PUBLICIDAD
DMX Krew

DMX Krew

Publicada el 27 Marzo 2006 por David Puente
Esta semana recuperamos parte de la conversación que mantuvimos con Ed Upton hace un par de meses en el camerino del Nitsa durante su visita a Barcelona en la que vino acompañado del jefe de Rephlex, Grant-Wilson (y que también entrevistamos en esta tu página amiga). Muchos habituales al Nitsa ya sabréis que DMX Krew es uno de los habituales del club del Apolo con más bula y bolos, tal vez porque es uno de los personajes que sigue representando la filosofía más genuina del local barcelonés: actitud en apariencia desprendida pero en el fondo comprometidamente punky y desafiante hacia todo lo que huele a moda y, en general, hacia este futuro incierto y decadente que se sólo puede salvarse a través del respeto en torno a la génesis del pasado. ¿Qué cómo se consigue todo eso? Escupiendo en el suelo un gargajo muy grande.
¿Por qué son peligrosas las modas con lo que les gustan al público?
Se ha perdido cierta espontaneidad a la hora de ponerse a componer música. Los chicos de ahora cuando se sientan a producir delante del ordenador dicen voy a hacer un track minimal a lo Trentemøller y de esta manera lo único que obtendrán es un jodido track a lo Trentemøller. No entro a valorar si es bueno o no pero lo que realmente odio es cuando se repiten las estructuras de una manera consciente. Hay que tener en cuenta que el tema empieza a formularse y a coger forma desde el mismo momento en que tu culo se pega al asiento de tu silla. Si decides de antemano lo que vas reproducir de manera premeditada te estás cargando este maravilloso invento que es la música. Claro que también depende mucho del contexto en el que desarrollas tu obra. Los chicos de Rephlex lo tuvieron muy fácil porque en muchas partes de Inglaterra lo mejor que puedes hacer es rascarte la entrepierna. Yo mismo no me imagino produciendo en una playa soleada. Entre otras cosas porque seguramente habría mejores cosas que hacer que ponerse delante de unas máquinas a componer música.

¿Cual es el poder de los medios en la escena británica?

La prensa en Gran Bretaña es como un grifo que se abre y se cierra dependiendo de que artista o sello esté detrás. Si se trata de un tipo que se supone va a vender mucho y que sus ventas supondrán un espaldarazo que además reanimará la industria pues aparecerá en todas las portadas de las revistas más importantes. Esto quiere decir que si no tienes dinero para “comprar” las portadas de esas revistas no saldrás retratado en los medios y se supone venderás mucho menos que esos rostros conocidos de los super-djs que todos conocemos… Lo cual bien pensado tampoco está tan mal. Cuando saqué mi sello Breakin' Records" no se habló de él ni una palabra en los medios -ni mucho menos Devon Records que es el subsello donde saco los covers no autorizados- con lo que ahora tengo un feedback fiable de cómo se valoran mis discos en el mercado porque no han pasado por esa “ventana mágica” al mundo que son los medios de comunicación. Digamos que mis discos se venden solos y sin ayudas externas. Con una fuerte campaña de comunicación detrás puedes vender cualquier cosa.

Usted es un embajador de parte del sonido de Rephlex. ¿Cúal cree que es la clave de la longevidad de Rephlex?

Rephlex cuenta con un aval del que no muchos sellos pueden presumir: su eclecticismo no estudiado. Creo que siempre habrá público interesado en un movimiento por muy minoritario que sea, igual que siempre habrá gente demasiado seria que se tome demasiado en serio la música. Algo de eso ocurre cuando la gente se mete con mis sesiones y dice que son poco coherentes en cuanto a la estructura y mezcla de temas.

¿Qué le sugiere la palabra “braindance” que es un término que se ligó a los preceptos y la estética de Rephlex?

Precisamente “braindance” es un término que nació con la voluntad de sorprender en la pista, que a fin de cuentas es el chispazo que nos hace mover esas conexiones nerviosas que tenemos en la cabeza. Si un tipo cualquiera piensa en medio de la pista que tal tema debería venir después de tal otro y resulta que esa estructura mental también reside en mi cabeza y la ejecuto para regocijo del público, entonces... ¿donde queda el factor sorpresa?

Entonces, la música y ese chispazo químico son la clave para disfrutar de sus variopintas sesiones...

Para mi los discos son momentos de felicidad embutidos en un plástico redondo y negro. La razón principal que me mueve a seguir pinchando pero sobretodo produciendo es el hastío al llegar a la tienda de discos y no encontrar lo que buscas. Si, tal vez esa sea la motivación más honesta ahora mismo para producir música de baile. Claro que ahora estoy pensando que si todo el mundo pensara como yo y a todos nos diera por sacar discos el mercado se colapsaría aún con más mierda. Y la verdad, creo que ya tenemos bastantes productores en el mundo con cosas que comunicar (ejem…) Bueno, es cierto que todavía se pueden hacer cosas originales pero también es verdad que cada vez es más difícil... y eso que ahora contamos con una tecnología infinitamente superior a la que se utilizaba hace 20 años que es cuando se afirma que se produjo la música más original de toda la historia de la música electrónica. Pero es que la vida está llena de contradicciones.

Si, claro, la vida es pura contradicción...

Fíjate, a mi primera novia le gustaban los Smiths y a mi me apasionaban Funkadelic y cosas así. Ella se dejaba llevar por las letras del grupo que eran lo que más le enganchaba de su música y se quedaba prendada con lo que decía el cantante que además gozaba de una presencia magnética y bla, bla, bla... Mi relación con la música no tiene nada que ver con los conceptos si no con algo más bien físico. Son dos maneras de entender la música, una más pop en la que continuamente se repiten unos registros que la gente espera y que además celebra en directo, mientras la otra manera espera constantemente el factor sorpresa. Al final mi novia y yo nos acabamos separando, claro.

¿Y no le hastía tener que seguir saliendo fuera para pinchar en otros países cuando podría estar tranquilamente produciendo en casa?

No, no me aburre estar pinchado de aquí para allá pero si es cierto que en los últimos años Europa se está volviendo un lugar muy aburrido y tenebroso con excepción de la siempre soleada y colorista zona mediterránea. Soy de los que opinan que sólo la creación artística puede salvar a las islas británicas y al resto del continente de esta oscuridad que nos atenaza.

Más información:


Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.