Entrevistas

Pilooski

Pilooski

Pilooski no es muy conocido en nuestro país pero con este revival del re-edit se monta en el avión cada fin de semana. La tarde de la entrevista volvía de New York donde ha se ha pasado nada menos que tres días para pinchar en el modesto APT Club. De hecho es reclamado también en París y en Barcelona ha estado una vez y de medio tapadillo porque estuvo pinchando en un par de eventos organizados por la Red Bull Music Academy, en la fiesta pre-Sónar a la que se accede con invitación y otra en el lounge que la misma Academia montó en el festival barcelonés ese mismo 2006 (fue participante en la edición que la academia celebró en Roma, 2004). ''Los neoyorquinos están interesados en el sonido disco que se produce en Europa. Aunque ellos siempre han sido más clásicos ahora están muy interesados en investigar en el disco más bizarro como por ejemplo la mezcla que se dio con el krautock en la escena alemana de hace unos años. Hay como un renacimiento del interés de toda esa gente que es como una continuación del que había en los 70's'', asegura el francés.

Se ha especializado usted en re-edits.
Cuando haces un remix tienes las pistas por separado y cuando trabajas en un edit lo haces directamente sobre el track original. Este último es un trabajo casi para especialistas porque no puedes trastear demasiado el tema ya que se supone que está terminado y ya es redondo de por si. Como mucho lo estiras o añades algunos trucos vocales para poder pincharlo en sintonía con tu propio discurso musical. Bueno, es como todo, si quieres pinchar cosas que no tienen los demás pues tienes que hacer tus propios re-edits. Me consta que la gente piensa que es muy fácil porque apenas se incorporan detalles al tema original pero es una tarea bastante complicada porque tienes que actuar de manera más lógica con la estructura y la sonoridad de un tema que puede haber sido grabado hace 30 años con instrumentación de la época, claro. Si te gusta el tema entonces te vuelves muy cuidadoso porque tu trabajo se concentra sobretodo en ser lo más respetuoso posible con el original. En eso es en lo que estoy ocupado ahora en el sello D*I*R*T*Y que es para quien trabajo actualmente.

Eso y compilaciones como Dirty Space Disco que es una co-producción a medias con Tigersushi, el sello de Joakim.
Nosotros hicimos la compilación si y yo incluí un par de edits de temas de Clara Mondshine y de John Miles. También sigo haciendo remixes para Domino, Warner o K7! pero a partir de ahora me quiero concentrar en un solo sello, en D*I*R*T*Y. Van a venir más re-ediciones de las que estoy más orgulloso todavía.

Se tiende a asociar su nombre con la escena disco…
Si, pero no es cierto porque de los últimos 15 re-edits que he hecho para D*I*R*T*Y sólo tres o cuatro se podrían categorizar como música disco. Me gusta el rock, vengo del soul y del hip hop, así que no sé porque me encasillan en ese estilo. Mi productor favorito es Anthony Shakir que hace techno de Detroit y también Carl Craig o Audion. Si claro que me gustan Todd Terje o Prins Thomas, sobretodo el primero, pero no me siento en la misma movida que ellos. Es más, no quiero que me metan en el mismo saco.

Incluso tuvo una época en la que producía drum&bass.
Si, pero mis raíces musicales vienen de más atrás. Del hip hop y de la música negra en general. También he producido para el sello de Krikor que está metido en cuestiones más orientadas al tech-house contemporáneo. Ya te digo, es que he hecho de todo.

Después cuenta con una especie de subsello en D*I*R*T*Y Sound System que se llama Dark & Lovely y en el que podemos encontrar edits suyos de gente como Alan Parsons o Human Beinz.
Si, ese es un tema clásico del Northern Soul, Nobody But Me es muy sixties. Es garage antiguo, el original es rock muy primario, pero lo pinchaba mucho y como establecí una relación muy estrecha con ese tema decidí trabajar en él. La idea era hacerlo más hipnótico, darle una pincelada al estilo de Can, que sonara más oscuro. Es que en cada estilo en los que trabajo me encantan los temas más psicodélicos.

La pena es que cada referencia que sale de Dark & Lovely está limitada a 1000 copias…
Si porque no queremos hacer reprensados. Cuando se acaban las referencias preferimos incluirlas después en un recopilatorio en CD. En breve ya estará el primer recopilatorio en el que se incluirán algunos temas inéditos. Uno de estos temas será un track de Michael Bundt llamado The Brain of Oscar Panizza que por cierto es un ejemplo de lo que te decía antes, fue un trabajo bastante complicado porque el tema original es bastante largo y encima quise hacerlo con más brío en el beat. Además al principio del tema relinchan unos caballos y decidí ponerlos a medio tema y si que se pueden escuchar pero casi no se reconocen respecto al tema original.

Tiene buen ojo para elegir los temas, por ejemplo este The Brain of… sigue teniendo mucho éxito entre algunos Djs británicos de éxito y muy populares como Danny Howells o Damian Lazarus que seguro lo pinchan cuando reivindican sus orígenes aunque ahora no tenga nada que ver con lo que pinchan.
No sé, más que elegir el tema se trata de intentar darle un matiz diferente con el re-edit. Como intentar ser personal sobre algo que ya tiene vida autónoma. Por eso es tan difícil. En D*I*R*T*Y Edits Vol. 1 también hay un cover en plan crooner del tema Black Hole Sun de Soundgarden pero bastante más sinfónico y con unas cuerdas que lo convierten en un tema bonito. Creo que el cover aprovecha las cualidades del tema original - personalmente creo que es muy bueno- dotándolo de una autonomía propia y para eso hay que llevarlo a otro terreno que no tenga que ver con la naturaleza del tema. Esa debería ser la esencia cuando se trabaja en la versión de un tema.

Otra de sus influencias es Moondog, famoso en el undergrpund real de la Gran Manzana por construir sus propios instrumentos y tocarlos por las calles de New York.
Si, precisamente me gusta porque no hay nada más bonito que construir tus propios instrumentos para hacer tu propia música. Eso si que es darle un toque humano a tu música. No se le puede pedir más a un músico. Pero más que Moondog creo que mi principal influencia ha sido Lee Perry, eso si que tenía que ver con la sonoridad de tu propio bricolage. Me asombra la facilidad con la que los productores de reggae clásico sacaban prestaciones increíbles a su modesto equipamiento técnico para hacer una música que sonaba poderosa.

Más información
Web Oficial: D.I.R.T.Y.
My Space: Pilooski
My Space: Pilooski Edits

Compartir