PUBLICIDAD
Kettel

Kettel

Publicada el 28 Abril 2006 por David Puente
Reimer Eising se muestra esquivo a hablar de su música con la timidez impostada dek que no se siente merecedor de una entrevista para un medio extranjero. La cosa cambia cuando apago el mini-disc y por arte de magia nos ponemos a hablar el idioma universal de la pelota y de lo bien que encartan los jugadores holandeses en Barcelona. De toda esa parafernalia protocolaria que sirve para dar la bienvenida al extranjero con el que se quiere quedar bien sin caer en juicios que pongan en riesgo nuestra efímera convivencia hasta que el tulipán espeta: “Van Bronckhorst es odiado en Holanda por lo malo que es y por haber ignorado en su camiseta un apellido tan holandés como el suyo por una mariconada como Gio. Me interesa sobremanera lo que piensa tu audiencia sobre este jugador que me escriban a kettel@sendinorbs.com”.
En su hoja de servicios cuenta con un remix para Depeche Mode del último single “A pain that i'm used to”. Buena esa, ¿no?.
Bueno se trata de una gran banda. Pero si te soy sincero nunca he sido demasiado fan de ellos. Soy demasiado joven -24 años- como para haber llegado a vivir su mejor época que sin duda representaron sus primeros álbumes. Tampoco creo que los Depeche Mode hayan escuchado uno sólo de mis temas. Creo que se debe más de un tema de marketing para rejuvenecer el sonido de la banda que a un interés de la banda por indagar en mi sonido.

Usted proviene de una educación musical clásica ya que ha tocado el piano durante mucho tiempo y la defiende como premisa para producir música…

Para mi ha sido importante contar con una formación clásica porque creo que es importante para un productor de música electrónica o de lo que sea haber escrito tus propias canciones en un papel a la manera clásica. Después el proceso de composición cambia porque yo mismo necesito escuchar en tiempo real lo que estoy creando. Esa es la diferencia principal entre componer música a la manera clásica y producir electrónica de manera contemporánea, la audición en tiempo real revolucionó la creación musical porque permitió la escritura y la composición en paralelo.

Explíqueme aunque sea a grandes trazos como produce usted su música…

No existe una forma tipo de producir porque entre otras cosas uniformiza demasiado el resultado final de tu trabajo y eso en electrónica es casi pecado. Normalmente grabo una melodía convirtiéndola en un loop –eso si que es verdad, “loopeo” demasiado- abro otros canales y voy grabando nuevas melodías encima de ese loop original hasta crear aproximadamente 10 capas de sonido diferente. Trabajo con capas, así es como me gusta crear. Pero es una manera bastante común entre los productores. Después le doy un ritmo con un secuenciador de nombre Vegas que es el que me acompaña siempre en el estudio y que en realidad es un editor de video del que se puede aprovechar también sus audio tools. Lo importante no es lo que utilices como software si no lo cómodo que te sientas trabajando con él. Antes trabaja con hardware y guitarras reales pero me he pasado a la producción digital. No sé a que se debe el cambio pero es así.

Cuenta con colaboraciones en varios sellos y plataformas editoriales como por ejemplo el sello americano Kracfive con el que parece que ya no va a producir nada más.

No, es cierto pero porque tampoco es un sello serio es más un hobbie o divertimento en manos de sus gestores. Seguimos en contacto pero parece que Chris, uno de los dueños, se va a dedicar al estudio de la energía solar y ahora no le está poniendo demasiado empeño en el sello. Yo ahora mismo estoy más interesado en encontrar un sello profesional que una panda de amigos que se reúne una vez por semana para hablar de sus proyectos editoriales que muchas veces quedan en nada.

¿Y no lo encuentra por ahí?

Mi hermano Wouter ha montado un sello, Sending Orbs, que es muy importante para mi porque tiene todos los visos de convertirse en mi propia casa editorial. Esperemos que lo sea también durante mucho tiempo de Funckarma -Don Funcken & Roel Funcken- que para mi es uno de los proyectos con más futuro de la actual electrónica holandesa.

Y con Neo Ouija que tal va la cosa porque parece un sello bastante bien posicionado entre la comunidad electrónica europea…

Bueno, eso es lo que parece desde fuera pero su jefe Lee Norris es un auténtico usurero. Si señores, Metamatics no paga a los productores que trabajan para él. Tuve una pelea terrible con él y me dijo que me iba a asesinar.

No me diga.

Es un tipo chungo te lo digo en serio. El típico caso de retraso en el pago que se va complicando hasta que se calienta la relación de tal modo que saltan chispas.

Supongo que debe ser bastante común el impago en los sellos pequeños…

Si, por eso quiero apostar por Sending Orbs porque ellos pagan y responden e-mails cuando se los mandas y todo eso que debe seguir un sello que se considere, aunque sólo sea un poco, “profesional”. Lo importante en un sello primero es ,por este orden, pagar el trabajo de los colaboradores porque de esta manera estás reconociendo implícita y explícitamente su esfuerzo y después establecer una mínima comunicación entre los miembros del sello. Los tantos por ciento a repartir entre sello y productor también son un gran caballo de batalla que debería aclararse de buenas a primeras: “el 15% de lo que vendas es para ti” dicen muchos empresarios pero “¿qué es lo que he vendido exactamente para saber que porcentaje me toca?. Llegados a este punto siempre chocarás con cierto oscurantismo en las cifras.

A parte del dinero qué otros criterios deben seguir los sellos para considerarse algo más profesionales…

Eso de “en el sello X somos como una gran familia” queda muy bien en los medios pero después debes establecer esa comunicación interna que muchas veces no es fácil porque sus miembros viven a kilómetros a distancia… Por ejemplo, la discusión del art work de mi último álbum que saldrá en un mes en Sending Orbs ha nacido del intercambio de pareceres entre el diseñador y mi persona. Para casos así se han creado inventado cosas como Messenger.

Por cierto, llevaba un año y medio parir nuevo álbum y parece que ya tiene uno a punto.

Es bastante tiempo. Espero que la gente lo esté esperando con ganas. Un año y medio es el tiempo que he necesitado para madurar musicalmente. Creo que este es mi sexto álbum y es como si fuera el primero porque el resto ya ni los escucho. Tiene valor emotivo pero musicalmente me producen urticaria. En la escucha de mis discos antiguos siempre se impone el criterio técnico a la nostalgia y de lo primero, por lo menos para mi, andan bastante justitos.

Como diría el tópico es su álbum más maduro hasta la fecha…

Pues si porque he sido capaz de crear un flor coherente entre los diferentes temas. Cada tema es un puente hacia el tema siguiente creando un continuo hasta finalizar el álbum. No me refiero a que he confeccionado un álbum conceptual si no que he sido capaz de crear una gran composición sin fisuras.

Y seguro que suena a Plaid que es uno de los referentes que se utilizan para definir su música…

Esa es una de las cosas que más rabia me dan… que me comparen con Plaid. Si tu música tiene melodía dirán que suena como Plaid. Si suena a hip hop pero no dirán que te pareces a Boards of Canada. Si es un poco más abstracto entonces te compararán con Autechre. Pero si tus temas son algo más frenéticos y tienen algo de acid pues entonces serás como Squarepusher. Son coletillas que se utilizan para promocionar un disco y que parece que funcionan porque la gente se puede crear una imagen sonora en su cabeza sin haber escuchado el disco. Y lo más asombroso es que a partir de esa etiqueta se puede imaginar que le gustará aunque después el disco no suene realmente a Squarepusher.

Más información:


Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.