PUBLICIDAD
Ken Ishii

Ken Ishii

Publicada el 28 Noviembre 2006 por David Puente
Segundo festival Monegros del año al que asistimos y segundo artista japonés con el que tenemos oportunidad de charlar en la intimidad de un camerino donde esta vez descansa Ken Ishii antes de su doble jornada de trabajo. Nos abre la puerta con unos ojos enrojecidos que delatan que acaba de despertarse no hace mucho. Solo oír su nombre ya da miedo porque uno siempre ha pensado que un japonés a los platos es como un samurai con catana recién afilada. Pero nada más verle uno se da cuenta que su figura es extremadamente enjuta y encima parece mucho más pequeño de lo que proyecta su masa corporal en cabina donde su silueta siempre se agranda tras los platos. Entonces nos ponemos a hablar y pienso que nadie mejor que un japonés como interlocutor de una charla en plena madrugada. Quiero su Kimono. ¡Kiaaa!
Me llama la atención su doble sesión en M2. Dos sesiones totalmente diferentes y además espaciadas durante la noche. Menudo palizón.
Un Dj se debe a su público. Yo me debo a mis aficionados españoles que gustan del techno duro pero también me debo a mi mismo y esta noche, además, me apetecía reivindicar todo el espectro del sonido más ambiental y off beat desde los 70’s con Yellow Magic Orquestra como máxima influencia.

¿Cansado de los sonidos más duros?
Un Dj debe ser responsable de sus actos y no puede dejar de pinchar el tipo de música que le ha hecho popular entre una gran masa de aficionados. En mi caso no es que esté cansado de los sonidos más duros es que esta noche voy a reivindicar mi infancia y tantas tardes rodeado de discos que apenas entendía pero que mis padres hacían sonar para que me callara cuando me ponía a llorar. Lo que te dan tus padres es un regalo y debes tomarlo como tal. Yo esta noche he preferido recuperar ese regalo para entregárselo a mi público en una noche tan especial para todos.

Pero los regalos no se pueden reutilizar para otros…
Hay regalos que deben circular constantemente. La música es uno de ellos. Está entre nosotros para crear vibraciones que seguramente no paren nunca en el tiempo. Son vibraciones que se quedan incrustadas en nosotros mismos. Somos los responsables últimos de que esta energía continúe hasta el infinito. Nuestros padres nos crearon de una vibración mágica y amorosa y nosotros crearemos a nuestros hijos de la misma manera para formar una familia unida y fuerte. Lo mismo pasa con la música. El Dj es como un padre que tiene la responsabilidad de crear energías que enganchen a la gente para unirlas con lazos de amor hacia este gran regalo que es la música.

Unos lazos que a veces si se estrechan demasiado pueden llegar a estrangular.
La música nunca es nociva. Depende el uso que le debemos. Yo insisto en reconocerla como una vibración. Un estímulo para seguir en esto.

Un estímulo para aguantar palizas como la de esta noche.
Esta noche estoy aquí y mañana estaré a cientos de kilómetros de aquí. Siempre ha sido así y siempre lo será porque lo importante es fluir por este mundo. En Japón siempre se habla del árbol como sinónimo de vida porque sabe como plegarse a las hostilidades propias del clima de su entorno. Yo intento hacer lo mismo. Lo que es rígido se acaba rompiendo. Rígido igual a muerte, pues.

Se hace raro escucharle hablar a un Dj de esa manera tan simbólica y espiritual…
Ahora eres tú el que se muestra como un ente rígido porque estás recurriendo a unos esquemas mentales fijos en tu cabeza. Al Dj se le supone un ser superficial y material, pero no siempre es así.

Es que hay cada uno por ahí…
No puedes tomar a todas las personas por igual porque cada uno de nosotros es un pequeño milagro individual. Creo que ese es el gran problema de la sociedad nipona actual. La juventud emprende un camino para reconocerse a si misma como ente autónomo pero tiene que luchar con una sociedad cerrada que funciona en pos de la comunidad como un organismo bien engrasado y estructurado. Muchos jóvenes salen despavoridos de mi país en cuanto están preparados para el mundo laboral porque quieren ser ellos mismos y no uno más en un sistema que les oprime.

Usted mismo es Dj y trabaja mucho tiempo fuera de su país.
Pero siempre vuelvo a él. Uno se debe a la tierra que le vio crecer. Uno no puede estar huyendo continuamente de su pasado porque es muy poderoso y siempre te atrapa. Tanto como tu árbol genealógico.

El peso de la familia es muy importante en su país.
La familia es el entorno en el que uno se reconoce como parte de este mundo. Yo mismos estoy muy ligado a familias como la de los Arnau que siempre han contado conmigo para eventos como este M2. Formar parte de otra familia que no es la propia es otro regalo que deberíamos disfrutar sin mirar la recompensa material que a veces eso supone.

Usted incluso ha trabajo con el gobierno de su país como compositor de la banda sonora de los JJ.OO. de invierno en Nagano y fue responsable también de la música que sirvió como distintivo del pabellón japonés en la última Expo.
En Japón estoy considerado un músico. Un artista que es capaz de llegar a mucha gente a la vez y que entiende los deseos de la gente. En según que contextos está bien que las instituciones oficiales elijan a un Dj como médium para hacer llegar sus mensajes a la gente.

Debe ser muy difícil trabajar con un ente tan poderoso como el gobierno de un país como Japón.
Ya te lo decía antes: la profesión de Dj es una de las tareas del mundo moderno que te permiten fluir constantemente. La vida del Dj es un flujo constante de información que entra por tus oídos y sale a través de tus manos y de tus discos. Un disco que compras con amor es un disco que en teoría no debería funcionar mal en la pista.

Es asombrosa la clarividencia con la que se levanta de una siesta a horas intempestivas…
Bueno, es parte de mi trabajo estar lúcido cuando la mayor parte de la humanidad está durmiendo o pasándoselo en grande en un club. El Dj trabaja solo pero no debe olvidar nunca que se debe a su conexión con el público. A la gente se le conoce por cómo descansa y por como se divierte.

Y por como trabaja también…
Si, también. Pero a mi me interesa más observar a la gente cuando no está atada a una obligación y a una máscara social que a veces le esclaviza. Me interesa el espacio de ocio porque es cuando una persona pone en marcha su formación y su background al servicio del tiempo que tiene para él y para desarrollarse como persona individual. El ocio es sagrado.

Más información:

Web Oficial: Ken Ishii
Bio: Ken Ishii

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.