Entrevistas

Misstress Barbara

Misstress Barbara

Alguien dijo una vez que los Dj se dividen en dos categorías: los que pinchan de cara a la pared y los que se ganan el favor del público porque dan lo que la pista pide. Entre los artistas que encabezarían el segundo saco es muy probable que la dueña de Iturnem sea la Dj más admirada entre los clubbers de este país. Tal vez porque Mistress Barbara tiene de Dj tanto como de bruja. Así pues, se me ocurren varios títulos con los que encabezar esta interviú. Teniendo en cuenta la relación de la entrevistada con el mundo del cine esta distendida charla bien podría llamarse, “La fiera de mi niña” o atendiendo a su comentario final “Me casé con una bruja” que tampoco andaría muy desencaminado. Con ustedes: La bella más bestia.

Estaba pensando que es usted una de las Dj’s que más tarde se pone a pinchar. Menudos palizones se pega cada noche.
No es fácil ser Dj. Es una vida bastante dura.

Este 2003 se ha convertido en una especialista cerrando festivales: Sónar, Groove Parade…

Me encanta, es lo mejor de mi profesión.

Pues si, se le ve en su salsa cuando pincha a esas horas…
Más que cerrar un festival lo que me gustaría es… matar a la gente.

¿?
Apoderarme del último rincón de energía que le quede al público.

Bueno, pero es que usted normalmente coge al público en la estratosfera…

Mejor. Más placer.

Eso no vale. Es más fácil de esa manera.
No te creas, la gente esta muy cansada a esas horas.

Bueno, pasemos a hablar de su último mix “Iturnem in pink” para el sello del Florida 135. ¿Encontramos algún descubrimiento nuevo en este su más reciente CD?

Destacaría a Dj Preach que es un nuevo valor de mi sello Iturnem. Lo está haciendo muy bien. Es cierto que la mayoría son Dj’s conocidos para el gran público, pero aquí tenemos sus obras más recientes.

¿“Pink” es el detalle femenino de su obra?
No, sólo es un bonito color.

Debe estar cansada de que entre el sector masculino se destaque su belleza sobre cualquier otra característica de Mistress Barbara?

No, está muy bien. No creas, todo el mundo me lo dice. Es muy halagador cuando alguien me lo recuerda… Si lo dice con sinceridad, claro.

Lo digo porque por ejemplo en un porcentaje muy elevado de las biografías que he estado leyendo sobre su persona aparece el adjetivo “bella”. Seguro que estaría más contenta si primero se alabara su profesionalidad, por ejemplo.

Eso es cierto.

¿Se siente “esclava” de su público?
No, al contrario. Ellos son mis esclavos. Bueno, yo también soy un poco esclava porque me gusta que mi público esté feliz y por eso cambio de música cuando veo caras largas en la pista. Es una esclavitud recíproca.

Le gusta jugar con la mente del público, entonces.
Si, claro.

Honestamente creo que es la parte más atractiva del trabajo del Dj.

Si, además es muy importante y no todo los Dj’s cuidan este aspecto.

Será por esa razón que también ‘engancha’ al público que no está demasiado interesado en el hard-techno.

Eso que dices me alegra, porque mi principal objetivo es introducir al público en el mundo del techno.

¿Cómo le va con su sello?

Bien, hace poco cambié el nombre Relentless por el de Iturnem que cuenta con la misma imagen gráfica y el mismo catálogo. El sello se hizo muy grande y por cuestiones administrativas tuve que cambiarle el nombre por Iturnem. Actualmente vamos muy despacio porque nuestra distribuidora Prime cerró hace poco y tuvimos que buscarnos otra empresa. Pero este año que empieza nos pondremos las pilas y presentaremos nuevos productores. Estoy muy ocupada con las giras pero al año que viene le pido que me deje tiempo para producir en Iturnem y otros sellos.

Usted vive en Montreal. Allí hay una buena escena de techno, que además esta ‘hermanada’ con Alemania…

Si, pero son muy cerrados. Van a lo suyo. No les gusta que pinche sus trabajos porque no consideran interesante el hard-techno elaborado a partir de loops. Es otra escena muy diferente a la mía que no se ha molestado en contactar con gente como Ben Sims, Carl Cox o yo misma. Tal vez al único que le dan coba es a Richie Hawtin, obviamente por su vertiente Plastikman más que por sus sesiones como Richie Hawtin. No lo critico, sólo digo que son cerrados y puristas. Lo cual está bien porque tienen que cuidar su escena. A los que no respeto es a aquella gente que está en esto sólo por dinero.

