PUBLICIDAD
Marc Marzenit

Marc Marzenit

Publicada el 16 Enero 2006 por David Puente
Ocho horas de clases de sonido al día repartidas entre mañana y tarde – a saber, un master matinal en ingeniería de sonido y un ciclo de grado superior vespertino- y un finde trabajando entre bambalinas en su pueblo Mollerussa. Marc Marzenit es hijo de la “era del Messenger”, la de la respuesta instantánea, con poco tiempo para algo más que relacionarse a través de múltiples interfaces que domina con la soltura y productividad de un hacker con insomnio. Sus producciones, que van rulando en CD-R por su incipiente legión de fans, se mueven a medio camino entre el preciosismo cósmico de un James Holden multiorgásmico y la contundencia hipnótica de Paul Kalkbrenner armado con escuadra, cartabón y mucha melodía. Marc Martínez a sus veinte y pocos años asusta por su pulso rítmico y sus estructuras bien perfiladas. “Lo que hago no es música innovadora”, menos mal.
Antes me comentabas que últimamente estás sin ilusión por nada.
Lo que estoy es muy estresado entre semana y el viernes me voy a Mollerussa porque trabajo los fines de semana de técnico de sonido en un teatro y si a eso añadimos alguna de las actuaciones que van saliendo pues no me queda tiempo para nada. Llevo tres años así. ¿Pero sabes lo malo de todo?

¿Hay algo peor?

Que cuando por fin coges vacaciones echas de menos todo ese trajín.

A ver, explícame eso…

El cerebro humano tiene sus peculiaridades. Cuando te habitúas a algo pierdes atención hacia esa actividad. Normalmente cuando no puedes hacer algo tu atención más se concentra en ese objetivo y más ganas tienes de hacerlo. Por eso en época de exámenes es cuando más creatividad tengo. Ayer tenía que estudiar y estuve hasta la una de la madrugada acabando una canción que no sé porqué la tenía que acabar y una vez lo hice me puse a estudiar hasta las cuatro de la mañana. Mi cerebro busca excusas para no estudiar.

Entonces a usted como buen creativo que es, la falta de constancia le pierde… De algún sitio la debe sacar para arrancar algo de tiempo para sus producciones…

Tengo un amigo de clase al que admiro por la persistencia absoluta que tiene en todo lo que hace. Es Dj y hace fiestas y es capaz de encargarse de todo. Yo en cambio soy más perro. Apenas colaboro con un par de sellos, Votox de Sergi Botella, uno de los responsables del sello de electro Dona-Li y con Underwear. He tenido la suerte que siendo tan descuidado en mi propia promoción me han salido bolos y además buenos como el del día de Navidad en Florida 135.

No está nada mal hacer un directo en Florida135 y además siendo un desconocido. Muy bien por usted y muy bien por Florida 135.
Esa noche era de residentes pero yo estaba programado con Pep Gaya de Klitekture. Es muy amigo mío. Tengo su número por si lo quieres entrevistar también. Eso si, nos diferenciamos en todo: música, carácter y manera de producir. Él antes hacía servir hardware –un sampler S5000, QI-500 de Yamaha, la Spirit…- pero se compró un power book y se pasó al Ableton. En cambio yo produzco sólo con Reason. Desde hace un mes me compré un Mbox con protools para conseguir cosas nuevas. Para mi el Reason es el más rápido por lo menos yo he llegado a dominarlo bastante. Como es tan visual cuando tengo una idea me resulta más fácil plasmarla que con cualquier otro programa.

¿Has conseguido dibujar fielmente en tu software un sonido que tenías en la cabeza?

Cuesta mucho… cuesta muchísimo… Creo que lo he conseguido muy pocas veces.

¿Y qué haces cuando no consigues reproducir ese sonido como imaginabas? ¿Dejas el tema por imposible?

Lo que hago últimamente es meter en la base todos los sonidos que sonaran más o menos en el tema y voy sacando los que no me sirven mientras incluyo otros nuevos. Después trabajo por comparaciones. Uno de mis trucos es nombrar X1 a la primera idea de esa canción. A la segunda le pongo X2 y así sucesivamente. De este modo tengo un número X de versiones de un mismo tema. De esta manera consigo versiones mejoradas de un mismo tema, pero igual ocurre que la versión X8 está muy recargada de sonidos vuelves a la X1 para compararla con la idea original y a veces no hay color: era mucho mejor el sonido de la X1. Conozco a mucha gente que cuando cierra el programa normalmente acepta la ventanita “Save” con lo que pierden el trabajo previo. Yo no lo he hecho nunca, ni siquiera cuando empezaba en esto.

