Artistas

Jamaica » Sly & Robbie

Sly & Robbie

Sly & Robbie

Biografía

Sly & Robbie corresponde al nombre de una unión musical que no sólo redefinió el panorama de la música jamaicana sino el de la del mundo entero. Por lo general, una asociación de talentos de este calibre suele convertirse en un fenómeno que a menudo va acompañado de pomposas campañas publicitarias; sin embargo, la unión entre el batería Sly Dunbar y el bajista Robbie Shakespeare fue realmente transcendental por derecho propio. Sus ritmos han sido el motor central de infinitas canciones (un estadista estimó que Sly & Robbie han tocado juntos en más de 200.000 canciones, sin contar las remezclas ni las versiones dub). Como productores, Sly & Robbie han sido un verdadero torrente de creatividad, el último grito del dub moderno, el reggae y el dancehall.

Dunbar y Shakespeare se unieron en 1975, aunque por entonces ya eran importantes figuras de la escena musical jamaicana. Dunbar debutó con el single “Night Doctor” como integrante del grupo The Upsetters. La actuación del joven batería verdaderamente impresionó al productor Lee Perry, quien se encargó de sacarle el máximo provecho en el estudio. Shakespeare se dio a conocer por sus sesiones cuando todavía era un adolescente; a principios de la década de 1970 ya formaba parte de la banda de reggae The Aggrovators, del productor Bunny Lee.

Fue sin embargo el productor JoJo Hookim quien acabaría juntándolos;  en 1975 ambos se unieron, cada uno por su lado, a la banda de Hookim The Revolutionaries. Tocaron juntos por primera vez ese mismo año en el trabajo de Jimmy Cliff Follow My Mind. Poco después, también en 1975, se les encargó producir el álbum Aux Armes et Cætera del conocido cantante francés Serge Gainsbourg. Las sesiones tuvieron tanto éxito que el dúo no sólo produjo el siguiente disco del cantante sino que acordaron acompañarle en su gira por Francia.

El año siguiente fue incluso más frenético. Sly & Robbie produjeron el álbum más importante de Culture, Two Sevens Clash, uno de los discos más importantes de la época roots. Las producciones de la pareja artística fueron ganándose poco a poco el reconocimiento internacional; su colaboración con la banda del DJ U-Roy en su gira por el Reino Unido hizo crecer su popularidad. A finales de ese mismo año, el dúo participó, además, en el álbum Natty Rebel, de Peter Tosh, el principio de una relación que duraría cuatro años y que les llevaría de gira por Estados Unidos y Europa.

Durante estos dos últimos años de trabajo incesante, Sly & Robbie procuraron ahorrar todo lo que pudieron y al final reunieron el suficiente dinero como para crear su propia discográfica: Taxi. Todo estudio necesita una banda, por lo que Sly & Robbie la creó, lógicamente, reuniendo a diferentes miembros del grupo The Revolutionaires. Taxi All Stars (también conocida como The Roots Radics) estaba compuesta por el guitarrista Rad Bryan, el percusionista Sticky Thompson y los teclistas Ansel Collins y Winston Wright. La discográfica se inauguró con “Observe Life”, de Black Uhuru, sin duda el comienzo de otra importantísima relación profesional. Su primer hit en convertirse en éxito de listas fue el clásico de Gregory Isaacs “Soon Forward”. A partir de ese momento, Taxi se convirtió en una fuerza imparable en el panorama musical jamaicano. Entre sus primeros singles destacan la obra maestra de Junior Delgado “Fort Augustus”, el hit del mismo autor “Merry Go Round”, “Sweet Sugar Plum” y “Old Broom”, de Wailing Souls, entre muchos otros temas de Dennis Brown, Gregory Isaacs, The Tamlins, el irrepetible Jimmy Riley, el DJ General Echo, Max Romeo y  Prince Far I.

