PUBLICIDAD

BIOGRAFÍA

uego de haber estremecido la escena de la música electrónica en
Venezuela durante los últimos años, Andrés Astorga, mejor conocido como
Trujillo o DJ Trujillo, se ha dedicado a consolidar varios proyectos
sonoros como parte de una creciente y prolífica faceta de productor, que
lo mantiene al borde de los controles desde su estudio en Los Palos
Grandes, Caracas, Venezuela.

Miembro fundador de la desaparecida banda de rock-pop
Dioslepague su ascenso y maduración musical lo ha llevado a indagar en
varios formatos de diferentes índoles, unos de mayor trascendencia que
otros, pero todos igualmente comprometidos en promocionar la diversidad
del talento local.


El colectivo “Los Andes Electrónicos”, concebido por Trujillo
desde el año 2001 desencadenó un fenómeno nacional que colocó el nombre
de varios de sus miembros en manos de la opinión pública. Ciertamente,
la gestación musical que se venía fraguando desde finales de la década
de los noventa en los circuitos más herméticos de su ciudad natal
Mérida, terminó convirtiendo la inspiración de un grupo de amigos en una
atractiva amalgama cultural que incidió notablemente en la
contemporaneidad juvenil del país.


Rockeros devenidos en gurús del techno, cambiaron sus guitarras
por cajas de ritmos y sus amplificadores por sintetizadores. Había
nacido una nueva era y Trujillo estaba al frente de aquello. Punta de
lanza de una cambiante evolución histórica.


Después de un breve exilio en la ciudad de Londres durante los
años, 2003-2005, la conexión con los trend-setters de la llamada “cuna
de la música electrónica mundial”, lo devolvió a su terruño reinventado y
con una amplia visión sobre el género que sin duda ha sabido cosechar
en los últimos años.


Trujillo es un estado al sur de Venezuela pero también es un
estado de ánimo. Una abstracción de colores que suenan y sonidos que se
pueden ver. El mood perfecto de la velada.


Artífice de lo imposible y vehículo cultural de su generación:
DJ, remezclador, archivador e investigador inagotable de tendencias, su
nombre es sin duda símbolo del chic capitalino, gracias, entre otras
cosas, a las memorables fiestas en donde se ha hecho notar su
participación.


El surgimiento de “Voyage”, un espacio alternativo creado junto a
su socio y contraparte del proyecto MonZter, David Rondón para el
deleite musical, terminó convirtiéndose – en menos de un año- en un
verdadero fenómeno de masas. La exquisitez de la selección musical de
Trujillo, trascendió una vez más a los medios de comunicación nacionales
disparando la popularidad de este evento en particular, hasta niveles
insospechados. Una fiesta que se transformó en viaje, en suceso avant
garde, en lifestyle. El house nunca estuvo tan de moda.


Sin embargo, el trabajo de Trujillo nada tiene que ver con el
efectismo fatuo al que nos han acostumbrado los DJ´s de la nueva camáda.
La concentración musical trasciende a la banalidad fugaz de una noche.
Trujillo no habla de coloquios empíricos en su música, tampoco apuesta a
la popularidad instantánea como medida necesaria.


El reconocimiento ha llegado por otras vías que lo ubican lejos
del común denominador del sustrato local. Sesudo y dedicado en la
perfección sinfónica del beat , su trabajo lo ha llevado a colaborar
incluso con algunos sellos europeos: habiendo editado ya dos vinilos:
“Baby you´re Still the Same EP” con remixes de Mark E y Social Disco
Club, y “Fruit Punch EP” con remixes de Toby Tobias y Eddie C, ambos
bajo el label Apersonal Music (www.apersonalmusic.com) Así mismo, son
numerosas las producciones que ha realizado en diferentes proyectos
locales con intrépidos remixes para agrupaciones como Caramelos de
Cianuro, Viniloversus, La Vida Boheme, Charliepapa, Telegrama y
Americania, entre otros.


Alejado de los ámbitos recurrentes de la electrónica, Trujillo
ha sabido darle forma y notoriedad a las corrientes de moda,
combinándolas magistralmente con las imágenes de su entorno. El sencillo
“Clavelito Colorado”- un remix de la canción homónima del maestro del
folklore venezolano Simón Díaz que ocupo los primeros lugares de las
radios jóvenes del país - es un claro ejemplo de ello.


Asiduo a los principales festivales y conferencias de la música
electrónica musical, se ha insertado naturalmente en las principales
redes de creadores del género en el mundo, concentrándose
principalmente, en la inspiración a través del House como piedra angular
de su proceso creativo.


Así mismo, durante el último año, compiló, produjo y editó el
disco “Trujillo’s Yo Hago Yoga Hoy”, dedicado a la ambientación musical
electrónica para la práctica del Yoga, otra demostración de una
iniciativa inédita hasta el momento en la industria de la música.
Igualmente, ha producido recientemente, otros proyectos como el nuevo
album de Samantha Dagnino y el disco “Fantasma” de Call-On.


Con la salida de su primer disco “Daltonic Now!”, Trujillo
parece ubicarse en el momento más prolífico de su carrera: a través de
sus ojos se puede ver el iris girando como una disco ball.

REDES SOCIALES

Twitter soundcloud

SOUNDCLOUD

PUBLICIDAD

Comentarios

PUBLICIDAD

BUSCA OTRO ARTISTA

Por nombre

Por País

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.