Usted está licenciada en Comunicación, en la rama de Cine. ¿Qué cine le gusta más?

No me gusta demasiado el cine americano. Prefiero el cine independientemente. No entiendo como los productores se pueden gastar millones de dólares en proyectos como Matrix. Faltan historias consistentes.

Aunque sus padres son armenios, a mi de los cineastas instalados en Canadá me quedo con Atom Egoyan.

No lo conozco. Es curioso, a mí el que más me gusta es español: Pedro Almodóvar. De todas maneras ‘Egoyan’ no es un nombre canadiense. Es como yo, que me considero italiana. Sólo vivo allí.

Además sus rasgos la delatan…
Pues claro, porque soy italiana. Oye, tú vienes de una web, ¿no? ¿Sólo puedo consultar www.clubbingspain.com en internet? [Mistress Barbara se dirige a mi en perfecto español].

Anda pero si habla usted en español…

Un poquito. Tú hablas bien inglés, ¿me entiendes a mi cuando me expreso en ingles?.

Si, perfectamente. Además su inglés tiene una pronunciación muy “latina” que lo hace fácilmente comprensible. Sigamos, lleva mucho tiempo pinchando a una velocidad diabólica. ¿De vez en cuando no le pica el gusanillo y decide decantarse por sonidos más relajados?

A veces. En el club Metro de Alicante, que ahora está cerrado, ha sido el único sitio en el mundo en el que he pinchado techno, no tech-house, a la velocidad del house. A 120 y 125 bpm.

¿Por qué se dieron esas condiciones especiales en Alicante?
Era domingo y la gente estaba muy cansada. Notaba que a la gente le gustaba el techno pero que necesitaban un ritmo más llevadero. Y así fue. Siempre pinché allí duro pero lento.

Entonces es cuando disfruta más.
No, disfruto siempre. Me lo paso bien en mi trabajo porque las situaciones en cabina son diferentes. Incluso en un mismo club como Florida 135 se pueden dar circunstancias distintas. Siempre es una experiencia nueva. Como el sexo. Siempre es nuevo.

Ya pero cuando algo se vuelve monótono ni el sexo ni la música…
Pero el amor se vuelve monótono cuando la pasión se acaba. Para mi pinchar es algo magnífico porque no he perdido la pasión.

De todas maneras usted es muy peligrosa.
No te preocupes, en cinco minutos esto se habrá acabado.

No si lo decía por el público. Mira que matarlos a todos…

Bueno, pues cambia la frase y di que me gustaría matarlos a todos con un gran orgasmo. Me gusta decirle a la gente que hago el amor con todos los que bailan en la pista. Igual es verdad. Igual no.

Le voy a decir una cosa he disfrutado mucho con la entrevista pero creo sinceramente que su “Iturnem in pink” no es la mejor excusa para entrevistarle. Hubiese preferido hacerla en otro contexto, no en el meramente promocional.
Bueno eso es culpa tuya. Me podrías haber llamado cuando te hubiese apetecido para proponerme la entrevista en otras condiciones.

Lo que no entiendo es porque parece que estemos enfadados…
¿No serás escorpio?

Pues no.

Pues llevo pensando toda la entrevista que eras escorpio.

Lo que ocurre es que hay aspectos de su escena con las que no me siento identificado en absoluto. Y eso igual se ha notado.
Lo sabía desde que te has sentado aquí. Has venido con una actitud negativa, como si esta fuera una entrevista más. Has puesto el piloto automático, no lo negarás.

He hecho las preguntas introductorias típicas para cortar el hielo.
Pues yo le he respondido con las respuestas típicas para lo mismo. A preguntas aburridas, respuestas aburridas.

Ve como es usted de armas tomar.
La conclusión de todo esto es que tú y yo nos vamos a casar. Es más, vamos a tener cuatro hijos. Por cada Cd que saque al mercado, un hijo.

Más información
::

Compartir