PUBLICIDAD

BIOGRAFÍA

El escocés Neil Sutherland empieza su carrera musical en 1994 y ya desde entonces deja algunas perlas en varios sellos europeos - Peacefrog, Tresor, Sonic Groove, Mosquito y su propio sello, Scandinavia- que quedan prendados ante el savoir faire de este miembro de la escena No Future –esa que proclama a los cuatro vientos que el techno debe ser algo más que una base 4x4-. De hecho, es un lumbreras de la tecnología, no por nada trabaja también en el campo de la animación para proyectos de MTV, Rockstar Games y The Magnificents. Neil ha colaborado en innumerables ocasiones para gente como Cristian Vogel, Si Begg, Mike Fellows, Bill Youngman y Tobias Schmidt –compartiendo el proyecto Sugar Experiment Station- con los que comparte pasión por el techno descoyuntado y sin formas reconocibles. Pasó seis años de su vida viviendo en New York y vagando por Brooklyn y Queens a la caza de material sensible para su música y demás ideas para sus directos desquiciados que han podido disfrutar en lugares tan dispares como Unit (Tokio), Rex (Paris), Tresor (Berlín) o Electrowerkz (Londres). Su propuesta como Dj maneja una serie de estilos tan diferentes como el bass-tech, el grime, el electro-techno, los ritmos rotos y el Miami bass con los que afronta unas sesiones catárticas y la mar de divertidas. Entre 2007 y 2008 se saca de esos breaks esquizoides un par de álbumes en Planet Mu, Restaurant Of Assassins y Lord For £39, en los que Landstrumm coquetea con el dubstep más descacharrante y el grime más abrasivo.  

REDES SOCIALES

PUBLICIDAD

Comentarios

PUBLICIDAD

BUSCA OTRO ARTISTA

Por nombre

Por País