Entrevistas

Kiki

Kiki

Joakim Ijäs es Kiki y ya sabe que su controvertido alias es objeto de mil y un chistes verdes en nuestro país así que no os riáis más de él que ya tiene bastante con su propia cruz y no esperéis que eche más leña en semejante escarnio público: “Es motivo de muchas bromas porque en francés significa mono y en alemán es un nombre muy común de chica, así que ya ves…”. Que sepáis que Kiki es un encanto de persona, es guapo, joven y además hace música chula, moderna, magnética y trabaja para el sello de moda, Bpitch Control así que más que cachondeo su presencia provoca envidia. Estuvo por España esta semana presentando su primer largo “Run with me” primero el jueves en el Mondo de Madrid y el sábado en el Nitsa de Barcelona: “El Dj residente del Mondo Gerardo Niva me comentó el jueves que en el foro de vuestra web se habla de mi set en Almeria y aunque no entiendo ni jota de español y no he entendido lo que se dice de mi pero me hace mucha ilusión”. Lo ven, tan mono como un Birkiki. Me lo pido para Reyes.

Usted dejó su Helsinki natal para vivir en Berlín. Si llevo 11 años viviendo en Berlín tengo pasaporte alemán y mi finlandés cada vez empeora más. No me extraña, que raro es el finlandés. Pues si, resulta difícil para todo el mundo incluso para los propios finlandeses. No existe una lengua similar en todo el mundo. Es cierto que la lengua húngara y la finlandesa son familia... No entiendo el húngaro aunque aparentemente comparten la misma grafía. ¿Hay algo de su personalidad finlandesa que quede recogido en el disco? Puede ser que la melancolía sea un rasgo típico finlandés. Una buena muestra lo tienes en “Luv sikk again”, por ejemplo. El tango es un fenómeno musical muy extendido en Finlandia y no se me ocurre nada más melancólico que el del tango. Existen tres países donde el tango es uno de los estilos más vendidos y Finlandia es uno de ellos junto a Argentina, obviamente, y Japón. Yo no estoy metido en el tango pero es probable que me fuera empapando cuando era más pequeño. De hecho cuando usted estaba en la pubertad tenía una banda de hip hop. Si bueno fue mi primer contacto con la música. Por entonces yo hacía los beats a base de samplers y también me atrevía a hacer de MC pero era bastante malo. Éramos una copia del estilo americano. De hecho, nos desentendimos del hip hop cuando el rap de la costa oeste inundó los medios de comunicación con toda esa pose chulesca que no tenía mucho que ver con nosotros. Entonces llegó el techno y el breakbeat a Finlandia y me interesé por la electrónica en general. Nada más llegar a Berlín tomó contacto con la gente del club Tresor. Si, fue pura coincidencia porque llevaba dos o tres semanas en la ciudad cuando conocí a algunos de los Dj’s residentes que me dieron la oportunidad de pinchar en el club. Cuestión de suerte y de orgullo porque viviendo en Helsinki ya había oído que era el primer club serio de techno que abría en Berlín. Es una pena porque actualmente no está funcionando como debiera y se ha quedado en una especie de museo del techno para turistas. La atmósfera ha quedado un poco viciada porque ya no es el santuario del techno que acostumbraba pero sigue gozando de un halo de institución que hay que respetar. A usted le cambió la vida cuando fichó por Bpitch Control. Si, sobretodo porque hasta entonces sólo pinchaba en mi país de origen y en Alemania. Copn BPC volví a retomar la producción después de mi experiencia con el hip hop. Si le digo que su disco es lo mejor para una puesta de sol... Te diré que O.K. Me encanta que la música sea un lenguaje universal que cada uno pueda traducir a su propio idioma de sentimientos y emociones. Me entusiasma la idea de que la música afecte de manera diferente a la gente. De todas maneras me da la sensación que mucha gente esperaba un L.P. más bailable y directo como sus 12” anteriores también editadas en Bpitch Control. Me impuse la misión de lograr un disco escuchable en casa desde el principio hasta el final. De todas maneras no estoy de acuerdo que no sea un disco bailable de