No obstante, Sly & Robbie no se conformaban con producir los trabajos de otros artistas y empezaron a trabajar por su cuenta. Antes de que acabara la década, Sly y Robbie, conocidos como los Riddim Twins ya estaban creando los ritmos para álbumes de vocalistas tan legendarios como Bunny Wailer, The Mighty Diamonds o Jacob Miller y para un gran número de DJ, como por ejemplo General Echo, Ranking Dread y Barrington Levy. Aun así, Dunbar, quien al mismo tiempo publicó diversos singles y un par de álbumes (Simple Sly Man y Sly, Wicked and Slick) en solitario, seguía sin estar satisfecho. Sin embargo, su trabajo más importante fue en colaboración con Black Uhuru, quien durante todo este periodo había grabado muchos de los primeros singles de Taxi (“Shine Eye Girl" y "Plastic Smile", entre muchos otros), que más tarde se recogerían en el álbum Showcase. En los álbumes más importantes del grupo (Sinsemilla, Red, y Tear It Up), la potente batería de Dunbar y el sinuoso bajo de Shakespeare, sin duda el cuerpo y el alma del sonido de The Revolutionaires, son el epicentro de la música de Black Uhuru y se emparejan a la perfección con el extraordinario componente vocal del grupo. Esta colaboración llegó a su punto álgido en 1982 con Chill Out, el álbum que catapultó a los Riddim Twins a la fama internacional y les llevó a participar en la inauguración de una gira de los Rolling Stones como parte de la banda de Black Uhuru.

Sly & Robbie firmaron un acuerdo de distribución con la marca Island, cuyo director, Chris Blackwell, les contrató para trabajar con la mítica cantante vanguardista Grace Jones. El resultado (un sonido disperso, funky y con toques de dub pero claramente robótico, fruto de la fascinación de Dunbar por los nuevos Syndrum) hizo furor en las discotecas de todo el mundo y causó un gran impacto en la escena del new wave. La fascinación del dúo por el dub era creciente; sus primeras incursiones en el género aparecieron en la otra cara de los singles que editaron en 1981. El álbum Crucial Reggae: Driven by Sly & Robbie, editado al año siguiente, era una compilación de temas instrumentales y dub que resultó tener un gran éxito. En 1985 le siguió un álbum igualmente arrollador titulado A Dub Experience, otra recopilación de ritmos que resultaron ser enormemente trascendentales.

En 1984, el grupo Skatalites, recientemente reagrupado, llamó a su puerta: el resultado final fue The Skatalites with Sly and Robbie and the Taxi Gang. La estrecha conexión del dúo con el dancehall y sus sonidos electrónicos, cada vez más experimentales, junto con el práctico abandono de su batería en favor de los Syndrum, prefiguraron la subida del reggae; de hecho, las producciones de Sly & Robbie supusieron el anteproyecto de la popularización que acabó teniendo el reggae y de la revolución digital. Esto era especialmente evidente en los temas instrumentales del dúo, ya fuera con Sly & Robbie o con Taxi Gang y con frecuencia con títulos con referencias claras a Taxi ("Unmetered Taxi", "Taxi Connection", "Maxi Taxi” y el ingenioso "Rent a Car”. En estas composiciones se pone de relieve el genio de Sly y Robbie, capaces de combinar a la perfección ritmos estables para conseguir un sonido totalmente contemporáneo. Los ritmos mecánicos de Dunbar estaban tan lejos de los que estaban creando otros que lo dejaban totalmente fuera del mapa; la sinuosidad del bajo de Shakespeare, por su lado, da un toque orgánico al sonido. Así pues, juntos crearon un estilo totalmente único, con ritmos tensos y suficientemente amenazadores como para desmandarse en el dancehall pero a su vez suficientemente orgánicos como para someter a los adeptos del roots reggae.

El dúo no tardó en promocionar a talentos emergentes, en particular a Ini Kamoze, y contribuyeron al lanzamiento al estrellato de Bobby Digital. Gracias a su generosidad, personalidades como George Phang alcanzaron la fama: los Riddim Twins obsequiaron al productor con una serie de ritmos que Phang usaría como base para éxitos como “Money Move”, de Barrington Levy, “Rydim”, de Sugar Minott y “Winsome”, de Frankie Paul,  entre muchos otros. Sly & Robbie pusieron su fama y sus ritmos a disposición de muchos productores más durante la segunda mitad de la década de 1980. Gussie Clarke, Phil "Fatis" Burris, Clive Jarrett y Beswick "Bebo" Phillips, y Myrie Lewis y Erroll Marshall deben buena parte de su éxito a los ritmos de Sly & Robbie, que contribuyeron en gran medida a que sus lanzamientos irrumpieran las salas de baile y en las listas de ventas.

