PUBLICIDAD

BIOGRAFÍA

Matthew Herbert empezó a tocar el violín y el piano a los cuatro años. Desde muy pequeño tocó en orquestas y coros. Y desde los 13 ya actuaba en diversas bandas como teclista. Su padre era ingeniero de sonido en la BBC por lo que el joven Matthew creció siempre rodeado de tecnología. En su casa en seguida se dieron cuenta que su pasión por la tecnología musical podía apartarle de su deseo de ser motociclista y que le llevaría al terreno de la creación. Y así fue, con el dinero que fue ahorrando gracias a pequeños trabajos y con los regalos de cumpleaños se fue construyendo su propio estudio con el que comenzaría a crear su particular mundo sonoro.

Pero cuando terminó el instituto decidió estudiar arte dramático en la universidad porque la composición tradicional no le interesaba demasiado. Y fue en la universidad donde empezó a samplear su entorno en un intento de crear una música que estuviera lo más próxima posible a su primer auditorio en Glasgow, donde trató por primera vez de entretener con una bolsa de patatas a más de 1000 personas. La cosa funcionó, y desde entonces ha actuado en directo con la ayuda de objetos cotidianos como botellas, bicis, radios, cámaras o piedras manipulados en escenarios que reproducían sitios tales como cocinas y otros lugares domésticos. En el Sónar de 2005, por ejemplo, se sacó de la manga el concepto Plat du jour para criticar la industria de la alimentación con unos samplers que procedían de pepinos y demás intrumentos verduleros con los que recreó a Kraftwerk. Ésta idea crítica hacia el sistema había sido anteriormente desarrollada en su álbum Bodily Functions (2001), y en su manifiesto PCCOM en el que resumía sus normas a la hora de crear música (disponible en su pagina personal www.matthewherbert.com)

Matthew ha escrito música para películas y para obras de teatro, y ha trabajado en la creación de la música para la obra de debut de la coreógrafa Blanca Li. También ha grabado y publicado discos bajo los alias Wishmountain, Radio Boy, Doctor Rockit y Herbert y ha colaborado con artistas como Mouse on Mars o Björk habiendo remezclado a músicos de la talla de Moloko, Bjork, Serge Gainsbourg, Perry Farrell o Plaid.

Además, es el propietario de tres sellos: Soundslike, Lifelike y Accidental. En ellos publica su propia música y la de otros artistas noveles como The Soft Pink Truth, John Matthias, 8 Doogymoto & Phil Parnell. A comienzos de 2002 publicó The Mechanics of Destruction como Radioboy en su sello Accidental. Un año más tarde inaugura el Sónar –es un asiduo del festival y component del roster de Advanced Music- con dos conciertos en el Auditori al mando de su The Mathew Herbert Big Band con la que presentó Goodbye Swingtime, su nuevo experimento de folk británico con toques de humor muy inglés. La gente lo entendió y aplaudió a rabiar la nueva pirueta de Herbert. En 2004 acabó con su nickname de house-folk-abstracto Doctor Rockit, con la edición de un recopilatorio que finiquitaba el proyecto, The unnecessary history of Doctor Rockit donde se incluía su clásico Café de flore.

REDES SOCIALES

PUBLICIDAD

Comentarios

PUBLICIDAD

BUSCA OTRO ARTISTA

Por nombre

Por País