Entrevistas

James Murphy

James Murphy

Cristina de Sinnamon me comenta que, por lo menos hoy, James Murphy está de buen humor, cosa que me alegra porque yo no. Me acabo de dar cuenta que se me ha agotado la pila del micrófono de mi mini-disc y me va a tocar tomar apuntes a la hora de la siesta que es cuando el frontman de LCD Soundsystem atiende a la prensa en la sala Pop Bar del Razzmatazz donde va a tocar esta misma noche. Efectivamente, James Murphy me recibe con sonrisa sincera y decido confesarle que intentaré transcribir lo que pueda a mano con la intención de que se apiade de mi y hable pausado. Me dice que no hace falta tamaño esfuerzo. Que me graba la entrevista y lo que haga falta en su laptop y que me la manda una vez se acabe por mail. Después de 20 minutos de charla desenfadada me pide mi nombre de pila para nombrar el archivo sonoro a lo que responde con un exabrupto: “Fuck, fuck, fuck… No encuentro el jodido archivo. No puede ser. Oh no, lo siento mucho”. A lo que yo respondo con una palmada en la espalda: "No te preocupes James la culpa es mía, el periodista fallón soy yo”. Me voy raudo y veloz a vomitar la entrevista de inmediato porque tengo memoria de pez. Esto que sigue a continuación. "I'm losing my file".


Su nuevo álbum Sound of silver se abre con un tema titulado Get innocuous! que empieza sospechosamente igual que su hit Losing my edge. ¿Es un guiño a los muy fans? ¿Una conexión secreta entre álbumes?

No, en absoluto. La coincidencia se debe más a la técnica de grabación que utilizo que a un intento por crear una similitud artística del tipo al que te refieres. En ningún momento fue algo premeditado. Mucha gente me lo ha comentado ya pero no hay nada de eso. Eso me hace pensar en algo muy gracioso: ¿Te imaginas que el nuevo disco hubiera sido idéntico al anterior y que sólo hubiesen cambiado los títulos? Hubiese sido cojonudo.

¿Por qué el primer álbum fue doble y este segundo es tan corto?
Bueno, yo en realidad concibo el primer álbum de LCD Soundsystem como uno solo. El primer Cd es realmente mi primer álbum con la banda, el segundo no es más que un recopilatorio de temas ya editados. Respecto a si es corto o no mi nuevo álbum, te diré que me gusta trabajar con nueve canciones y no más. Creo que los músicos se exceden con el metraje de los álbumes y muchas veces no hay tanto que decir. Yo creo que trabajaré siempre con nueve temas en cada álbum.

Cierra el álbum un tema que llama la atención porque parece una carta de amor en forma de balada bastante alejada de lo que ha hecho anteriormente: “New York, I Love You But You're Bringing Me Down”.
Es que es una canción de amor. Mucha gente piensa que es irónica pero no es verdad. Es una auténtica canción de amor a una ciudad que todavía amo. Es que es una ciudad que es para amarla locamente porque es maravillosa.

¿Qué es lo más excitante que está ocurriendo ahora en NY en términos musicales?
Creo que lo más excitante ahora mismo son las fiestas de música disco. Se está volviendo un poco a esa época espacial en la que uno cuando entraba en una discoteca parecía que entraba en un mundo ajeno al real poblado por marcianos.

Hablando de extraterrestres. ¿Ha coincidido alguna vez con Daft Punk a los que dedicó una canción titulada Daft Punk is playing at my house?
Nos hemos cruzado alguna vez por el camino. Si, ahora que pienso he mantenido con ellos una conversación del tipo: “!Hola que tal!” “¿Todo bien?” “Si, me alegro ¿Y tú?” “También, muy bien” “OK” “Adiós” “Adiós”. Un ejemplo típico de micro-conversación de pasillo en algún festival donde habremos coincidido por casualidad.

Debe conocer usted a mucha gente y ese tipo de relación debe ser muy común en su vida.
Bueno, no te creas. Lo que si me ocurre muchas veces es aquella desagradable sensación que me ocurre cuando estoy convencido de conocer a alguien que se supone que ya he saludado pero que no lo hace, seguramente porque no me conoce o porque piensa lo mismo que yo, y entonces me como la olla preguntándome: “¿Por qué narices X no me saluda? Me debe odiar por alguna razón que desconozco o, lo que es peor, por algo que he dicho y no sé que es”. Lo divertido es que seguramente la otra persona esté pensando en ese mismo momento lo mismo que yo. Si, es muy divertido este mundo.

