PUBLICIDAD

BIOGRAFÍA

La elegancia es un grado. Es algo que saben muy bien el que fuera periodista musical Neil Tennant y Chris Lowe, dúo inimitable que pasa por ser el emblema de grupo pop pluscuamperfecto. Se conocieron en una tienda de música electrónica cuando despuntaban los ochenta, una década a la que su arte daría lustre con el blanco satén de sus drama-songs. Precisamente su nombre inicial, West End, bautizaría el tema con el que se dieron a conocer, un West End Girls con el que a mediados de la década y ya siendo Pet Shop Boys, cosecharon un número uno en Inglaterra que sería el pistoletazo de salida de su colección de Tops 1 por todo el globo. Comenzaba entonces la huida hacia delante en pos de un glamour serio.

Pet Shop Boys pueden presumir, por ejemplo, de algo impensable para cualquier artista con ínfulas petardas, como conseguir que una revista de aviación bendiga tu concepto de pecado (!). Entre sus padres cuentan con Kraftwerk, The Human League y David Bowie, y entre sus hijos con Fangoria, Astrud, Suede, Ladytron o Saint Etienne, por citar sólo algunos nombres. Y eso que nunca han dejado de evolucionar… Su fórmula impecable basada en combinar electrónica sintética, pecado, hedonismo, sobriedad, romanticismo, melancolía y estribillos perfectos, se ha venido mostrando a las mil maravillas. Sincera y contenida en Please (86), flamante en Actually (87) con It's A Sin y su bostezo decadente, o rompedora en Introspective (88), el que para muchos sigue siendo su álbum más importante. En 1989 sus giras llegaban hasta Hong-Kong y en sus duetos les acompañaban Liza Minnelli o Dusty Springfield (también han colaborado con Bowie, Tina Turner, Boy George y Yoko Ono, y remezclado a Blur, Rammsteim y Madonna). Behavior (90) fue minusvalorado en su momento, pero simbolizó el gran testamento de los ochenta, el culmen de la música popular más magnífica y lánguida. La inolvidable épica synth-pop de Go West cerrando el esteta Very (93), o la desbordada imagen de Bilingual (96), les arrastraron hasta la parafernalia de Nightlife (99). Nunca en su carrera ha habido objetivos a los que no hayan dado alcance.En el nuevo siglo, editan el maduro Release (02) con un cambio hacia instrumentaciones más acústicas e intentando huir de la escena más electrónica, como han hecho en más de una ocasión. Y en 2003 se dan el gustazo de reivindicarse a sí mismos, para que todos calibremos su importancia capital en el pop de los últimos veinte años. Pop Art: The Hits, no deja lugar a dudas, sus 36 Tops 20 validan su imagen de banda única y total que amplían con una edición paralela de Pop Art en donde aglutinan todos sus videoclips, una literal pasada de tres horas de duración que es como un resumen de vanguardia pop.  Fundamental (2006) siginifca su regreso por la puerta grande producido por Trevor Horn. Una nueva confirmación de talento a raudales que los más adelantados críticos ya han juzgado como su mejor álbum en años y con el que siguen buscando el santo grial de la melancolía postmoderna. Tres años después publican otro nuevo álbum, Yes, con singles como Love etc.  Un año después le sigue otro largo, Pandemonium  que además presentarán en una gira impresionante que cuenta con Es Devliin (que también ha trabajado con Take That, Lady Gaga, Kanye West y Jay Z, que también se hizo cargo después de la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de 2012) y la directora escénica y coreógrafa Lynne Page como principales estetas del montaje.  En 2012 vuelven a encerrarse en el estudio para publicar Elysium grabado por Andrew Dawson, conocido entre otros por su trabajo con Kanye West. En 2013 llega Electric producido por Stuart Price que presentarán en el festival barcelonés Sónar.

REDES SOCIALES

Twitter soundcloud

SOUNDCLOUD

PUBLICIDAD

Comentarios

PUBLICIDAD

BUSCA OTRO ARTISTA

Por nombre

Por País