PUBLICIDAD
Neil Landstrumm

Neil Landstrumm

Publicada el 29 Diciembre 2005 por David Puente
En este mundo todo va tan rápido que bajas un momento a por tabaco y cuando has vuelto no te conoce ni la madre que te parió. Es lo que pasa con la gente que acostumbra a vivir en la periferia que a veces no se le echa de menos aunque esté aquí al lado, en el exilio perpetuo. “Se nos conoce en casi todo el mundo como en EE.UU. y partes del resto de América, además de Japón o Australia, pero en ningún lado hemos sido suficientemente populares como para ser realmente famosos, lo cual bien pensado, es una gran ventaja”. Después de un tiempo sin pasar por estas tierras, lo encontramos en casa de Dave Tarrida donde lleva casi una semana hospedado con su mujer. Esta gélida noche de jueves va a pinchar en el Moog y la gente se pregunta qué.
Se le espera con ganas después de cuatro años porque la gente no se hace una idea de cual es su estilo musical ahora mismo?
Es una mezcla de mis raíces en materia de techno. De techno articulado a partir de bleeps de la movida inglesa que tanto me inspiraron cuando comenzaba y algo de grime. Sería una mezcla de todo ello y de nada a la vez porque de todo ello me quedo con los beats que más me gustan. Me gusta que mis temas aparenten canciones.

Es una progresión esta que le ha llevado al grime porque es un estilo que emana del sonido rave británico.

Si pero el grime que me interesa no tiene tanto que ver con el que se ha puesto de moda si no con su antítesis más oscura. Me gusta el instrumental y el agresivo. Puedo poner algún tramo con MC pero muchas veces no puedes entenderlo y entonces decido obviarlos. Prefiero estar detrás o delante pero nunca en pleno centro de una moda. En general es música electrónica bastante abstracta pero que se vuelve divertida en cuanto haces una sesión variada. La variedad es la clave. En los nuevos discos de mi sello Scandinavian puedes escuchar hip hop, grime, música rave, algo de minimal para clubs. Queremos meternos en diferentes tipos de música para poderle ofrecer una variedad musical a nuestro público. La gente cambia y quiere escuchar cosas diferentes. Es interesante porque si ves un video de una fiesta de hace diez años y las comparas con unas imágenes de ahora verás la diferencia. Ahora la gente no levanta los brazos, más bien prefiere remolonear en la pista. La reacción de la gente era más espontánea porque todo eran estímulos nuevos.

¿Por qué se decantó siempre por la música más abstracta?

Todo depende del equipamiento técnico con el que trabajes. Cuando no necesitas ser demasiado melódico porque además la técnica no te lo permite empiezas a abstraerte en un sonido que tiene que ver con otras cosas. Yo no toco notas, si suena bien me quedo con lo que he sacado. Para mi la música abstracta va a mantener tu interés durante más tiempo. No es de ninguna época en concreto y es un poco de todas a la vez. En realidad, no tiene fecha de caducidad.

A ver, explíqueme eso.

La música melódica es fácil de entender. Te llega en seguida. Y con la misma rapidez la olvidas. Cuando cuesta más de asimilar más difícil es de arrancar de ti mismo. Para mi la buena música es aquella que encapsula un recuerdo y lo convierte en atemporal consiguiendo que venga a ti cada vez que escuchas ese tema. Es como apresar un momento al que puedas recurrir con ese o aquel disco.

¿Por qué no viene más por España?

Pues no lo sé. Aquí se puso muy en boga el techno que pinchaba Jeff Mills por un lado y Surgeon por el otro. En Moog siempre se acuerdan de mí pero también he estado en Le Rachdingue, Madrid o San Sebastián.

Igual es que hay poca escena para usted.

Bueno pero el Sónar esta más fuerte que nunca. Y ese otro festival, ¿Benicassim?

Bueno pero es que me parece que los festivales se han vuelto más conservadores aún que los clubs… Usted es que siempre se ha juntado con los raros de la clase: Vogel, Schmidt, Tarrida, Youngman y nunca fueron demasiado populares.