A veces hay gente muy de la virguería técnica que saca sonidazos y los temas no te dicen nada.

La razón es que en el mercado se divide en muchos pluggins, la gente está loca con los pluggins pluggins… Y después están los hardwares de toda la vida. Cuando sale un modelo nuevo el primero que coge ese aparato lo explota a fondo para coger los mejores sonidos. Tocan una nota y es impresionante…ya no les hace falta hacer mucho más! Hay gente que decide que acaba un tema porque tiene cuatro sonidos buenísimos. A ti igual no te dice nada pero a él si.

Tu que eres de sacarle mayor rendimiento al sonido o tiras más hacia la creatividad en las estructuras.

Soy de los segundos, por desgracia. ¿Por qué? Porque yo he tenido una base bastante clásica y quieras o no la armonía la llevo dentro. A veces lo intento evitar. Cuando pienso que voy a hacer algo más minimal, entonces intento que esos pocos sonidos tengan mucha fuerza, claro. Pero ojo, que yo no hago minimal que la gente lo comenta pero yo no hago minimal y no. El minimal se ha prostituido en significado. Ahora cualquier cosa es minimal. El electro-house no es minimal, Border Community no es minimal. Pep Gaya hace minimal. Y del puro además. Una de las influencias más fuertes que he tenido seguramente ha sido mi padre que tenía muchos discos. Después con 14 años fui al Sónar que tenía muchas ganas de ir y me tocó un sampler en un sorteo. Para mi fue una ilusión que no veas. Un sampler Akai Remix 16 para Dj’s. Estaba más contento. También he estado varias veces por Florida 135 y también ha sido una buena referencia. Cuando tenía 15 años me gustaba el hardtechno pero tampoco importa mucho porque la música va a épocas y explicarlas todas nos llevaría bastante tiempo porque es complicado.

Si, más o menos como cuando repasas la lista de tus novias.

Bueno de eso últimamente poco. Estoy de Ramadán.

Claro, tampoco tienes tiempo.

Claro. Mira me has hecho las dos preguntas fijas: todo el mundo me pregunta de donde saco el tiempo para producir y que si tengo novia.

Claro pero lo primero se lo he tenido que preguntar para retomar el curso de la entrevista y lo segundo me lo ha contestado porque usted bien ha querido. De todas maneras compruebo que tienes las cosas muy claras.

Yo creo que si que las tengo. Espero acabar los estudios en junio y el año que viene me quedaré por aquí por Barcelona. No sé, entonces será el momento en que me toque dirigirme a los sellos.

No se preocupe que los medios lo convertiremos en un hype y entonces no se aburrirá en absoluto.

¿Qué es un “hype”?

Cuando un artista tiene una repercusión mediática exagerada según sus méritos.

Lo veo difícil.

Pero bueno tu te quieres dedicar a esto, ¿no? A ver si hacemos la entrevista y mañana dices que te dedicas a otra cosa.

No tengo conciencia de querer dedicarme a otra cosa. Normalmente con siete años un crío quiere ser policía o astronauta y yo realmente no he sentido otra llamada que la de la música. Sobretodo cuando a los siete me regalaron el primer ordenador. Estoy contento de lo poco que he dudado en la vida y me pido a mi mismo no cambiar en absoluto. Así se me disculpa lo de la perrería.

Si concentras toda la energía en un punto pues seguro que llegas más lejos.
¿Tú crees?

De lo contrario, si repartes tu atención en varias actividades también tienes que repartir tu energía….

Pues yo tengo una atención nula. Me podía pasar la hora y media de uno de mis directos sin separar la vista del ordenador y sin mirar al público. Imagínate, llevo dos controladores y dos portátiles como para saludar a los amigos... Cuando acababa el directo la gente me preguntaba cómo había ido la noche y no sabía que responderles. Creo que no es nada positivo hacer eso y tengo que esforzarme en cambiarlo, aunque sólo sea moviendo un brazo que me mantenga en el instante. Como no utilizo el Ableton Live tengo que estar atento a más variables. Si lo hiciera servir seguro que me aficionaba pero trabajo con tantas bases que tendría que procesar al Ableton y es una locura. Bueno también podría ir con un Ablton Live en cada portátil. Pero donde vas a parar… He ganado una rapidez con el Reason que no me vale la pena cambiar. El Live me daría más poder de improvisación, convencidísimo que podría hacer una mezcla muy buena, pero para compensar eso lo que intento hacer es llevar dos portátiles con dos controladores y entonces hago una especie de sesión de Dj por un canal sonando unas bases y por el otro suena el resto que puede ser la melodía o los recursos vocales. ¿Te estoy aburriendo?

Más información:


Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.