PUBLICIDAD
Reinhard Voigt

Reinhard Voigt

Publicada el 04 Abril 2005 por David Puente
Entrevistar a un productor de Kompakt me produce la misma sensación que esas interminables colecciones de cromos de la infancia. Ya queda menos para acabar la colección. Aquí va el cromo de Reinhard Voigt, un provocador nato encima del escenario al que no se le acaban las pilas. Su conexión con el público es tan estrecha que allí donde no llega su música en directo están sus largas extremidades superiores capaces de abrazar a toda una pista entera. Francotirador de la colección de hitazos de la marca Speicher, ideales para reventar el Nitsa a las seis y media de la mañana y enviar al público al after más cercano en fila de a uno. Techno de brazos al aire a prueba de desodorantes. Él disfrutó como un niño grande en un parque encharcado.
¿Qué aprendió de su hermano mayor Wofgang Voigt ?
Sobretodo le debo el manejo del equipamiento técnico. Él formaba parte de una banda de rock al uso y tocaba la batería y cuando cambió a la producción de techno empezó a comprarse maquinaria y percusiones sintetizadas que no era muy habitual por entonces en Colonia. Wolfgang me enseñó a sacar partido de un potencial que para mí era nuevo. Bueno también me cuidaba en las primeras fiestas porque claro yo era el hermano menor. Me hacía de padre espiritual en muchos sentidos. Para mi ha sido un lujo tener como hermano mayor a todo un pionero de la electrónica en Alemania. Me abrió la mente a otro tipo de sonidos. También fue muy importante en mi formación musical la tarea de otro productor como The Modernist.

Jörg Burger, su hermano y usted mismo formaron parte del primer grupo de productores de minimal que mezclaban de manera novedosa techno con texturas pop.
También estaba Jürgen Paape y un poquito más tarde Michael Mayer. La clave fue conseguir minimizar el techno a una serie de partículas elementales –en los que también se trataba a la voz en clave pop como un instrumento más- que daban mucho juego en la pista y que interesó a un público que no estaba muy por la labor del techno más duro y áspero. A partir de esas piezas mínimas se empezó a mezclar el techno con otras particularidades como el trance o el ambient. Era la primera vez que en Alemania se producía música desde una mentalidad más bien popera. Algo así como empezar de cero aprovechando el pasado. Uno de los primeros sellos de techno minimal en Colonia fue Delirium Records con una filosofía que no anclaba tanto en una posición rupturista como de asimilar todo lo que habíamos escuchado hasta entonces. Esa filosofía fue la que hizo suya más tarde lo que hoy conocemos como Kompakt.

En estos primeros momentos Colonia le tomaba el relevo a Frankfurt que hasta entonces había sido el centro neurálgico del trance en Alemania con clubs como The Omen o Dj's como Sven Väth. ¿Hubo algún tipo de conexión entre estas dos ciudades en esos años en los que se estaba gestando un nuevo techno?
Si, sobretodo porque proyectos como Alter Ego, Ata o Klang Music se abrieron a esos nuevos sonidos que se estaban fraguando en Colonia. Se compartieron remixes entre productores de estas dos escenas con lo que se creó un sistema de intercomunicación con el que se gestó el nuevo sonido alemán que hoy está tan en boga. Si, pese a lo que piensa mucha gente se puede decir que a principios de los noventa existió una corriente de simpatía entre estas dos ciudades que sirvió para tomarle el relevo a gente como Sven Väth o Mark Spoon de Jam & Spoon que hasta entonces habían sido los grandes popes de la cultura dance de mi país. Yo personalmente respeto el trabajo de esos grandes nombres aunque prefiero la corriente minimal de Frankfurt, obviamente. Creo que como ocurre en política, es necesario conocer el pasado y saber de donde venimos para construir el futuro.

Uno de los primeros proyectos en los que participó fue Forever Sweet en el que usted tomó parte junto a Michael Mayer y Tobias Thomas. ¿Se acabó definitivamente este triunvirato?
Después de editar nuestro álbum “Geben & Nehmen” en el sello de Hamburgo Ladomat 2000 pensamos que lo mejor era dejarlo amistosamente. Por lo menos eso pensamos desde hace cuatro años, ahora nos estamos planteando volver al estudio para sacar algunas remezclas de nuestros temas preferidos de ese mismo disco y de algunos otros. Pero no hay nada claro todavía.