Pues no sé pero tengo entendido que aquí el techno pegó muy fuerte.

Ya pero es de mono-loops y dicen que ya ni los dj’s de hardtechno lo pinchan.

Es que ese techno me acabó pareciendo un tren a toda castaña. Me aburrí de él rápidamente.

Igual es que pasamos tiempos de transición.

El problema de todo está en la distribución. Tal y como está pensada la música se convierte en un producto que hay que amortizar. La música se ha convertido en pura contabilidad.

¿Cuanto tiempo tarda usted en hacer un disco?

A los últimos Scandinavian les estoy dedicando mucho tiempo porque odio los 12” que tienen dos temas casi exactos por rellenar rápido y poder planchar los discos antes. No quiero ofrecerle eso a mi público. Quiero que el dinero que se gaste en comprar uno de mis vinilos lo valga. Cuesta mucho vender un vinilo y creo que el esfuerzo por ambas partes debe ser recíproco.

Pero a usted nunca le han preocupado demasiado las ventas…

Si tu economía depende del sello que montas te puedo asegurar que entonces cambia tu percepción de la música.

Pero usted también tendrá que pagar su renta…

Me dedico también al diseño de animaciones. Cuando estuve en New York aprendí la profesión y me quedé prendado de todo el mundo que me quedaba por descubrir. A partir de ahí trabajé con la MTV, con algunas super-bandas y en algunos asuntos relacionados con la publicidad. Era una manera de parar con el techno porque ya era demasiado, tío. No quiero estar pinchando en un club cada fin de semana. Eso es mortal. Es interesante hacer algo más, ¿por qué no?

Entonces, ¿se imagina haciendo música en unos cuantos años sin necesidad de pisar un club?

Si, claro. De hecho cada vez los piso menos. ¿Y sabes qué? Lo disfruto mucho más. Espero que las dos últimas referencias en Scandinavian me abran nuevas puertas. Tienes que ir cambiando de manera constante.

Y eso que mucha gente dice que ya está todo inventado…

Si, en el techno desde luego. Pero con un poco de perspectiva te das cuenta que la música va evolucionando por loops que se repiten en el tiempo y que a cada uno de ellos se le pueden ir añadiendo matices. Hablamos de pequeñas variaciones sobre la misma cosa. Es cuestión de mirarla desde distintos ángulos. La música echa de menos esa época rave en la que en una misma sesión se podía escuchar a Stones Roses mezclado con Grandmaster Flash seguido de Joel Beltram primera época. El electro-clash tuvo algo de ese desparpajo pero le perdía la fachada.

¿Y cómo lo hace usted para cambiar de ángulo?

Escuchando. Aunque ahora no es que escuche demasiado techno pero si que oigo la radio y otras influencias que incluyes en tu discurso musical. Tampoco frecuento tiendas de discos así que no estoy al tanto de las novedades. Vienen mis amigos y me dicen: ¿has escuchado lo último de tal artista? Y yo le tengo que decir que no, claro. Ahora es muy fácil descargarse música gratuita, ¿qué crees que hace la gente con el dinero que se ahorra? Pues se comprará el disco que él considere que es bueno, así que tienes que esforzarte en entregar cosas nuevas y de calidad. Las descargas gratuitas no tendrían por qué hacerle daño a las producciones realmente buenas.

Con la variedad de estilos a la que se refería usted antes, respecto a la amplitud de miras de su sello, diríamos que también se aprovecha más el 12” ya que te permite varias posibilidades en uno solo…

Si y además amortizas mejor tu dinero. Lo que no está de moda no tiene fecha de caducidad y, por tanto, tendrá valor siempre.

¿Qué le pide al 2006?

Estoy trabajando en un álbum. Casi lo tengo pero tengo que seguir puliendo porque estoy contento con el resultado sólo al 50 por ciento. Voy a intentar hacer una mezcla de grime pero no recreándolo de lleno. Los 12” están muy bien pero nunca acaparan la atención mediática que se merecen.

Más información:

::

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.