PUBLICIDAD
Sideral

Sideral

Publicada el 21 Mayo 2001 por David Puente
Después de un año en barbecho, Sideral vuelve a lucir figura desgarbada -pero guay- en garitos como el Mond Club o el Salsitas de la ciudad que hace casi una década lo vió nacer -y trastear- como Dj. Ahora su nuevo mix para Satelite K "Darkhouz & Popotronic" de la colección "Science Fiction Sessions" lo llevará a varios rincones de la geografía española. Y de la taciturna Irlanda donde es residente en un par de sitios. Por cierto, la primera vez que Sideral fue a pinchar al club 3345 de Dublín, yo correteaba por allí con la comunidad española de la capital irlandesa que cansados de lavar platos en los hoteles de cuatro estrellas de la ciudad esperábamos con ansiedad una noche de fiesta como Dios manda. Tuvimos que desistir, un gorila de tres metros nos avisaba que el ticket al paraíso costaba 4000 pesetas sin derecho a consumición. Aún nos quedaban por fregar muchos platos.
¿Qué has intentado plasmar en estos dos discos? La pregunta suena a tópica pero a mí a lo que me han sonado estos dos Cd's es a sonido bastante oscuro.
El primero también te ha sonado oscuro? Pues no se por qué, ya que en el caso del disco más pop sería un "greatest hits" de lo que llevo escuchando en los dos últimos años. Es una recopilación de los músicos que más me han gustado y me han llamado la atención. Es una manera de condensarlos en un solo CD. Pero el objetivo no era colocar temas obscuros. El resultado final ha salido así porque es lo que más me apetece escuchar. En el segundo caso si que la intención era buscar temas de orientación house pero un denominador común: la obscuridad y la opresión. Son temas muy tribales y percusivos.

En todo caso te ha salido un trabajo muy ecléctico.
El eclecticismo no lo he buscado. De puertas a fuera puede verse como una combinación ecléctica, pero para mí es la música que a mí me gusta, que pincho y que consumo. Pero no ha sido un efecto ecléctico forzado.

Estuviste un tiempo fuera del circuito de Dj's. La noche te llegó a quemar, como a muchos, creo. 
En total estuve un año fuera. Los motivos fueron de salud. Tuve que dejarlo todo y llevar una vida normal. Como sabes la vida del Dj profesional requiere un esfuerzo de tu parte bastante importante. Tienes que estar cuatro o cinco noches a tope y durmiendo poco y comiendo a deshoras. Cuando paré llevaba cinco o seis años sin parar y mi cuerpo lo estaba acusando. Este parón ha hecho que vuelva con una perspectiva bastante más clara y un CD bajo el brazo.

Y has vuelto con fuerza porque en la programación de Clubbingspain.com es raro no verte en algún rincón de España cada fin de semana.
Si, estoy recuperando la intención del principio. Que mi nombre se haya hecho un poco más grande no impide que pinche en clubes olvidados por mucha gente consagrada. A mí me interesa pinchar donde me lo pase bien y donde las condiciones de sonido sean mínimamente favorables.

Puede ser que en uno de los clubs donde te sientas más cómodo sea en el Mond Club, no?
En absoluto, el Mond es uno de los clubs donde me siento más incómodo. Porque tiene un público muy difícil. Lo que está intentando hacer la gente del Mond es conjugar el indie-pop con la electrónica y consolidar esta fusión. Pero esto no acaba de cuajar. En este club he intentado hacer sesiones idénticas a la del CD y he tenido bastantes detractores que en actitud fundamentalista no aceptan la introducción de la electrónica. Sigue habiendo mucha gente que no pasan de The Smith o de grupos como Pulp, que siguen siendo grandes grupos pero que ya los hemos oído bastante.

Antes no he acertado, pero ahora creo no equivocarme: Irlanda ha sido tu gran descubrimiento y donde más a gusto te encuentras.
En Irlanda me encuentro comodísimo. Y además fue este país el que vino a mí y no al revés. Una vez se me acercó un promotor después de una sesión y éste me dijo que me iba a llamar. Es de aquellas cosas que piensas que nunca sucederán y que se quedarán en nada. Pero en este caso la cosa fue bastante en serio. El primer bolo lo hice en Kerry, y fue un éxito con lo cual me volvieron a llamar y así hasta ahora. También tengo una residencia en el The Kitchen, la discoteca de los U2. De momento mantengo la residencia de Kerry y más esporádicamente la del The Kitchen. Allí me encuentro cómodo porque yo soy el que vengo de fuera y el que trae cosas nuevas. Es como aquí en Barcelona, que algún Dj extranjero hace algo muy parecido a lo que podría hacer alguien del país pero por ser de fuera tiene mucha más aceptación. De todos modos, allí estoy cómodo porque los irlandeses son bastante receptivos con lo que hago. Juego con la ventaja de que soy de fuera y sus reacciones a veces se supeditan a este hecho.

Y además a las dos y media todos para casa porque así lo marca la ley.
Si, eso también es verdad. Es muy curioso. En Barcelona pocas veces entro a pinchar antes de las dos y media y allí es a esa hora cuando estoy recogiendo las cosas para irme. En Kerry empiezo a las once cuando todo el mundo ya está exaltado porque lleva bebiendo desde las siete de la tarde en el pub de al lado. Es un contraste bastante curioso.

¿Cómo es el clubber de Irlanda?
No es demasiado diferente al que puedes ver en España. Allí la gente también sale a ligar, a drogarse y a escuchar buena música. La gran diferencia es que ellos lo empiezan a hacer todo bastante antes. Y a las once van todos puestísimos... Tampoco son demasiado fríos. Puede que tengan un poquito más de cultura musical.

Me gustaría que nos explicaras cómo fue tu primer día en una cabina a principios de los 90 en el Nitsa cuando tus amigos te propusieron que mostrases tu colección de discos al público en un set no demasiado al uso.
La verdad es que yo por entonces no tenía ni idea de pinchar ni conocía la figura del Dj. Siempre he dicho que yo no provengo de la electrónica. Estudié música de muy pequeño. Mis instrumentos de siempre han sido el piano, la guitarra y el bajo. He estado en muchos grupos como mercenario o como miembro titular. Mi entrada en la música electrónica no se produjo hasta que tuve contacto con lo que hacía Andrew Weatherall que produjo a grupos de pop como Stone Roses o Primal Scream, que eran los grupos que yo admiraba. A partir de aquí me entró el gusanillo por lo electrónico y empecé a indagar sobre quién era este productor y que hacía. Pero en realidad no puedo decir que tenga un bagaje de muchos años escuchando música electrónica. Como bien dices empecé en el Nitsa con el mismo nivel que todos los que estábamos en ese proyecto. No se daba esa situación de "Yo soy el Dj gurú y ahora todos vais a flipar conmigo". Puede que tuviera una inquietud más grande que el resto y por eso estaba en la cabina. Pero lo que está claro es que yo no tenía ni idea de lo que era pinchar ni mezclar dos discos. Esto lo descubrí más tarde.

Entonces diríamos que la falta de técnica no es insalvable para ejercer de pinchadiscos
No, para ser un buen Dj la técnica es imprescindible. Actualmente no se concibe un Dj que esté pinchando en alguna de las muchas salas que hay en Barcelona y no tenga ni idea como me paso a mí hace ocho años. Lo mío fue algo especial que es difícil que se repita. La frescura de la idea fue lo que hizo que tuviera éxito. Ahora es más difícil. Los Dj's salen de debajo de las piedras ya que la mayoría de gente joven tiene platos en casa para practicar, como yo tenía la guitarra en su día. La técnica se da ya por supuesta. Ahora lo que se valora es ver como estructuras la sesión y con qué temas lo haces. La técnica es imprescindible.

Más información:

::

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD