Entrevistas

Octave One

Octave One

Tienen cubiertos los últimos cuatro fines de semana con bolos en toda Europa. Viven en Berlín (''Hawtin habla muy bien el alemán'') durante este mes para cumplir con las exigencias logísticas de esa gira de presentación de su álbum Off The Grid (Tresor) que los trae al The Loft barcelonés y que los devolverán en poco menos de un mes al Playa Club de A Coruña (9 de marzo). Vienen cargados de trastos y sin Ann Saunderson porque viene a batallar un poco con el público de la sala barcelonesa con un directo de techno a los pies. ''¿Si traemos laptops? No es nuestro estilo. Queremos hacer un directo de techno de verdad. No nos gusta tener la vista fija en la pantalla. Preferimos tener la mirada puesta en la pista de baile y jugar con ella''. Lenny y Lawrence Burden. De los Burden de toda la vida.

¿Y si les digo que a mi particularmente me apetecía un directo más orgánico con voz al micro y proyecto de banda sobre escenario?
(Lawrence) Estamos en un club. La gente viene a bailar, no a que la eduquen. Tenemos dos tipos de shows. El live act con voces más soulful y este de techno más groovie y potente. Sabemos que en Europa la gente sale a bailar. Que nadie se lleve a engaño. Nuestra música es escapista y esa es nuestra misión. Hacemos música para que la gente pueda evadirse de sus problemas aunque sea por un rato. Techno es funky y ese gran detalle no se debe perder de vista. Para nosotros eso es techno puro.
(Lenny) Lo mejor de hacer directos es que el material del que dispones es tuyo y eso siempre es una ventaja porque puedes amoldarte a las exigencias del público. La gente que viene a bailar es tan exigente como la que llega a un parque de Detroit para sentarse para degustar la música con detenimiento. Hemos actuado en festivales bastante familiares con niños paseando por el parque y es un público tan educado como cualquier otro. Después de tanto tiempo girando te das cuenta que todos los públicos merecen el mismo trato: respeto.

Música para escapar de la realidad. Entonces, nunca se han interesado por el mensaje político en sus temas. ¿No se han sentido atraídos nunca por las reivindicaciones de tipo social como otros proyectos del Detroit de finales de los 80?
(Lenny) Nos gustaría estar lo más alejados posible del discurso político. La vida está impregnada de política y el contexto se ha vuelto asfixiante. La cuestión reivindicativa se la dejamos a otros grupos. Buscamos la vibración más que la acción. Preferimos que la gente fluya con nuestra música hacia otras realidades alejadas de los problemas más terrenales.
(Lawrence) Si, apostamos porque la gente se reconozca primero como ente individual a través de los sentimientos que se desprenden de nuestra música. Mirar hacia adentro de uno mismo es muy importante y para eso uno debe olvidarse del entorno.
(Lenny) Nuestra música debe inspirar el alma de todos los que la escuchen, de lo contrario no nos sirve.

¿Cómo se lo montan para tirar hacia delante el techno de Detroit y no sonar repetitivo en un género que lleva dos décadas entre nosotros?

(Lawrence) Somos cinco cerebros pensando en lo mismo. Son cinco seres con cinco gustos musicales diferentes con sus respectivas experiencias vitales al servicio del techno. Y encima somos de la misma familia. Nada malo puede surgir de esa tormenta de cerebros tan familiar.

Se acostumbra a decir que la familia y el negocio no son buenos complementos. ¿Ustedes como lo llevan para seguir adelante después de otras dos décadas practicando techno?

(Lenny) ¿Sinceramente? Con peleas constantes. Pequeñas y grandes batallas para salir adelante, no para estancarse en el propio ego y el orgullo. La relación entre los miembros de la familia debe permanecer en un plano estrictamente musical. Ha sido así siempre y creo que nos ha ido bien en esto. Nuestros hermanos pequeños están más metidos en el hip, los mayores en el jazz. Cosas de la edad. Nos lo pasamos muy bien juntos y eso es maravilloso.

