PUBLICIDAD

BIOGRAFÍA

Marques Wyatt es una de las figuras del house representativo de la costa oeste americana más deep y funky. Se caracteriza por ser una persona tranquila y muy espiritual que con paciencia ha conseguido cambiarle la cara a la nightclubbing de Los Angeles. Creció en Santa Monica donde contó con la influencia de su familia con dos hermanos enamorados del sonido Earth, Wind & Fire y otro tocando en una banda de psicodelia. Su padre le introdujo el gusanillo del jazz, aunque fue en el club Odissey de Hollywood donde se eganchó al sonido disco de Donna Summer y Malcom Mc Claren. En un viaje a New York en 1984 se dio cuenta que la de la de la costa este era una escena bastante más nerviosa y ecléctica que la que en esos momentos se desarrollaba en L.A. Vivió la experiencia de escuchar a Larry Levan en el Paradise Garage. Después se toparía con Frankie Knuckles en el The World de New York para afirmar: “Nunca había escuchado esa manera de pinchar y rápidamente me obsesioné con exportar el modelo a L.A.”. Otro mentor de Marques fue Tony Humphries que le pasaba regularmente sus sesiones en Kiss FM de New York en formato cinta casete. Su primera gran residencia llegaría un poco más tarde en el club Helena's de Hollywood donde la high-class de la meca del cine cenaba y se lo pasaba en grande. Por aquel entonces Marques pinchaba a Madonna, Robert Plan y Prince. Después de Helena’s pasó a Water My Bush y MAC’s Garage en 1988. MAC's Garage supuso su primer club con identidad en el que coincidían en directo live house acts de la mano de Adeva, Tyree Cooper, Liz Torres y la leyenda de New York, David Morales. Por fin amanecía L.A. con buena música y gracias al empeño de Marques y sin necesidad de servir bebidas alcohólicas siguiendo los pasos del referente Paradise Garage.

Cuando la escena de raves explotó en la costa oeste a principios de los noventa, Marques se encargó de la residencia del Love en San Francisco que se convirtió en la alternativa perfecta para los que no se engancharon con las free parties o el sonido hip hop. Las noches se bautizaron como Brass y se celebraban los domingos con una oferta de soul y jazz en el que no faltaron los directos de Brand New Heavies, Digable Planets y Jamiroquai. Un sábado al mes se unió a Tony Largo en Candelebra. Todos estos eventos demostraban que el house renacía en la costa oeste. En 1994 se trajo a Louis Vega a su noche Prague y el nuyorical le devolvió el favor invitándole a abrir pista en el Sound Factory Bar de N.Y. Después de su recital tuvo que volver a la Gran Manzana regularmente ya que el público reaccionó muy bien a los estímulos de Marques. La relación con Louis Vega fue a más de tal modo que pinchó en la fiesta Masters at Work de la Winter Music Conference de 1996. Se le abrieron las puertas de Ministry Of Sound, y por ende de toda Europa. En agradecimiento a todo esto, Marques continuó invitando a sus héroes musicales de N.Y. para que sentaran cátedra en L.A. Monta su propio club donde compartió cabina con Doc (Martin), Little Chris y Juan (Nu–ez). A finales de los noventa empezó a experimentar en el estudio con remixes para Nervous, Strictly Rhythm y Yoshitoshi.

REDES SOCIALES

PUBLICIDAD

Comentarios

PUBLICIDAD

BUSCA OTRO ARTISTA

Por nombre

Por País

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.