hecho yo mismo pincho algunos temas y funcionan bien en la pista. Lo complicado es hacer un L.P. con temas que no sean un beat repetido o una estructura funcional. Un L.P. tiene que incluir canciones en el sentido amplio de esta palabra. Mi disco está entre lo funcional y lo escuchable. Su primer single de su L.P. “Run with me” se titula “The end of the world”. Un título pesimista para un álbum que esconde temas de melancólico optimismo. Si te entiendo, a simple vista parece negativo pero no lo es tanto. Fíjate que la letra dice: This is the end of the world as we know it”. Es el fin del mundo que conocemos pero se trata de empezar otro nuevo y mucho mejor que en el que vivimos. Uno de sus primeros hits en el sello de Ellen Allien fue “Gas 126”, una especie de cover del tema “Heart of glass” de Blondie. No soy fan de Blondie pero me seducía la idea de mezclar el arte del hip hop con esta corriente new wave punk tan de moda. Nunca presté demasiado interés a la discografía de Blondie, la verdad que el sampler sólo busca un efecto no reparé en mucho más. Fue el primer sampler que utilicé en un tema propio y la verdad es que funcionó muy bien como dj tool pero ya no voy a utilizar ninguno más. En realidad fue una prueba, una experiencia que no voy a repetir. En el L.P. toda la música es mía porque creo que lo importante es crear música nueva. Le vi en Benicàssim y realmente me gustó mucho su sesión de cierre de la noche del viernes. Si, tengo muchos fans de esa sesión. Tuve suerte en cerrar aquel escenario porque la gente está más predispuesta a recibirte. De hecho la música vino sola no tuve que esforzarme en poner temas contundentes porque la noche no los pedía. No sé si esta noche voy a repetir la misma estructura de sesión porque nunca las pienso antes de subirme al escenario. Siempre llevo conmigo una gran cantidad de discos que me permiten tomar, al menos, cuatro o cinco caminos distintos. El camino lo elige la audiencia. Traigo vinilos y Cd’s para una sesión con pies y cabeza de unas ocho horas. ¿Cómo va su relación con Jiannis Siopis a.k.a Silversurfer? La verdad es que en el resultado final no se advierten grandes diferencias entre lo que produzco yo solo y lo que hago con él pero te puedo asegurar que el proceso es muy diferente porque cuando me encierro yo sólo en el estudio no paro de probar cosas y experimentar cuando me pongo a producir con él no paro de reír. Somos una especie de Blues Brothers te lo digo de verdad. Ahora mismo estamos preparando un álbum que saldrá el año que viene. Contamos con Adam Pearson, guitarra que tocaba con Sisters of Mercy y también estamos interesados en hacernos con un bajo. Queremos montar una especie de banda pero aún no tenemos muy claro el proyecto y habrá que esperar al año que viene. Ahora que habla de The Sisters of Mercy muchas han sido las comparaciones de su voz en el ya comentado single “The end of the world” con la del líder de la banda de rock industrial. Si, Adam dijo lo mismo. Fue otra casualidad más porque tampoco he sido muy fan de la banda. Igual existe un misterioso link entre ese tema y el hecho que acabara conociendo a Adam. Ya que le tengo aquí y que el sello para el que trabaja es uno de los más seguidos en nuestra web, adelánteme algo de lo que podemos esperar de Bpitch Control en las próximas semanas. Muchas cosas y muy buenas. Para empezar y coincidiendo con la referencia número 100 el sello va a sacar una especie de “A best of compilation” muy especial porque no sólo va a incluir los mejores temas de todos los tiempos en BPC si no que además se editarán sueltos en un nuevo formato reducido de sólo tres minutos. Yo participo con “Wasp” que no sé si te acordarás pero en su versión original dura 8 minutos y aquí se verán reducidos a sólo tres lo que le imprimirá un ritmo especial al tema. Estoy muy contento de trabajar para BPC porque como se dice por ahí somos como una familia. De hecho tengo mi estudio en el mismo edificio donde se encuentran las oficinas del sello y es como si viviera con ellos.

Más información
::

Compartir