Entrevistas

Fibla

Fibla

Dos días antes de volar hacia Berlín donde tiene cita en el WMF del Cafe Moskau, Vicent Fibla charla amigablemente sobre electrónica parda a orillas del barrio de Gràcia barcelonés para desembocar más tarde en una discusión -más amistosa todavía- sobre las diferentes formas que ha ido adoptando el pop de toda la vida -“la indietrónica será todo lo electrónico que tu quieras pero no deja de ser pop con ruiditos cri-cri-cri”- coronada con otra frase “de pensar”: “La música (pretendidamente) electrónica no tiene fin porque no tiene forma”.

Hace bien poco estuvo actuando en la sala Lo-li-ta. ¿Teniendo en cuenta su background poco dado al baile, ¿ha tenido que “suavizar” su discurso musical para poder entrar en el circuito de clubs?

Tocar en una discoteca a las dos de la madrugada es un mundo extraño para mí. De todas maneras en Lo-li-ta hice un directo así que lo que sonaba era mi música, poco podía hacer por cambiar de registro. Pensaba que la gente se iría a la otra sala pero se quedó todo el mundo, algo lógico si tenemos en cuenta que la gente que está en Lo-li-ta busca refugio huyendo, por las razones que sean, de otras salas como la grande. De todas maneras también pensaba que en Lo-li-ta se ofrecía música que no fuera exclusivamente de baile y no es así. Pinchar siempre es una acción más adaptable a las circunstancias que se generan en la pista.

Ahora viene la cuestión inevitable y como tal toca mencionarla. Acaba de debutar en formato largo en su propio sello spa.RK con "Lent", pero su punto de inflexión en términos de producción musical se dio el día que los belgas del label Quatermass, subsello de Sub rosa, se decidieron a publicar su “Landscopes”.

Si, el otro día me preguntaron si eso que comentas me había ayudado y es evidente que sí, claro. En este país hacer algo para alguien de fuera siempre se percibe con una fascinación desmesurada y si encima lo que haces se edita en un sello conocido pues todavía más. Después apareció el tema “Rec Image” en el recopilatorio “Electric Chicken Vol. 1” de Word Interface y a partir de aquí la cosa fue rodando hasta que dejé de entenderme con Quatermass.

Bueno pero en el currículo ya es algo inamovible…

Es una lástima, porque me gusta la concepción que tienen de permitir al productor que produzca sus obras en tantos sellos diferentes como buenamente pueda. Y eso me gusta porque deja al artista que decida por él mismo donde le interesa colaborar y donde no. Aquello de los contratos exclusivos hay que dejárselo a Alejandro Sanz y las grandes discográficas. Bueno, quien dice Alejandro Sanz dice Lali Puna. Cuando salió el disco en Quatermass me hacía mucha gracia aquella apostilla que decían las críticas de “el prestigioso sello belga”.

Además como la electrónica experimental no tiene forma definida uno se la puede vender a varios sellos de escenas diferentes.

Si, la electrónica va mutando y es amorfa. Cuando deja de interesarte la música de baile se abre un abanico de posibilidades enorme en cuanto a producción electrónica.

La electrónica que usted practica todavía no ha adoptado los clichés del rock que por ejemplo si que empiezan a despuntar en otros géneros como el techno.

Bueno, todo llegará. También es cierto que el rock lleva incorporados unos clichés acordes con la longevidad del estilo. En la electrónica las cosas funcionan diferentes. Yo mismo he cambiado mi aparatoso sampler por el Ableton Live porque pesa bastante menos. Si fuera miembro de un grupo con furgoneta la cosa cambiaría y seguramente sería algo más “rock” que lo que hago actualmente. El ordenador es más soso y, por el contrario, el sampler me gusta porque tiene más botones pero todo se resume a una cuestión de peso y comodidad.

¿Qué tal el software Ableton Live?
Me gusta mucho por ser un programa pensado exclusivamente para realizar directos, pero sobretodo me apasiona porque no puedes hacer nada con él si no has preparado antes una pre-producción a base de loops. Bueno, puedes tomar loops de otros artistas pero nunca será música propia.

¿Y su sello spa.RK? ¿Sobreviviendo?

Es una tortura vender discos en España. Veremos a ver este año porque pasamos de editar maxis a centrarnos en el CD. Ahora tocan los álbumes de Eedl que son de Barcelona, el de los madrileños Rec Over Flow y el de .Tape., un chico de Oviedo que ha hecho cosas con un sello francés llamado Aspic. Rec Over Flow pertenecen a un colectivo que se llama Plataforma LTV y han sacado cosas en CDR con cajas supermonas y vídeos y no se que más, pero debutarán en largo en spa.RK. Y .Tape. que pertenece a la generación de productores especializados en formato mp3, que es una escena tan curiosa como cerrada, todo el día enganchados al ordenador.

Tiene usted un proyecto a medias con Carles Congost que se llama The Congosound (Cosmos).

Si, aprovechamos la música de vídeo clip de Carles para hacer un disco bajo ese alias. Hubo gente que se lo tomó a broma pero no lo era en absoluto. De hecho está apunto de salir en Austrohúngaro la banda sonora de su vídeo “Astrud” con remixes de Madelman, del mismo Congosound y bueno ya sabes de gente afín al rollo Austrohungaro. Nos hemos vuelto a encontrar como The Congosound para este remix pero es un proyecto sin fecha fija de producción. Además, Carles Congost es un hombre muy ocupado.

¿Y a usted cuando le dejo de interesar la música estrictamente de baile?

A mí siempre me ha gustado la música que hace bailar pero que no ha sido realizada a posta para tal misión. Mira a mi Laurent Garnier ahora mismo no me interesa pero antes en el 93 y 94 me encantaba porque producía en sintonía con otros productores del mundo que hacían cosas similares.

Lo de la sintonía con el mundo exterior es algo importante en la obra del productor.
Si porque no creo en la idea esa de “yo me encierro dos años en mi estudio y cuando salga habré creado algo bueno”. Si haces blues igual si que funciona ese método, porque sus estructuras hace tiempo que no cambian, pero en la electrónica eso no funciona. Bueno es cierto que el electro tampoco puede evolucionar demasiado porque si es así deja de ser electro, pero es lo que te decía antes, la electrónica evoluciona continuamente y eso le hace ser pop. Y mi parte pop la considero inherente a todo lo que hago. He chupado pop y eso me ha afectado. Te mentiría si te digo que con 17 años no escuchaba a La Unión.

No sé si alguien reivindicará algún día a La Unión, pero son multitud los grupos defenestrados en su época que han vuelto para ser considerados lo más unos años más tarde..

Si, pero hay excepciones porque aunque aún hoy hay algo que chirría en el house francés de mediados de los noventa, por ejemplo.

Lo malo es cuando dispones de la suficiente perspectiva histórica y de algo más de criterio para darte cuenta de que lo que escuchabas no hace tanto era una bazofia.

Si, pero para bien o para mal te han influenciado y te han modelado. Por suerte, al menos yo, nadie es capaz de ser impermeable a la música del momento.

¿Y el house ya no le gusta entonces?
No me dice nada especial.

Le pueden decir que se está haciendo mayor.
Y si es así, ¿qué pasa? Tampoco nadie puede evitar hacerse mayor.


Más información
::

Compartir