Entrevistas

Jaumetic

Jaumetic

Nuevo ejemplo de sello pequeño a tener en cuenta, el label Regular se regodea en ese estilo minimalista que parece no morir nunca. Aquello del “menos es más” sigue sugestionando a muchos clubbers que por sólo encuentran en cuentagotas por los clubs el sonido Colonia que tanto les gusta escuchar en casa. Música ideal para disfrutar con unos buenos auriculares en la paz del hogar y con las persianas entornadas. La aportación de Falco Brocksieper, por ejemplo, para la referencia 0 que inauguró el sello de Jaume Pagés (aka Jaumëtic) es un ejemplo más que decente de electrónica en su estado más puro.

Danos pistas del sello Regular. Es la culminación de un proyecto que llevábamos en la cabeza mi socio Sergei y yo durante mucho tiempo. En realidad el sello refleja nuestro concepto de lo que entendemos por música electrónica de baile. De momento, las referencias que han salido se centran en el sonida Colonia, es decir, nos dedicamos al minimal tech-house. Nuestra filosofía es hacer música y publicar la de los artistas que nos gustan o que hacen algo paralelo a lo nuestro. En la referencia 01 de Regular incluís un tema de Jeff Bennett que también entre otras escuderías graba con Poker Flat. ¿Es el sello de Steve Bug vuestro referente principal? Poker Flat es la parte más bailable de Regular. Nuestro sello nació de algo más experimental pero con el tiempo te vas dando cuenta que tienen cabida otros estilos como el minimal. Se puede decir que bebemos de muchas fuentes. Por cierto, el tema “Involvation” de Bennett es más que bueno. Si, como te comentaba antes nosotros sólo fichamos a gente que nos gusta lo que hace y Jeff tienen un estilo muy personal. Ha grabado para muchos sellos como Episode, por ejemplo, pero de aquí unas semanas sacará a la calle un doble L.P. con Poker Flat. Es sueco, vive en Malmö pero tiene intención de venirse a vivir en octubre a Barcelona. Lleva un rollo funky muy interesante como se puede comprobar en el bajo de “Involvation”. Para mi su gran mérito es que consigue una atmosfera muy profunda pero haciéndote bailar. Justo como nos gusta hacer a nosotros en Regular. ¿Colonia sigue siendo la fábrica mimal de siempre? Bueno, todos los estilos tienen un origen geográfico y después se van diversificando y reinventando en otros lugares. Sellos minimalistas por tradición como Substatic o el más conocido Kompakt siguen fiel a sus orígenes. Y después estamos nosotros que desde Catalunya lo readaptamos a nuestra manera. Pero si, el corazón del minimal sigue en Colonia. Entonces el papel de Regular es cubrir un vacío en cuanto a producciones techno minimalistas en el Estado español? Lo que está claro es que nuestro objetivo no era diferenciarnos del resto porque sería muy chulo por nuestra parte. Lo que ocurre es que se da la circunstancia que nadie más practica este estilo en España porque es una música muy complicada comercialmente hablando. Piensa que sólo un 15% de lo que editamos se vende en el mercado español y el resto en el extranjero. Debes tener un apoyo internacional importante para emprender una aventura como Regular. En vuestras notas de prensa se habla de la música de Regular como “sintética pero funk”. ¿Es esa la premisa principal que tenéis grabada en la cabecera de la cama? Si, la idea no es hacer música fría y oscura. Intentamos hacer música bailable pero sin caer en el rollo house-funky fácil. Nos preocupamos por hacer bailar a la gente pero con sonidos electrónicos. Y de eso los alemanes saben mucho. De hecho si hablas con gente de Colonia te dirán que lo que producen es funky. Para ellos su música es lo más negro que saben hacer. Utilizas otro nick: Phil Link. Si, es mi vena ruidista que no tiene nada que ver con la música de baile. La he dejado un poco apartada pero bajo este seudónimo he actuado en el festival LEM del barrio de Gracia. Digamos que lo recupero cada vez que quiero desfogarme. Uno de vuestros colaboradores más interesantes se hace llamar Proyecto Hombre. ¿Quién se esconde detrás de este nick? Es un señor con muchos años en la escena de Barcelona. Se llama Nicolás de Ángel y hace tres años fue finalista del concurso de maquestas del Dance de Lux que tuvo como colofón final una actuación el Sónar de aquel año. Su música gira en torno al directo que es su especialidad. Su rollo es más techno-house y creo que es nuestra parte más dura del sello. Si, él nos cede sus temas más “soft” y en la globalidad de nuestro sello se puede decir que es la parte más dura. Tiene un dominio de las máquinas impresionante. Cuando se celebró la presentación del sello en el Spunny Bar hace un par de meses tuvo un éxito increible. Su directo se ha escuchado en sitios como el Technique o el Salsitas de Barcelona, pero también ha salido fuera y se le ha podido ver en directo por Granada Habias sido coordinador del festival Freestyle que se celebraba en Terrassa y que daba rienda suelta a estilos no demasiado populares en los clubs. ¿Qué pasó con él? Aquel festival estaba organizado por un colectivo que se llamaba Exotica Club que recibía ayuda privada y del Ayuntamiento y Diputación. Durante los dos primeros años el resultado en cuanto a la afluencia de público fue bastante interesante. El problema es que vivimos en un país donde es muy difícil que sobrevivan festivales minoritarios, como era el nuestro, sin el apoyo de instituciones públicas. El Sónar busca grandes sponsors privados porque es muy difícil aguantar un festival sin un apoyo público. Y sinceramente, el apoyo por parte del ayuntamiento de Terrassa y la Diputación no fue suficiente. De todas maneras si todo sale bien es probable que el año que viene vuelva a nacer. Estamos en conversaciones con otra ciudad y puede que lo resucitemos.

Más información
::

Compartir