Entrevistas

Ben Sims

Ben Sims

Ben Sims ha aterrizado con su novia en un hotel barcelonés de nuevo cuño. Si, de aquellos con menos gracia que los misiles de Corea del Norte, pero a la vez muy bien situado en esa pole position que es Diagonal Mar, punta de lanza de lo que será el Fòrum 2004, y que servirá de residencia para rentas altas una vez se desvaneció el shock urbanístico de la Villa Olímpica después del 92. Dudo que Sims ni tan siquiera intuya, como el resto de barceloneses, en qué consistirá eso del Fòrum, por lo pronto ha bajado de la habitación a buscar algo –no tengo claro si me busca a mi o al bar- y cuando nos encuentra –a mi y al bar- me saluda con una sonrisa socarrona, típicamente british. Aunque en London debe hacer bastante más frío que en Barcelona, luce un gorro a lo Badly Drawn Boy que casi cubre hasta sus cejas y que no se quitará ni para beber una de las dos cervezas que necesita a la voz de ya. Debe ser cierto eso de que encabezar una posible camada de nuevos techno Dj’s y productores ingleses se la trae bastante al fresco. Buen tipo este Ben Sims.

Como hace frío romperemos el hielo sin dilación, a la manera clásica. Empezó pinchando hip hop...
Si, empecé pinchando en 1984 más o menos, y ya te puedes imaginar era hip-hop muy bisoño. Tenía mucho de electro y de funk a lo James Brown. Después dejé el hip-hop por el house, pero eso ya a finales de los ochenta.

El house, ¿con reminiscencias chicagueras o neoyorkinas?
De los dos tipos. De todas maneras tenía más de Chicago y Detroit.

Leí en algún sitio que se reconocen detalles de Chicago en sus tracks.
Probablemente, me gustaba mucho el sonido típico Warehouse. La verdad es que es un sonido en retroceso. Muy poca gente produce ese estilo. Es más, yo mismo apenas pincho tres o cuatro discos próximos a ese sonido. Algún Dj Rush y poco más.

Siempre comenta que se siente Dj más que productor.
Si, es cierto. Al principio no me tomaba muy en serio mi labor como músico. La verdad es que soy más feliz como Dj. Me acuerdo que la primera vez que intenté hacer algo con una batería en 1989 y lo único que conseguí fue marear la perdiz. Hasta que no grabé mi primer disco en 1997 no empecé a ver que podía tener futuro en esto y a planterame mi propio sonido.

Lo que no para es de hacer remezclas como la que realizó para el Dj y productor español Aitor Ronda.
Cada dos meses me encierro en el estudio y trabajo a destajo. Pero mi primera pasión sigue siendo pinchar. Produzco mucho, pero siempre pensando en mis propias sesiones.

Loops, basicamente.
Bueno, intento hacer cosas diferentes pero entenderás que es muy difícil innovar en el sonido que me ocupa ahora mismo. Es complicado mejorar como artista, difícil.

Algunos periodistas le definen como punta de lanza de una nueva escuela de productores europeos de techno. ¿Existe algún sonido específico de esta nueva hornada?
No creo. Es más una cuestión de grupo, de generación de nuevos productores jóvenes que tenemos inquietudes, gente como Mark Broom, Oliver Ho, James Ruskin... En Inglaterra hay mucha gente que se dedica a la música y también viene mucha gente de fuera que se quiere dedicar a esto, entonces para sobrevivir debes moverte mucho y viajar de aquí para allá y conocer nuevos países. Y eso es precisamente lo que hacemos esta nueva generación de Djs y productores. Si te quedas en Inglaterra no sobrevives. El punto en común de esta nueva generación es que tenemos una visión global de la escena. No nos quedamos esperando en UK.

Existe una corriente sueca con Adam Beyer a la cabeza que valoran mucho el funk en sus composiciones. ¿Se siente próximo a esta escena nórdica?
No, en absoluto. No pincho nada de esa escena. Intento no obsesionarme con un estilo o con un sello. El funky se puede obtener de muchos tipos de música del house, del jazz o del hip-hop... No tengo artistas favoritos, únicamente tengo tres o cuatro nombres inevitables cuando pincho techno como Oliver Ho, Óscar Mulero, Paul Mac o James Ruskin... pero no me obsesionan los nombres. Claro que en realidad no se puede decir que pinche house o techno... Pincho de todo y ya está.

Le gusta viajar y además la prensa británica sigue sin estar muy por la labor del techno. ¿Sigue siendo más famoso en España que en Inglaterra?
Si, eso creo. La escena techno en mi país es bastante pequeña. Menos que underground, supongo. Mi novia y yo vamos a intentar montar fiestas de techno en Londres, pero no se celebran muchas. No es como en España que tienes una fiesta en casi cada localidad. Hace años la situación del techno era mucho mejor. Ahora, como la gente cambia de gustos cada semana es muy difícil que una escena se solidifique. De momento los Djs ingleses nos tenemos que mover por la República Checa o por Holanda para poder pinchar. Bueno, en realidad nos tenemos que mover por todo el mundo excepto por Inglaterra.

No existen clubs de techno, no hay raves... ¿Qué pasa en UK?
El gobierno inglés aprieta. Pero también es una cuestión de modas. Hace poco volvió a explotar el d&b, ahora se lleva el UK Garage... Cada seis meses el panorama musical de Inglaterra cambia... Pero es una cuestión de modas que cambian por culpa de las revistas que deben vendernos cosas nuevas cada cierto tiempo. Igual le vuelve a tocar al techno ocupar portadas de aquí seis meses.

Al trance le debe quedar más bien poco.
El fenómeno ya no es excesivamente grande. Lo enterraron hace seis meses la movida UK garage y el 2step. También se lleva ahora una especie de r’n’b muy rápido y muy negro que es como si fuera house pero más duro... Bueno, no sé como se etiqueta, sería algo así como UK underground... pero lo que es cierto es que en Inglaterra un estilo devora al otro con el paso del tiempo y al trance ya le tocó ser engullido.

Usted es la anti-estrella personificada. Difícil papel el suyo teniendo en cuenta que el hard-techno, por lo menos en España, tiene un target que no sobrepasa en mucho los 20.
Bueno, sabes, los Djs de techno no quieren ser famosos. A mí también me dio un ataque cuando vi por primera vez a Derrick May hace diez años, pero son cosas que pasan con la edad. Afortunadamente, todavía no se puede decir que sea una popstar.

Hablando de estrellas. Judge Jules se declaró fan suyo y llegó a pinchar sus discos.
Parece ser que tenía un par de tracks míos. A veces pasa que gente que no es de tu rollo pincha tus temas un poco porque suena la flauta y deciden ponerlos. Es divertido que audiencias que no tienen nada que ver con la tuya se interesen por tus discos. Pero es transitorio, rápidamente pasan de ti y vuelven a por el hit de temporada. Dj Tiesto también pincha algunos de temas nuevos y... ¿qué voy a hacer?. Por lo menos es divertido.

Supongo que debe hacerle más ilusión cuando es Jeff Mills el que pincha algun track suyo. Tienen alguna cosa en común, por ejemplo de muy jóvenes emitían en radios piratas. ¿Qué pinchaba para la audiencia entonces?
Básicamente house y acid. Era finales de los ochenta y era lo que empezaba a gestarse como un movimiento: Detroit, Chicago, NY... cosas americanas. Bueno, es cierto que algo de acid también venía de Londres, y era bueno, claro que si.

¿Cree que los productores ingleses se preocupan por lo que pasa en el continente?
Yo creo que si. Sobre todo la generación a la que pertenezco lleva más de 10 años en esto del techno y es normal que hayamos escuchado de todo. Además, ya he dicho antes que estamos obligados a girar por el mundo y eso te abre a nuevas músicas. Cada país cuenta con un sonido propio y eso lo vas percibiendo en los viajes.

Es afortunado porque básicamente ahora pincha techno. Lo digo porque las producciones de house más bien festivas no acaban de estar a la altura.
Cuando hice la transición del house al techno hace ya algunos años –92 o 93- la música house empezaba a homogenizarse demasiado. Todavía compro deep house porque me gusta ponerlo pero debo reconocer que en la tienda de discos cojo 200 discos de house para escuchar y acabo comprando cinco. El house se volvió aburrido a finales de los noventa.

Su vida cambió bastante a partir de su fichaje por la agencia Dy-Na-Mix.
Y se volvió más cómoda también porque ya no debía preocuparme por los bolos. Antes la gente me llamaba directamente para contratarme porque veían el número de teléfono en alguno de mis discos, pero ahora la cosa ha cambiado bastante. Hace ya cuatro años que pincho para ellos y estoy muy contento. Se lo debo a Surgeon que fue el que me presentó a la gente de Dy-Na-Mix. Es como estar en casa porque coincido con Ruskin, por ejemplo, que es muy amigo mío.

Ahora son las ocho de la tarde, estamos en su hotel de Barcelona –cerca de los terrenos donde se celebraba el Sónar de la época de la Mar Bella- donde va a descansar, irá al The Loft justo cuando le toque pinchar y después para casa. ¿No le gusta comprobar in situ el ambiente del local momentos antes de ponerse a trabajar?
Antes si que llegaba un par de horas antes de la actuación, pero ahora ya no. Tengo cansados los oídos de tanta música. Prefiero quedarme al final para comentar la jugada con la gente. Pero cuando entro al club necesito estar fresco y preparado para la sesión. Traigo los discos que he preparado en casa así que no por estar dos horas antes y palpar el ambiente voy a poder cambiarlos de mi maleta. Yo necesito entrar al club cinco minutos antes de la sesión y sobretodo estar fresco.

¿Alguna noticia desde Theory?
El próximo Theory va a ser compartido entre Mark Broom y yo. Creo que será la referencia número 20. Estamos iniciando un nuevo proyecto que se llama Roku y que estuvimos ensayando en Holanda con dos mixers y seis giradiscos. Es algo muy trash. No sé, me gusta la propuesta. Tenemos dos maneras de pinchar bastante diferentes. Él es muy lineal y yo más tajante, como más cortante. Funciona bastante bien, es algo como muy new Detroit. No pincharemos con los seis platos a la vez porque sería un jaleo, pero si aprovecharemos el despliegue técnico para añadir efectos y scratches. Será una nueva concepción del Dj set. Creo que en junio o julio estaremos en condiciones de presentar este show en algún club de España. Igual grabamos antes un Cd-mix, pero no sé, de momento todo son especulaciones.

¿Alguna cosa más?
Bueno, tenemos nuevo trabajo de Mark Williams para un nuevo sello llamado Ingoma, algo muy funky. Bueno y también Christian Wünsch va a presentar algo para Theory.

Usted no para.
No, además como ya te he dicho antes, estamos preparando una fiesta bastante importante para el 21 de febrero llamada Retro_Vert 002 en The Rocket –166 Holloway Road rd. London. N7- con dos areas diferenciadas y con gente como A Guy Called Gerald, Paul Mac, Rue East que harán un live, Vince Watson... (www.retroverts.com). También te puedo anunciar que estoy preparando un L.P. que seguramente saldrá en Peacefrog.

Se confirma que sigue siendo complicado montar un álbum de techno con, al menos, 10 buenos tracks.
Si, es cierto. Llevo tiempo dándole vueltas a eso que dices. Es difícil confeccionar un album, sobretodo cuando quieres hacer algo diferente. Ahora cuando junto cinco tracks me digo a mi mismo: ''Este será para el album, éste no''. Y así hasta que complete el L.P.

¿No es una manera un poco artificial de trabajar?
Si, hay gente que se encierra en el estudio y lo que trabaja durante tres meses es todo para el album. Lo que pasa es que debo trabajar en tantos remixes que me resulta imposible un break tan largo.

¿Cuánto tiempo le ocupa un remix?
Depende. A veces tres horas y otras tres días enteros. Depende de si me gusta el track o si me motiva más o menos trabajar en él. En un día puedo tener listos tres tracks y al siguiente puede que no me salga nada que me guste... en semanas.

Más información
Web Oficial: Ben Sims
Bio: Ben Sims

Compartir