PUBLICIDAD
Daniel Bell

Daniel Bell

Publicada el 23 Octubre 2006 por David Puente
Nos encontramos en la capital charra disfrutando de los pinchos típicos de la ciudad del Tormes y aprovechamos para dar una vuelta por el voluntarioso festival Salamanca Solotech que se celebra en el coqueto pabellón Multiusos salmantino. De entre el line up destaca la presencia del productor norteamericano Dan Bell que firmó una sesión muy personal de techno-house burbujeante, a veces sexy, otras más vigoroso, pero siempre refrescante entre tanto ''tauritón''. Techno caliente y bien tostado como un hornazo dominical. Lección de personalidad fina a prueba de bombas de un auténtico techno-master.
Pasará usted a la historia por utilizar ''bleeps'' en sus producciones techno.
Cuando tenía veinte años estuve muy metido en el house de Chicago, así que cuando trasteaba mis primeros temas intenté hacer algo así como techno sintético pero con el espíritu alocado del house de Chicago. En realidad fue una respuesta al sonido que se escuchaba en las raves desde finales de los 80's. Yo mismo empecé a odiar las fiestas que montábamos Richie Hawtin y yo en EE.UU. allá por el 92 y, por extensión, me asqueó toda la música que sonaba en esas free parties. Las fiestas gratuitas tenían su gracia al principio pero con el tiempo se repitieron los esquemas de las fiestas de pago con la fórmula del hit y entonces fue cuando con mi sello Accelerate quise producir la banda sonora ideal de se tipo de fiestas si hubiesen continuado con la filosofía inicial. Para mi la inclusión de esas partículas en mis temas me servía como firma personal. A mi me gustaba mucho la combinación entre el groove más deep y esos alocados bleeps y blips a los que te referías con tu pregunta. Para mi era como poner el acento en el tema, aunque en el fondo eran más un arreglo que una fórmula a repetir por otros seguidores en el futuro.

Era una manera de reivindicar el techno de Detroit de una manera más ''sofisticada''...
Pues es que realmente no lo sé porque yo iba a mi rollo. Crecí musicalmente en Detroit pero a mi siempre me fascinó más lo que se hacía en Chicago. Realmente la escena clásica de mi ciudad tampoco me veía como un regenerador de su sonido inicial. Cuando tengo que salir a pinchar y tengo que hacer la maleta siempre me acuerdo más de Chicago que de Detroit. Cuando era joven me tiraba más el estilo de Djs y productores como el británico Robert Gordon que por entonces estaba pinchando temas que venían incluso de Sheffield y eso fue lo que me marcó. Esa mezcla de electro, new wave y techno-pop me aportó un plus que no tenían otros contemporáneos de Detroit que estaban más por el rollo negro. Si me pides una definición te diría que mi música sería una mezcla entre Chicago y Sheffield. Viví en Detroit durante toda la década de los noventa pero estaba abierto a lo que venía de fuera. Es que nací en Sacramento y eso quiere decir que cuando uno llega a adolescente tiene hambre de mundo con unas orejas muy grandes y receptivas.

¿La comunidad de productores negros de Detroit lo veían como un bicho raro?
No, en absoluto. Me veían como alguien que trabaja a lo suyo. En Detroit, por entonces, se jugaba con una percusión muy fuerte y muy característica que yo saqué de mis producciones.

Que usted va a la suya ya lo ha demostrado aquí en el festival Salamanca Solotech con un cambio radical respecto a la Dj que pinchaba antes que usted...
Si, me gusta pinchar mi sesión que además tiene una estructura bien pensada. Me gusta pinchar ''in crescendo'' y con el ritmo de la Dj de antes de mi me resultaba muy difícil empezar tal y como lo que había planeado, así que decidí empezar de cero. Ya sé que eso no es muy normal en un festival donde la música suena como un continuo entre Djs pero creo que un Dj debe explicar historias propias que para eso viene tal o cual Dj, independientemente del local donde pinchemos.

Cuenta usted con un tratado completo de su sonido de principios de la presente década en el Cd mix ''Globus Mix Vol. 4'' que además tuvo en la entrega de Herbert un complemento perfecto.
Estoy de acuerdo. Se estableció un buen complemento entre esos dos Cd mixes de manera espontánea. Bueno, igual los gestores del sello tenían claro que los dos mixes tendrían mucha coherencia y por eso nos llamaron, pero yo tres años antes de concretar aquel mix no sabía ni quien era Herbert. El mismo Mathew me mandó un paquete de discos a mi casa a mediados de los 90's con toda su discografía. Ya te digo que yo no sabía por entonces quien era Herbert pero a partir de escuchar su música pensé que teníamos un criterio parecido. Es curioso, después hemos tomado caminos muy diferentes.

¿Mantiene contacto aún con John Acquaviva y Richie Hawtin con los que estuvo trabajando en el proyecto Cybersonic?
Pues a John lo veo poco pero coincido a veces con Richie en algún festival porque estamos en el mismo circuito. Lo he visto también en Berlín donde vivo seis meses al año.

Después de Cybersonic montó un proyecto llamado Spawn con Hawtin y Fred Giannelli que fue a su vez compañero de un nombre mítico como P. Orridge, fundador de Throbbing Gristle y Psychic TV.
Si, Fred tocaba la guitarra en Psychic TV a finales de los 80's. Lo conocí en New York y me vio con una camiseta de Plus 8 y me comentó que le gustaba el sello. El sonido industrial estaba por entonces en un gran momento porque era muy rico, influenciándose de otras raíces que precisamente era de lo que se quería empapar Fred aliándose con nosotros. Entonces le comenté a Richie que había un tipo de Psychic TV que quería trabajar con nosotros y no sé si por entonces Hawtin sabía quienes eran Psychic TV, pero puso unos ojos como platos.

Dejemos de hablar del pasado para pasar al futuro. Me dicen por ahí que se está replanteando su carrera...
Pues me encuentro en un momento crucial porque estoy pensando en dejar de pinchar con regularidad a partir del año que viene. Si, me voy a centrar en la producción y la profesión de Dj me quita mucho tiempo y me ocupa mucho espacio en mi disco duro (risas). Si, es muy duro viajar de un lado a otro. Si te paras a pensar es una locura... vas a un sitio pinchas durante dos horas y para ello has tenido que cruzar media Europa y perder un montón de tiempo esperando aviones. La profesión de Dj con muchos momentos de espera que además no están remunerados, claro. Bueno, esto último no lo sé porque hay Djs que tal vez ganan demasiada pasta.

Pasta que usted destina en su colección particular. Es usted un enamorado de los teclados.
Tengo dos TR303, una en Berlín y otra en New York -donde tengo otro apartamento que ocupo durante seis meses al año- porque no puedo estar sin ellas. Bueno, hay mucha mística en torno a los teclados pero, tal vez por ello, me apasiona producir con cualquier cacharro que tenga teclado (risas).

Más información:


Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD