Entrevistas

Álex Martín

Álex Martín

Álex Martín Ensemble es uno de los personajes que más han hecho por la música electrónica seria de este país. Cosmos es uno de los sellos que más ha hecho por la música electrónica de este país. Si tenemos en cuenta que "Tres" es el disco que nace del matrimonio Martín-Cosmos tenemos despejada la ecuación: la nueva referencia Ensemble será uno de los trabajos que más va a hacer por la electrónica seria de este país.

Pregunta de obligado cumplimiento. ¿Qué podemos esperar de este nuevo disco titulado Tres?
Este disco es la concreción de un círculo. Es el final de una etapa. Hay un texto en el disco que da pistas sobre lo que podemos escuchar en este disco y que viene a decir que este trabajo es la cristalización del sonido que he estado buscando desde la primera referencia de Álex Martín Ensemble. Toda esta música ha ido transformándose hasta este Tres que como he dicho cierra un círculo

Pese a que los textos promocionales del disco hablan de tu utilización del jazz en beneficio de la electrónica debemos avisar que tu sonido no se parece en nada al de gente con vocación popular como Saint Germain.
Los patrones estándar del jazz estaban más marcados en el segundo disco. En este segundo el sonido es más personal, más mío. Tiene algún tema donde las influencias son evidentes como una bossa que es un homenaje a un tipo de música que me gusta mucho pero el resto es una avance hacia un sonido propio. Pero no, mi música no tiene puntos de conexión con Saint Germain. Él lo que hace es "housificar" el jazz, siempre hace lo mismo. Y también lo que ocurre es que yo tengo bastante el control de mi música. Utilizo músicos, pero no por su virtuosidad sino para que toquen algo que yo pienso que encaja en el tema. Con todos los respetos para Saint Germain, que hace una música que puede ser válida para según que cosas, éñl no ha sido el primer músico que atrapa jazz y música electrónica. Ya ha pasado en muchos casos, y mucho antes que con Ludovic Navarre. Por ejemplo, en Detroit se ha experimentado durante mucho tiempo con el jazz desde antes de los noventa. También es verdad que no estamos descubriendo nada nuevo. Yo mismo me considero un músico que he empezado por una camino y he aprendido cosas nuevas al margen de utilizar cajas de ritmos de forma cíclica. Afortunadamente, ha habido gente que ha aprendido a hacer música además de hacer bailar a la gente. Esa es la diferencia entre un productor-Dj y un músico-productor.

Tocas muchos palos y muy diferentes. ¿Cómo te lo has montado para que no te haya salido un potaje indigesto?
Pues incluso había más temas que he tenido que desechar por cuestiones de espacio. Al final me he quedado con lo que creía que sería más innovador. Por las críticas que tenido últimamente -de gente que no proviene de la electrónica sino del rock de los setenta- el disco gusta mucho porque encuentran canciones. Y eso es algo que también he buscado: un sonido nuevo que sea afín a personas con gustos diferentes. No hace falta ser un experto en música electrónica para escuchar el disco y que te guste. Hay también un par de sorpresas que pueden abrir los ojos a mucha gente.

Y otra de las sorpresas es que cantas en algún tema.
Es una cosa que tenía pendiente del segundo disco. En mi música me gusta que haya elementos orgánicos como la voz humana que la haga más próxima a la electrónica en general. Por lo general, intento evitar los sonidos propios de este tipo de música. En este disco había temas ideales para ser cantados y como yo era el que sabía lo que quería pues me decidí a ser yo el elegido aunque no tenga voz de cantante. De todas maneras gracias a la tecnología le pude sacar un rendimiento que sin ella hubiese sido imposible. No es que me presente como cantante, es una capa más que se incorpora al proyecto.

Además de grabar para Cosmos has estado trabajando para F-Com. o Playhouse. Pero, ¿se puede decir que es aquí en Barcelona donde grabas más a gusto?
Bueno, siempre he dicho que Cosmos es como una familia. Pero claro, es normal porque ellos tienen unas ideas muy próximas a lo que yo pienso. A nivel artístico es un sello muy respetado y dan bastante importancia al diseño y al producto. Se toman el sello muy en serio y eso es muy importante. También me encuentro muy próximo a Minifunk con los que también he trabajado. Intento trabajar con todas las personas que forman la escena electrónica de Barcelona. En esta ciudad tenemos una escena pequeña y se debe cuidar muchísimo. La escena de la que yo hablo no es el Sónar. Hablo de gente que no es nueva en este campo, que ya hace tiempo que conoce la música electrónica y que ha quedado un poco frustrada después de ese pretendido boom de la música electrónica española que no ha dado todo lo que de ella se esperaba. La mayoría de músicos de electrónica, entre los que me incluyo, no se ganan la vida produciendo discos. Sigues en esto porque te lo crees, pero nada más.

Más información
My Space: Alex Martín
Bio: Alex Martín

Compartir