No obstante, el dúo continuó acaparando la atención de los vocalistas. Sly & Robbie jugaron un papel esencial en el álbum Toots in Memphis, de Toots Hibbert y co-produjeron el single “Fever” de Marcia Griffiths junto con Bunny Wailer. Sin embargo, su atención no se centraba exclusivamente en los jamaicanos; a lo largo de los años, Sly & Robbie han trabajado constantemente con artistas totalmente ajenos al género reggae. Dunbar y Shakespeare han puesto su talento a disposición de artistas tan diversos como Joe Cocker, Joan Armatrading, Ian Dury, Bob Dylan, Robert Palmer, los Rolling Stones y Herbie Hancock. La amplísima variedad de sus producciones y actuaciones parece no tener límite.

Mientras tanto, y a pesar de que el reagge estaba ganando cada vez más terreno, Dunbar siguió tocando la batería, pero no por mucho tiempo: su álbum de 1988, titulado The Summit, fue el último en el que lo hizo. Este fue sólo uno de la larga lista de álbumes con temas propios de Sly & Robbie que se editaron desde principios de la década. The Summit, supervisado por Fattis Burrell, fue un pequeño paso estratégico para llegar a la revolución que estaba a punto de irrumpir la escena del dancehall mundial. Silent Assassin, editado al año siguiente, fue igual de visionario, un híbrido entre dub y rap que contó con la colaboración especial de la heroína del hip-hop Queen Latifah.

La nueva década empezó con DJ Riot, un nombre que resumía a la perfección la intención del álbum. En 1992, Dunbar constituyó un nuevo equipo de producción junto con Peter Turner y Maureen Sheridan y otro con Bedrose & Malvo. Con el primero, se encargaría de producir a artistas como Junior Reid o Sabre; con el segundo trabajaría con prometedores DJ como Spragga Benz, Mad Cobra o Snagga Puss. En un estilo totalmente diferente, Dunbar también dirigiría a toda una serie de grabaciones religiosas evangelistas. Pero incluso con toda esta actividad externa, la relación entre Dunbar y Shakespeare siguió siendo sólida y extremadamente activa. Ambos han producido a algunas de las principales estrellas del dancehall, dirigiendo singles y álbumes de artistas como Shabba Ranks, Chaka Demus & Pliers, Beenie Man o Luciano, entre muchísimos otros. Hail Up the Taxi (1996) concentra lo mejor de las producciones y sesiones llevadas a cabo por el dúo desde la primera mitad de la década. Sus propias grabaciones han permanecido igual de enérgicas. Quizás para descansar un poco del dancehall, en 1992 editaron Remember Precious Times, un álbum sublime repleto de clásicos del reggae y del roots reggae. Todavía bajo el influjo de Laswell, Sly & Robbie volvieron a unirse para grabar Mysteries of Creation, pero para los que no sentían especial simpatía por el productor, el único misterio  era por qué el dúo seguía grabando discos con él.

En los años siguientes de esa misma década se lanzaron al mercado multitud de álbumes: The Punishers, Mambo Taxi, Babylon I Rebel, Reggae Dancehall, Friends y Present Taxi Christmas fueron editados todos entre 1996 y 1998. Dado que Sly & Robbie asumían trabajos tanto en el ámbito del cine y la televisión como en el mundo del dub y el dancehall, reunían a todos sus compañeros en el estudio y aprovechaban para celebrar la Navidad. En 1999 entraron en un club de striptease, videocámara en mano, para grabar su Strip to the Bone, que unía el striptease con el dub más arrollador. El dub también fue el punto de entrada para Massive and Dub Fire. De ahí pasaron al jazz, con una colaboración con Monty Alexander que resultó en el álbum Monty Meets Sly & Robbie. Los Riddim Twins han continuado grabando con cierta regularidad, tanto trabajos ajenos como propios. A principios de la década del 2000 hubo una nueva oleada de producciones con el sello de Sly & Robbie, que culminó en 2006 con Rhythm Doubles, que fue nominado al Grammy al Mejor Álbum de Reggae.

Fuente: Red Bull Music Academy

Redes Sociales

Noticias

ver todas las noticias

Compartir