¿Existen muchos odios y celos en el mundo en el que usted se mueve?
No, seguramente en el mundo "real" existan muchos más.

Debe ser duro moverse en un mundo de artistas en el que todo el mundo hace algo y lo muestra al resto esperando una respuesta que se supone que tiene que ser positiva…
Me niego a presentar algo de mi trabajo a una segunda persona. Nunca compongo para otros. Siempre para mí. Y al revés. Si alguien me quiere enseñar algo de lo que ha hecho, siempre le digo que ya me lo escucharé más adelante. No puedo escucharlo delante de las narices del autor. No... no... me resulta imposible.

En una entrevista dijo una vez que le gustaban los rumores porque hacían más divertido al mundo del rock.
Cierto. Yo me he criado con una escena en el que el rumor era casi tan importante como la obra del propio músico. Es que era muy divertido que alguien te contara que habían pillado en la cama a David Bowie con Mike Jagger. Las habladurías son consustanciales al mundo del rock y del pop. Y así debe seguir siendo. Es que eso es rock.

¿Es por esa razón que no le gustan las entrevistas? ¿Prefiere que se hable de usted de manera “extraoficial”?
Si que me gustan las entrevistas. Lo que ocurre es que yo soy más de entrevistas largas porque me gusta profundizar con el entrevistador en cuestión. Odio las entrevistas cortas que buscan un titular bonito que a su vez es inútil porque no se fundamente en un contexto. Prefiero conceder dos largas en una hora a cuatro cortas en el mismo período de tiempo.

Además le sirve también para involucrarse con la realidad de la ciudad donde va a tocar…
Bueno, de una manera o de otra intento conectarme con la realidad de los diferentes países donde voy a actuar. Barcelona, por ejemplo, es una ciudad que está muy bien conectada con mi corazón porque aquí fue donde mi mujer me dijo que me quería y donde nos vinimos más adelante a celebrar nuestra luna de miel. Por cierto, has visto que bien pronuncio la “c” de Barcccelona… Pocos anglosajones de pura cepa son capaces de hacerlo tan perfecto. Ves, otra manera de involucrarme con la realidad de un país. De todas maneras disfruto mucho más de una ciudad cuando voy a pinchar. Es el momento ideal para conocer una ciudad porque tienes todo el día libre hasta que empiezas a trabajar de verdad a eso de la medianoche. Después de cuatro horas de sesión cierras tu maleta y de nuevo a disfrutar de la ciudad. Cuando vengo de gira con LCD Soundsystem todo se torna una locura con muy poco que disfrutar que no sea el propio concierto. Una locura de cables, conexiones, clavijas, instrumentos que misteriosamente ya no funcionan cuando llegan al local de destino, las entrevistas promocionales…

Me acuerdo haberle visto pinchar en 2005 precisamente en una fiesta de clausura de FIB de aquel año en la playa de Benicàssim. Me llamó la atención la cantidad de hits que se sacó de la manga.
Bueno, en esa fiesta a la que te refieres compartía cabina con mis amigos 2many Djs y es inevitable tirar de hits si no quieres que el público compare temas y se acabe desinflando a las primeras de cambio. Para mí, lo ideal es pinchar cuatro horas. Entonces si que puedes jugar con el público. Plantarle un tema de techno sutil y comprobar como los cuerpos se van tensando lentamente a la espera de un subidón que no llegará hasta después de dos horas. Así es cómo me gusta hacer cada vez que pincho con Tim Sweeney o con mi batería en LCD, Pat Mahoney.

Cómo va de técnica, porque los 2many Djs de eso van sobrados…
Voy bien, gracias. La verdad es que más que la técnica se debería mirar por la felicidad del público. Odio a los Djs que se muestran de cara al público, a su público, con cara de decir: “Ahora os voy a poner esto porque YO creo que es bueno”. No puedo con ellos.

Más información
Web Oficial: LCD Soundsystem
Bio: LCD Soundsystem

Compartir