¿Cuándo y por qué decidieron que Michael Mayer fuera la punta del iceberg de todo el entramado Kompakt?
Bueno, en realidad Mayer es el ojeador del sello. Como gusta pinchar aquí y allá ha asimilado una gran cantidad de conocimientos que le permiten saber que puede triunfar y que no en nuestra plataforma. Tiene una sensibilidad especial para tomar decisiones rápidas en ese aspecto. Su olfato musical es privilegiado.

Mucha gente piensa que usted se encuentra más a gusto produciendo tracks para la colección “Speicher”. ¿Usted que piensa?
Si, porque es la colección de Kompakt que intenta ahondar en el típico sonido de club y a mi es lo que me gusta. Como podrás comprobar con mi directo me gusta mucho la conexión con el público e imaginarme como será ese feedback en la pista es lo que más me motiva a la hora de sentarme delante del ordenador.

En sus inicios empezó a producir maxis para Harvest Records.
Si, es un sello de Colonia que se quedó con la licencia de un antiguo sello de EMI que tradicionalmente había editado discos de Pink Floyd. Desde entonces cambió de línea editorial –cuidó mucho el art work de las portadas, por ejemplo- y musical y empezamos a producir cosas tanto The Modernist como yo mismo bajo el alias Kron. El sello duró dos años porque aunque la calidad de las producciones era buena el experimento no funcionó financieramente hablando.

Cuenta con otros proyectos como Sturn con el que produjo un par de álbumes de clicks & cuts para Mille Plateaux. Parece que no fueron demasiado bien entendidos por el público.
Es una cuestión de nombres. Yo tenía muy buena relación con la dirección de Mille Plateaux y me propusieron firmar una serie de maxis en los que las atmósferas fueran muy importantes y en los que se pudieran escuchar también algunos sonidos más orgánicos. Como les envié seis o siete tracks me propusieron empaquetarlos todos en un álbum. No me arrepiento de esos trabajos, lo que ocurre es que la gente que me seguía hasta entonces por mis trabajos como Reinhard Voigt seguramente se vio defraudada por un sonido que no tenía nada que ver. Claro que esa es la explicación por la que muchos productores adoptamos diferentes personalidades. También entiendo que esta especie de esquizofrenia creativa puede confundir al público. Yo personalmente he decidido acabar con toda esta parafernalia, concretar menos discos y jugar únicamente con mi nombre real. Mucho más simple y menos estresante. La verdad es que de momento estoy muy contento con esa decisión. ¿Si seguiré haciendo tracks de ese tipo? No creo, entre otras cosas porque desgraciadamente Mille Plateaux tuvo que cerrar arrastrado por la quiebra de la distribuidora EFA. No me motiva seguir con ese sonido en otro sello.

Estar tan ligado a la familia Kompakt y a una escena tan concreta le ha dificultado la edición de trabajos en otros sellos del resto de Europa?
No, además tampoco ha hecho falta que me mueva mucho más porque Kompakt está teniendo tanto éxito en todo el mundo que es un gran escaparate para todos mis trabajos. Kompakt llega a todo el mundo y eso me hace sentir muy halagado.

Cuénteme sus proyectos más inmediatos que seguro que tiene muchos.
Tengo una cosa entre manos con Michael Mayer, exactamente el Speicher número 28. Una cara será de Michael y mía en un proyecto conjunto y en la otra habrá un track de The Modernist. También tengo pensado remezclar un tema mío de hace unos seis años que se llama “Robson Ponte” (Kompakt 9) –dedicado a un jugador brasileño que pasó por el equipo alemán de la ciudad de Wolfsburg y que ahora es actual delantero del Bayern Leverkusen, entre otros- que contará con otro remix de Alter Ego en la otra cara.

¿Es usted otro de esos productores de electrónica aficionados al fútbol como Thomas Brinkmann, por ejemplo?
Ummm. Bueno, digamos que estoy muy ilusionado con el Mundial que se jugará el año que viene en mi país. Me gusta seguir la Champions League por la tele pero no soy aficionado a ningún equipo en concreto.


Más información:


Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.