Entrevistas

Isolée

Isolée

Tenía yo ganas de hablar con un Rajko Muller que se prodiga más bien poco entre nosotros. Me avisa que es muy tímido y que en realidad no tiene mucho que explicar y se muestra tan amable durante la charla que decido sacrificar minutos de entrevista por una retirada a tiempo de Isolée hacia el hotel. Además el Sónar ese viernes tarde es el festival sobre-estimulante de todos los años y se le nota cansado así que le preguntamos ya de buenas a primeras por qué se lo ha pensado tanto antes de sacar su nuevo álbum que ahora ya no lo es tanto. Un monstruo.

Empecemos con una pregunta fácil: ¿por qué tanto tiempo entre el primer álbum “Rest” (1998) y este segundo “We are monster” (2005) ?
Nos llevaría mucho tiempo explicar todas y cada una de las causas. La primera, y tal vez más importante, es que durante un buen tiempo no he podido disponer de un estudio propio. Y la segunda razón se debe a que me llevó bastante tiempo decidir la dirección del segundo largo.

Un segundo disco mucho más low fi que el primero.

Grabo con equipos low fi porque de esa manera mi sonido aparece a los oídos del público como a medio hacer, no me gusta destacar demasiado el sonido. No, la verdad es que no me gusta sonar limpio. También debo reconocer que no he tenido apenas formación como ingeniero de sonido y por tanto mi sonido no cuenta con acabados perfectos. Es un recurso provocado pero podríamos decir que mi sonido nace de una deficiencia.

Una curiosidad, ¿cuánto tiempo le llevó producir “Beau mot Plage”?

Pues creo que unas dos semanas o algo así. Pero no es difícil de saber a ciencia cierta porque primero surge la idea y después empleas bastante tiempo en transportarla al ordenador. Ese paso es el más difícil. Representar en el ordenador lo que tienes en la cabeza a veces se vuelve un imposible.

Otro gran hit en su carrera es el remix de “Lovelee Dae” del original de Blaze que le unió a la escena house más convencional. ¿Guarda buen recuerdo de él?

Ese es otro ejemplo de grabación bajo condiciones, digamos, del tipo low-fi. Sin apenas monitores en el estudio. En unas circunstancias que podrían casi definirse como… inmorales. Ahora por fin tengo un estudio en condiciones.

A ver si se va a convertir eso en un problema.

Si, por norma a mejores condiciones menos señas de identidad. Veremos a ver si consigo hacer lo que quiero con unos medios más dignos. Por lo menos puedo asegurar que el próximo disco no se demorará tanto como este último. Tengo preparados dos 12” que salen ya y después lo siguiente será dedicarme a empezar a perfilar el nuevo álbum.

Entonces quedamos en que en el segundo disco le pudo algo la expectación creada respecto al primero.
Si, algo de eso. Pero sobretodo me cambió la vida porque a partir del éxito del álbum decidí que la música se convertiría en mi profesión y entonces algo dentro de ti y de tu manera de hacer cambia. Ahora tengo más tiempo para producir porque ahora es mi medio de subsistencia pero eso no siempre es bueno. Cuando te conviertes en profesional de esto necesitas instrumentalizar la inspiración, pero no siempre llega cuando la necesitas. Muchas veces, mientras estoy encerrado en mi estudio pienso… “¿y ahora que hago?”.

Cuando la música se convierte en una profesión entonces la cosa cambia y se complica sobremanera…

No creas que me estoy quejando pero es cierto que tienes que establecer una negociación entre tus necesidades, entre la artística y la más vital… Empiezas a pensar más en el futuro y en lo que vendrá y dejará de venir. Es una batalla interna constante.

Ahora no tanto pero cuando apareció su “Rest” y el “Belong” de Losoul se empezaba a hablar de micro-house.

Si, es cierto y no sé por qué. Los orígenes no están muy claros. Se habló de en esos términos algo después de nuestros primeros trabajos. De hecho, yo creo que se empezó a utilizar más comúnmente algo después con los trabajos de Akufen.

Y la IDM, ¿es una influencia presente en su música?

En algunos aspectos pero habría que matizar la respuesta. Me gustaba la de mediados de los noventa y la solía escuchar pero después ya no me interesó. No sé cuanto de IDM ha quedado grabado en mi trabajo. La verdad es que me dan igual las etiquetas.

Volviendo al tema remix. Usted no se prodiga mucho pero parece que la clava cada vez que tiene que cumplir con un encargo. Quiero decir que le saca jugo al original.

Pero prefiero producir un tema nuevo. A veces no es nada divertido ponerte delante de un tema para remezclarlo. La cosa se puede complicar muchísimo y tirarte horas pensando como insertar tu idea original con la filosofía del tema a tratar. Muchas veces eliges la opción que más te excita y después es imposible que encaje en el original.

¿Se ve produciendo álbumes para otros sellos?, Playhouse a parte.

No hay razón para pensar lo contrario. Puede que siga haciendo 12” para otros sellos pero no un álbum. ¿Una relación perfecta? Casi (risas). ¿Pero es que existe alguna relación perfecta?


Más información
Isolée

Compartir