PUBLICIDAD

BIOGRAFÍA

Martin forma parte de esa tribu de Djs que saben darle a la música algo más que el sano placer de escucharla. Para Solveig la música es vida, un símbolo de armonía entre los seres que compartimos este mundo, que además utiliza para experimentar y desarrollarse como persona. Empezó a cantar de pequeño en pantalones cortos y en alguna de esas enormes catedrales que tan poco tienen en común con los clubs de house y de techno. La experiencia, como todas en esta vida, le ayudaría más adelante a tratar su propia voz y a utilizarla como un instrumento musical más. Después empezó a coleccionar singles de Prince y de Sade así como de Inner City que utilizaría más adelante en fiestas locales donde el chico se empezó a soltar. Para ganar unos dinerillos y mantenerse al lado de los vinilos se hizo con un puesto de trabajo en su tienda de discos favorita, Champú Disques. Con 18 años y gracias a la ayuda de su amigo Claude Monnet consiguió su primera residencia en el famoso club parisino, Le Palace. Como es natural en todo Dj con inquietudes a Martin no tardó en entrarle el gusanillo de la producción y poco después cautivó al público con el tema Heart of Africa –licenciado por Chez en Estados Unidos- y Come with me. Sus ambiciones se desataron entonces: quería ser recordado como alguien más que un productor que se limitaba a juntar loops y simples y quería hacer música no electrónica. Se alía con Bob Sinclar y el equipo Africanism para firmar el single Edony que se convierte en nº 1 en Francia, Italia y Grecia. En la actualidad Martin sigue triunfando en todo el planeta pero sin abandonar su premisa básica: respeto al público. Le interesa la opinión de su público y charlar y discutir con sus compañeros de producción –nuevamente la interacción como clave del éxito en la música- mientras degusta buena comida y mejor vino, sus otras pasiones al margen de la música. Sus obligaciones artísiticas no le han privado de una vida familiar sana y de unos estudios que nunca ha dejado de lado: diplomado en Marketing. El cine también le engatusa, sobretodo el de Woody Allen, Claude Lelouch y Mike Myers. A los 25 firmó su primer álbum, Sur la terre (Mixture), que viene a decir que pese al éxito sigue pisando en tierra firme.

REDES SOCIALES

PUBLICIDAD

Comentarios

PUBLICIDAD

BUSCA OTRO ARTISTA

Por nombre

Por País

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.