. Tuve que pensar en un nombre bastante rápido y dije que si ellos lo creían conveniente, pues que me llamaran Ad Vanz. No llega a ser ni un chiste porque como digo tuve poco tiempo para pensarlo. Tiene que ver más con la tradición que con mi propio beneficio. Yo hubiera preferido que mi identidad se hubiera mantenido en secreto.

¿Tendremos novedades de Skam en el futuro?
La suerte de Skam es que el contexto es tan malo que puede tirar de su background. Un pasado que no explotó en su día, por cierto, porque decidió tirar ediciones muy limitadas. Ahora se encuentra en un punto interesante, el sello sabe que cuenta con un legado muy valioso y eso provoca en sus gestores -más o menos los mismos que forman Gescom- la confianza propia del que sabe que cuenta con un pasado esplendoroso. En tiempos de crisis el pasado es muy importante ya que puede convertirse en un buen salvavidas. Lo importante es echar la vista atrás y sentirte orgulloso de lo que has ido publicando durante los años de bonanza. Porque entonces no estás obligado más que a sacar buena música.

Hay gente que critica que Skam lance tan pocas copias de cada referencia.
Ok. Eso es lo que dice la gente y nosotros no somos estúpidos y sabemos cual es nuestro mercado.  Lo que no puede ser es sacar a la venta 5000 copias y retener un stock de 2000 y pico discos en el almacén con sus correspondientes gastos porque la gente no quiere comprar tus discos. Hay que tener ojo para mantener a tu demanda a raya, de lo contrario te puede llegar a comer. La tirada de Skam está pensada y cuantificada de tal manera que los que trabajamos en el sello trabajemos lo más a gusto posible. La gente se lo puede tomar como quiera,  pero lo cierto es que después de tantos años el sello se mantiene en buena forma sin tener que renunciar a la calidad.

Y dígame una cosa, sabe si Boards Of Canada tocarán alguna vez en vivo… Dicen que es muy difícil sobrevivir en estos tiempos que corren sin actuaciones en directo…
Es que tienen un nivel de exigencia muy alto. No sé si conseguirán igualar su tope creativo con sus propias exigencias. Lo que ellos imaginan como live show ideal está todavía muy, eso, idealizado. En la música interpretada en directo siempre cuentan unos elementos imponderables que ellos no parecen admitir. 

¿Cual es su opinión sobre la vuelta de The Black Dog?
Es difícil de emitir un juicio de valor al respecto, sobretodo cuando has sido uno de sus principales fans en su primera versión.  Lo tengo todo de ellos de esa época y para mí son muy especiales. Además hay una cosa que es indudable y es que no son los Black Dog originales y por eso conforman algo completamente diferente a lo que escuchamos en un principio. Sigo siendo muy amigo de Martin pero no podría asegurarte que me siga interesando lo que hace ahora como The Black Dog.

¿Entonces han vuelto o no los 90?
Es gracioso eso de los revival, sobretodo cuando has vivido la época original. Se convierten en algo muy gracioso porque normalmente ese sonido es reproducido por una serie de gente que no tiene ni idea de cómo fue la historia. Por no decir que se puede convertir en algo peligroso.

La música se desarrolla como reacción al contexto.
Yo creo que si. El hardcore mismo nació como una reacción a la seriedad que prevalecía en ciertas formas electrónicas. Una música para divertirse y reír. Y de ahí nació el jungle más espiritual si quieres para pasar después al drum&bass que siempre fue algo más físico. Espero que la década que va del 2010 al 2020 sea tan creativa como lo fueron los 90.  Para ello la audiencia se tiene que fragmentar mucho más en pequeñas escenas más creativas de lo que se le supone al “establishment”.

Parece que en esta década todo haya salido de un “remember”.
Si, por eso me interesa lo que hace gente como el sueco Grovskopa, los holandeses Radial del sello Audio Assault, el japonés Go Hiyama, los españoles Exium… Sigue siendo techno, pero suena a nuevo. Cuando los escucho no se me activa el recuerdo y la sensación de haber escuchado esa música hace diez años. Como me ocurre con la mayoría de productores contemporáneos. Es genuinamente novedoso. Exium produce de una manera moderna y no pierden la energía aquella a la que me refería antes. Es una escena algo homogénea e inmediata en cuanto a su sonido, pero no es deliberadamente retro –no dirías que suena a Detroit, ni a Chicago…- y eso es de agradecer.

Más información
::

Compartir