PUBLICIDAD

BIOGRAFÍA

Roman Belavkin, también conocido como Solar X, surgió del underground ruso post-Perestroika con su estilo especial de música electrónica multifacética de baja tecnología. En sus primeros escarceos con el techno usó los teclados analógicos más simples para generar un sonido que cautivó tanto a Occidente como a Oriente, estimulando la actividad electrónica en el frente interno y despertando el interés extranjero en la escena rusa. El propio Belavkin es un hombre del Renacimiento, versado no solo en música, sino en artes marciales y ciencia cognitiva. Sus investigaciones sobre la música electrónica comparten propósitos con sus consultas científicas sobre la estructura, el caos y la complejidad, y su vinculación con el cerebro y las emociones.

Nacido en Moscú estuvo coqueteando con el breakbeat cuando era estudiante de secundaria, pero pensabe en la música como hobby hasta que un accidente automovilístico de 1992 lo dejó en casa durante dos años. En ese momento su ordenador se convirtió en su compañero y al no tener dinero para comprar sintetizadores, probó con el software y las tarjetas de sonido que le permitieron hacer sus propias samples utilizando los instrumentos analógicos soviéticos de su juventud.

Alentado por su educación como matemático y físico teórico, adquirió competencia en tecnología musical a través de Internet con compañeros devotos del sonido analógico de otros países. Unos amigos que grabaron su debur, Outre X Mer, que logró llegar en 1995 al sello estadounidense Defective Records (su fundador fue uno de los mentores online de Belavkin). El álbum causó un gran revuelo entre la comuncidad techno internacional, pero aún más en casa, ya que los discos de Belavkin publicados en Detroit estaban haciendo milagrosamente el camino de regreso a los clubes de Moscú. En la Rusia post-Perestroika, donde no había escena local ni sellos independientes, y el techno provenía exclusivamente de Occidente, había logrado lo inimaginable.

Pasó los siguientes años disfrutando de la fama a pequeña escala en Moscú, rindiendo homenaje a los grandes de la música rusa cuando colaboró ​​con el famoso productor Artyom Troitskiy conquien hizo versión de una canción de Alla Pugachova. Para economizar en la producción de discos, comenzó su propio sello, ArT-TeK Records; su primer lanzamiento fue el álbum de 1997 de Solar X, titulado X-rated, cuyas modulaciones de funk y disco fueron provocadas por la fuente de inspiración del álbum: la pornografía. El sello se convirtió en un pilar para la electrónica rusa, atrayendo a grupos como EU y Lazyfish, y lanzando la compilación IDM rusa de 1999, Artefacts.

Worm Interface Records de Londres lanzó su tercer álbum, Little Pretty Automatic, un disco elogiado por su sentido clásico de la forma, la precisión y el equilibrio. Fue el último baile de Belavkin con viejos sintetizadores rusos, ya que había comenzado a utilizar programas en tiempo real para acelerar el viaje de la mente al oído. En 2001, publica Chanel N ° 303 en el sello alemán Hymen Records, momento en el que abandona sus instrumentos antiguos en favor de las copias modeladas en su computadora. Por aquel entonces Belavkin vivía en Londres, donde completó un doctorado en Inteligencia Artificial y obtuvo un puesto de profesor en el departamento de Ciencias de la Computación en la Universidad de Middlesex.

REDES SOCIALES

PUBLICIDAD

Comentarios

PUBLICIDAD

BUSCA OTRO ARTISTA

Por nombre

Por País

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.