El último álbum que han sacado para Tresor, Off The Grid, es una colaboración entre dos de sus proyectos más famosos, Octave One y Random Noise Generation. ¿Qué diferencias existen entre los dos proyectos?
(Lenny) Ya de buenas a primeras, Octave One nació como proyecto de techno puro con sintetizadores. Un estilo fijo en el techno de secuencias rectas. Después con el tiempo intentamos trastear con los samplers para facturar un techno de naturaleza más abrupta. Cuando empezamos a operar con el sampler conseguimos hacer más ruido que música, de ahí el nombre del proyecto. Extraíamos y cortábamos las voces un poco al azar –de ahí lo de ''Random'' del alias- y eso nos dotó de un estilo que parece gustó al público, aunque nosotros no sabíamos a ciencia cierta dónde nos podía llevar esta manera de trabajar.
(Lawrence) Con el tiempo y a medida que el sampler fue evolucionando, le cogimos el gusto a la máquina y ahora no está tan claro cual de los dos proyectos utiliza más este artilugio. De tal modo que ahora la gente no es capaz de reconocer las diferencias compositivas entre Octave One y Random Noise Generation, pero nosotros si.

Entonces, ¿ha cambiado mucho Octave One desde que empezaron en esto a finales de los 80?

(Lenny) Eso esperamos (risas). Y mucho además.
(Lawrence) Seguimos siendo ese grupo familiar que se reúne en casa para decidir la línea artística del proyecto. Cuando uno liga la música con su propio núcleo familiar está predestinado a crecer en paralelo: vida artística y vida familiar se confunden y se nutren a la vez.

Ustedes son una familia más Ann Saunderson. No por nada ella pone la voz en su tema más famoso, Blackwater. Un icono en su discografía.

(Lenny) Si, se puede decir que la hemos adoptado. Ella es nuestra hermana adoptiva y creo que está bien orgullosa de ello. De hecho, ahora mismo estamos produciendo su nuevo próximo álbum en solitario.
(Lawrence) Es un icono porque la gente lo ha querido así pero a nosotros nos gustaría contar con más temas como esos. Una cosa es lo que tú estás produciendo en un momento concreto y otra muy diferente es el recuerdo que ha quedado en tu público. Se puede limitar a una única canción pero nosotros siempre hemos creído en toda nuestra discografía que es como decir que hemos creído siempre en lo que hemos hecho.

Les iba a preguntar por su sello 430 West. Sigue en pie y continua editando música, aunque a cuentagotas.
(Lawrence) Nos lo tomamos con calma. No estamos interesados en editar un disco cada mes. Estamos centrados en nuestro propio trabajo y eso provoca que las producciones vayan saliendo poco a poco.
(Lenny) También estamos muy interesados en rodar películas en formato vídeo y eso también nos quita tiempo para sacar nuevo material.
(Lawrence) No nos importa estar en la pomada constantemente con múltiples referencias saturando el mercado.

Hay una cosa que sigo sin entender. Antes de la entrevista me comentaban que en Berlín hay mucha más fiesta que en Detroit, donde se puede decir que no existen ya las noches de techno. ¿Cómo puede ser que en la cuna del techno ya no se pueda escuchar techno?
(Lenny) El techno en Detroit se ha evaporado porque ahora no hace falta estar conectado físicamente para crear una escena o un núcleo de productores con intereses comunes. Hace un tiempo necesitabas estar en algún sitio para producir con otros y eso es lo que provocó una escena tan fuerte en Detroit. Ahora el espíritu del techno continua vivo, pero no en Detroit porque es una ciudad con una calle muy difícil. Si la calle no quiere al techno a este no le queda más remedio que volar por ahí. Ahora está esparcido por el mundo que es de lo que se trataba en un primer momento.

Más información
Web Oficial: Octave One
Bio: Octave One

Compartir